sábado, 29 de octubre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 303

LECCIÓN 303

Hoy nace en mí el Cristo santo.

1. Velad conmigo, ángeles, velad conmigo hoy. 2Que todos los santos Pensamientos de Dios me rodeen y permanezcan muy que­dos a mi lado mientras nace el Hijo del Cielo. 3Que se acallen todos los sonidos terrenales y que todos los panoramas que estoy acostumbrado a ver desaparezcan. 4Que a Cristo se le dé la bien­venida allí donde Él está en Su hogar, 5y que no oiga otra cosa que los sonidos que entiende y vea únicamente los panoramas que reflejan el Amor de Su Padre. 6Que Cristo deje de ser un extraño aquí, pues hoy Él renace en mí.

2. Le doy la bienvenida a tu Hijo, Padre. 2Él ha venido a salvarme del malvado ser que fabriqué. 3Tu Hijo es el Ser que Tú me has dado. 4Él es lo que yo soy en verdad. 5Él es el Hijo que Tú amas por sobre todas las cosas. 6Él es mi Ser tal como Tú me creaste. 7No es Cristo quien puede ser crucificado. 8A salvo en Tus Brazos, déjame recibir a Tu Hijo.


¿Qué me enseña esta lección?

Hemos olvidado nuestra verdadera identidad, hemos olvidado de que somos Hijos de Dios.

En su lugar, hemos fabricado una realidad ilusoria; nos hemos identificado con un mundo que no es real, cuya condición es temporal y perecedera. 

Hemos depositado nuestra identidad en la imagen de un cuerpo y nuestra verdad ha quedado depositada en manos de la información que recibimos a través de la percepción.

En esas circunstancias, creemos ser hijos del pecado y como consecuencia de ello, nos sentimos merecedores del castigo que nos libere del peso de la culpa, que hemos hecho nuestra al pensar que hemos contravenido las Leyes del Cielo, las Leyes de nuestro Creador.

Vivimos unos efectos que dan lugar a la enfermedad, el sufrimiento, el dolor, la tristeza, la muerte y, hemos determinado, en lo más profundo de nuestro inconsciente, de que la causa que origina todos esos efectos se encuentra en nuestra naturaleza pecaminosa.

Viendo el pecado en nuestro interior, lo proyectamos al exterior en un vano intento de liberarnos de él. Esa mente pecaminosa, da lugar al juicio condenatorio de todo aquello que interpretamos malo y nocivo, cuando en verdad, estamos juzgando aquello que llevamos dentro.

Hoy es un gran día. Diría que es el mejor de los días, pues el hijo del pecado abandona esa identidad para convertirse en el Hijo del Cielo, en el inocente Hijo de Dios.

Hoy mi comunión con Cristo es total. Hoy me perdono y perdono al mundo. Hoy abandono el miedo y doy la bienvenida al Amor. Hoy tomo plena consciencia de que soy el Ser tal como Dios ha creado.

Ejemplo-Guía: "¿Cómo te imaginas Ser Cristo?


Qué aparente contradicción estamos planteando, al cuestionarnos esta pregunta. Si soy el Hijo de Dios, soy Su Aspecto Amor, soy Cristo. Y si lo soy, ¿cómo puedo tener dificultad para imaginar lo que ya soy? Es como si, de repente, hubiésemos decidido padecer Alzheimer. Hemos elegido olvidar lo que realmente somos y hemos elegido adoptar otra identidad.

Para que nuestra mente alcance a imaginar "Ser Cristo", más que imaginar, lo que debe hacer es "recordar", que en definitiva podríamos considerarlo como un renacimiento.

Ya hemos tenido ocasión de ver el significado de la palabra recordar. Decíamos, entonces, que recordar significa "pasar de nuevo por el corazón". Es curioso que una función que atribuimos a la mente, el recuerdo, nos lleve a un estado de consciencia donde el corazón adquiere un especial protagonismo. Algún día, la ciencia (ya hay precedentes científicos) descubrirá y aceptará que el corazón tiene mente. Desde el punto de vista espiritual, la Mente lo es todo, mientras que a nivel científico, asociamos la mente con el cerebro. Pero, debemos reflexionar sobre la mente que sirve a la visión de la separación, una mente con características seleccionadoras, y la mente que sirve a la unicidad, una mente con características unificadoras, una mente amorosa.

Los que han escrito sobre la conexión Espíritu-Cuerpo, nos revelan que el espíritu está conectado con el cuerpo a través de lo que denominan "Cordón Plateado", cuyo vértice se sitúa en el corazón. Lo menciono como una información interesante. Con la muerte física, dicho "cordón" se rompe y el espíritu se ve liberado de la conexión con el envoltorio material.

Retomando el hilo del tema que hemos planteado, la invitación que nos propone esta Lección es recordar nuestra verdadera identidad. Ese recuerdo es a su vez una invitación a cambiar de sistema de pensamiento, una invitación a desaprender todo lo que el mundo nos ha enseñado, una invitación a adoptar la condición de inocencia propia de un niño, libres de toda limitación, impecables, plenos y amorosos.

La visión de Cristo se otorga en el mismo instante en que se percibe.


Cristo es el Hijo de Dios que no está en modo alguno separado de Su Padre y cuyos pensamientos son tan amorosos como el Pensamiento de Su Padre, mediante el cual fue creado. 

El renacimiento de Cristo en nosotros, es el significado el Segundo Advenimiento de Cristo, pues representa el fin del dominio del ego y la curación de la mente.

Recordar a Cristo ha de llevarnos a crear en Su Nombre, es decir, ha de llevarnos a extender el Amor y la belleza de Dios.

Si necesitamos una pista que nos ayude a reconocer a Cristo, esa pista no es otra que el rostro de cada uno de los hermanos con quien te encuentras, el cual se convierte en un testigo de Cristo o del ego, dependiendo de lo que percibamos en él.
"Cada Hijo de Dios es uno en Cristo porque su ser está en Cristo, al igual como el de Cristo está en Dios. El Amor de Cristo por ti es Su Amor por Su Padre, que Él conoce porque conoce el Amor de Su Padre por Él. (UCDM)"
Un Curso de Milagros, en el capítulo 24, dedica un apartado que titula "El Cristo en ti", del cual, quiero compartir parte de su contenido:
¿De dónde podría proceder tu paz sino del perdón? 2El Cristo en ti contempla solamente la verdad y no ve ninguna condenación que pudiese necesitar perdón. 3Él está en paz porque no ve pecado alguno. 4Identifícate con Él, ¿y qué puede tener Él que tú no ten­gas? 5Cristo es tus ojos, tus oídos, tus manos, tus pies. 6¡Qué afa­bles son los panoramas que contempla, los sonidos que oye! 7¡Qué hermosa la mano de Cristo, que sostiene a la de Su hermano! a¡Y con cuánto amor camina junto a él, mostrándole lo que se puede ver y oír, e indicándole también dónde no podrá ver nada y dónde no hay ningún sonido que se pueda oír! (T.24.V.3)
Regocíjate de no tener ojos con los que ver, ni oídos con los que oír, ni manos con las que sujetar nada, ni pies a los que guiar. 2Alégrate de que el único que pueda prestarte los Suyos sea Cristo, mientras tengas necesidad de ellos. 3Los Suyos son ilusio­nes también, lo mismo que los tuyos. 4Sin embargo, debido a que sirven a un propósito diferente, disponen de la fuerza de éste. 5Y derraman luz sobre todo lo que ven, oyen, sujetan o guían, a fin de que tú puedas guiar tal como fuiste guiado. 
El Cristo en ti está muy quedo. 2Él sabe adónde te diriges y te conduce allí dulcemente, bendiciéndote a lo largo de todo el tra­yecto. 3Su Amor por Dios reemplaza todo el miedo que creíste ver dentro de ti. 4Su santidad hace que Él se vea a Sí Mismo en aquel cuya mano tú sujetas, y a quien conduces hasta Él. 5Y lo que ves es igual a ti. 6Pues, ¿a quién sino a Cristo se puede ver, oír, amar y seguir a casa? 7Él te contempló primero, pero recono­ció que no estabas completo. 8De modo que buscó lo que te completa en cada cosa viviente que Él contempla y ama. 9Y aún lo sigue buscando, para que cada una pueda ofrecerte el Amor de Dios.
Aun así, Él permanece muy quedo, pues sabe que el amor está en ti ahora, asido con firmeza por la misma mano que sujeta a la de tu hermano. 2La mano de Cristo sujeta a todos sus hermanos en Sí Mismo. 3Él les concede visión a sus ojos invidentes y les canta himnos celestiales para que sus oídos dejen de oír el estruendo de las batallas y de la muerte. 4Él se extiende hasta otros a través de ellos, y les ofrece Su mano para que puedan bendecir toda cosa viviente y ver su santidad. 5Él se regocija de que éstos sean los panoramas que ves, y de que los contemples con Él y compartas Su dicha. 6Él está libre de todo deseo de ser especial y eso es lo que te ofrece, a fin de que puedas salvar de la muerte a toda cosa viviente y recibir de cada una el don de vida que tu perdón le ofrece a tu Ser. 7La visión de Cristo es lo único que se puede ver. 8El canto de Cristo es lo único que se puede oír. 9La mano de Cristo es lo único que se puede asir. 10No hay otra jornada, salvo caminar con Él. (T..24.V.5:7)

viernes, 28 de octubre de 2016

¿Cómo educar a un niño Escorpio?


¡Uf... uf... uf...!, o tal vez, ¡no... no ... y otra vez no!.

No se extrañen los padres del niño Escorpio cuando su hijo refunfuñe a la primera de cambio, o simplemente cuando haciendo caso omiso a vuestras advertencias, se niegue por principio a ellas, y es que es tan "jodido".

¡Hay que ver este niño la poca vergüenza que tiene. Vamos, me tiene desesperada! - se quejan estos insatisfechos padres-.

Pero no podemos censurarles, ni criticarles duramente, ya que no se trata de una falta de sensibilidad para con su hijo, lo que ocurre, es que educar a un niño Escorpio tiene "guasa". Cuanto menos hay que ser un bregado psicólogo que nos permita en las difíciles horas de educar, conocer el mundo interno del niño, y tratándose de un Escorpio, debemos esmerarnos en ello, pues ningún otro signo presenta tanta complejidad psicológica.

¿Qué deben saber los padres de un niño Escorpio?

En primer lugar debéis conocer que vuestro hijo está trabajando con el difícil mundo de las emociones, y lo está haciendo en su etapa más delicada, la de interiorización, y con ello quiero decir, que el objetivo de sus deseos será él mismo, por lo que se amará con tanta intensidad como lo hizo narciso, y desde el exterior será observado como un ser egoísta, egocéntrico, vanidoso, insociable y falto de sensibilidad por los demás.

Pero, ¡cuidado!, estos rasgos en la infancia de un niño Escorpio deben ser comprendidos y bien canalizados. Sabed que Escorpio hace bueno el lema "amaros los unos a los otros, como a vosotros mismos". Difícilmente podremos amar a otro si antes no nos hemos amado a nosotros. Por lo tanto, tened presente que vuestro hijo se mostrará egoísta en su primera etapa. Será muy celoso y competitivo, pero ¡ojo!, no lo manifestará exteriormente con palabras, y entonces, tened por seguro que estará "tragando" sentimientos que lo envenenan.

Será entonces cuando se expresarán aspectos peligrosos en la psicología del niño, y dará muestras de negación, insubordinación, brusquedad, incertidumbre, temores, complejos, agresividad, etc.

La mayoría de los padres, pretendemos que nuestro hijo desde pequeño se muestre como un ser adorable. Nos sentimos orgullosos cuando observamos que comparte sus juguetes, que es sensible con sus amiguitos y que es extrovertido y vital, pero cuando es lo contrario, sentimos que algo se frustra en nosotros y lo expresamos forzando al niño a que haga vida social y que comparta aquello que acabamos de comprarle para él.

Con el niño Escorpio, no debemos caer en ese error. El, tiene que adquirir el sentimiento de identificación con su yo emotivo e integrar en su conciencia que aquello es suyo y que lo defenderá con tenacidad. Ya cuando sea Libra, Acuario o Géminis, tendrá tiempo de dar muestras de sociabilidad en su niñez. Si vuestro hijo crece sin haber adquirido ese sentimiento de estima, no podrá evitar tener crisis de identidad. Será entonces, cuando no podremos evitar que se convierta en un ser egoísta, despótico, insensible, introvertido, rencoroso, vengativo, reservado, inescrutable, y una lista de cualidades negativas, que todas se resumen en una falta de amor hacia sí mismo.

He tenido la oportunidad de estudiar la tipología de estos niños, y en muchas ocasiones he observado que llegan al autocastigo cuando no consiguen estar a la altura de sus ideales. Su afán de perfección, les llevará a ser exigentes con los demás, brusco en ocasiones, cortes y valiente en otras.

Por ultimo, deciros que el despertar de su cuerpo emocional, hecho que ocurre entre los 12 y 14 años, será una época clave en su vida. Si los pilares de la infancia han crecido sólidos y su educación sexual ha sido positiva, el niño se identificará con el aspecto constructivo de la vida y será un ferviente luchador que asombrará por su determinación y dotes ejecutivos.

Ahora bien, si su educación ha sido en cierto grado grosera, indiferente y perversa, entonces, derrochará mucha energía persiguiendo ese amor fiel y perfecto que no encontró en su infancia, y como no lo lleva en su interior, difícilmente lo encontrará en el exterior, y la infidelidad será una constante en su vida emocional.

Vuestro hijo ha nacido con una importante misión, ser dador de vida a través de la generación, y para ello debe sentirse creador.

¡Estimadle... amadle sin pasión y os lo agradecerá!

Tal vez os interese saber que al ser un interiorizador nato, tendrá una amplia visión de todo lo que ocurre por dentro, por ello, su vocación material le llevará a ser un experto cirujano, un experto psicólogo, un experto ocultista, o porque no, un experto mecánico.

Si conseguís compartir su mundo interno, habréis superado esa asignatura.

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 302

LECCIÓN 302

Donde antes había tinieblas ahora contemplo la luz.

1. Padre, por fin estamos abriendo los ojos. 2Tu santo mundo nos espera, pues por fin hemos recobrado la visión y podemos ver. 3Pensábamos que estábamos sufriendo. 4Pero era que nos habíamos olvidado del Hijo que Tú creaste. 5Ahora vemos que las tinieblas son el producto de nuestra propia imaginación y que la luz está ahí para que la contemplemos. 6La visión de Cristo transforma las tinieblas en luz, pues el miedo no puede sino desaparecer ante la llegada del amor. 7Déjame perdonar hoy Tu santo mundo, para poder contemplar su santidad y entender que no es sino el reflejo de la mía.

2. Nuestro Amor nos espera conforme nos dirigimos a Él y, al mismo tiempo, marcha a nuestro lado mostrándonos el camino. 2No puede fracasar en nada. 3Él es el fin que perseguimos, así como los medios por los que llegamos a Él.


¿Qué me enseña esta lección?

Es tan fácil, que no lo podemos creer. Sin embargo, lo es.

Es tan fácil, como elegir el amor en vez del miedo.

Es tan fácil, como dejar de creer en el pecado y reconocernos como seres inocentes.

Es tan fácil, como dejar de sentirnos culpables y perdonar los errores que hayamos podido cometer.

Es tan fácil, como dejar de castigarnos y ser misericordiosos.

Es tan fácil, como dejar de sufrir y sentirnos abundantes y dichosos.

Es tan fácil, como abandonar la tristeza y disfrutar de la alegría.

Es tan fácil, como dejar de vernos separados y visionar la Unidad.

Sí, es tan fácil.

Pero, tenemos miedo a elegir el amor, pues pensamos que perdemos nuestra libertad.
Tenemos miedo a nuestro Creador, pues pensamos que le hemos fallado.
Tenemos miedo a no encontrar una vía satisfactoria a los ojos de Dios, que nos garantice la purificación, y por ello, elegimos el dolor y el rigor.
Tenemos miedo a no ser perdonados, si no estamos dispuestos de dar muestras de nuestro amor a través de actos de sacrificio.

Nos prohibimos estar alegres, cuando la situación exige estar triste.

Sí, es tan fácil, como elegir el amor en vez del miedo.

Ejemplo-Guía: "Crees que es fácil ver luz, allí donde antes veíamos tinieblas"

Todos cuantos hemos experimentado en nuestros sueños nocturnos el terror que ocasionar vivir una pesadilla, sabe agradecer, el poder que otorga la luz que nos devuelve al estado que llamamos, en este mundo, realidad.

Un profundo suspiro, antecede y pone fin, a la expresión de un corazón compungido por el llanto. Era tan real lo que hemos vivido durante el sueño que nuestro cuerpo aún expresa la reacción traumática que nos ha producido la tenebrosa pesadilla.

Esa vivencia experimentada durante el sueño y el correctivo de la luz que nos permite comprender que todo ha sido una ilusión, nos sirve de referencia a la hora de reflexionar sobre los estados que nuestra mente vive desde miedo, cuando está experimentando la percepción de la oscuridad, llámese pérdidas, fracasos, enfermedad, desuniones, agresiones, etc 

Cuando interpretamos los efectos que percibimos en el mundo material como una fuente de miedo, estamos eligiendo tener sueños de muerte. Esto es vivir en la falsedad, en la ilusión, en la creencia de que estamos separados de nuestra Fuente Creadora.

La cuestión que hemos planteado inicialmente, es: ¿es fácil sustituir los sueños de muerte, por sueños de vida?, expresado de otro modo, ¿es fácil ver luz, allí donde antes veíamos tinieblas?

No vamos a realizar una encuesta, pues la respuesta es tan evidente. No vamos a preguntar al vecino, ni al de más allá, cuando la respuesta la tenemos en nosotros mismo. 

Pongamos un ejemplo cotidiano. Estamos en casa y llaman a la puerta. Abrimos y nos dan una noticia. Acaban de informarnos de que nuestro hijo ha sufrido un accidente de coche y se encuentra hospitalizado (no vamos a adornarlo con más detalles). De entrada, esta situación la consideramos como una experiencia "oscura", tanto es así, que la mente se nos nubla, llevándonos al desconcierto. A partir de aquí se disparan todos los mecanismos mentales, especialmente el del miedo y sin darnos cuenta, nuestra mente se pone a imaginar de manera descontrolada. Todo lo que imagina es trágico. Se pone en lo peor. Seguro que habremos preguntado por la gravedad del accidentes y aunque nos han dicho que no reviste gravedad, no es suficiente para que dudemos.

¿Cómo podemos ver la luz en una experiencia semejante?

Estas cosas no se consiguen de la noche a la mañana. Es necesario contar con la certeza de que la luz nos lleva a comprender que nuestra pesadilla, era tan sólo una ilusión. Quiero decir con esto, que es preciso tomar conciencia de que la luz disipa las tinieblas y el mejor modo de hacerlo es experimentarlo. La mejor manera o mejor dicho, la única manera de conseguirlo es practicando la elección en cuestiones que entendemos de menor envergadura. Por ejemplo, pierdes algo que le has dado mucho valor material, pero decides dejar que el dolor de la pérdida te afecte y dejas marchar la experiencia. Al mismo tiempo puedes probar a ver que lo que ha supuesto una pérdida, te ha aportado un valor añadido (la luz), ahora no te apegas a lo material.

Cuando tenemos cierta práctica en tomar este tipo de decisiones, es decir, cuando hemos aprendido a ver las cosas desde otras perspectiva, desde la luz, desde la certeza de que todo efecto, responde a una causa y que esa causa se encuentra en la mente, en el pensamiento, entonces, podremos enfrentarnos a situaciones, aparentemente más "trágicas" y a responder ante ellas con una visión, donde la luz, la comprensión, nos lleva a no perder la paz interna. Siempre podemos elegir. Tal vez no podemos evitar el dolor, pero si podemos evitar vivirlo desde el sufrimiento.

jueves, 27 de octubre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 301

¿Qué es el Segundo Advenimiento?

1. El Segundo Advenimiento de Cristo, que es tan seguro como Dios, es simplemente la corrección de todos los errores y el resta­blecimiento de la cordura. 2Es parte de la condición que reins­taura lo que nunca se perdió y re-establece lo que es eternamente verdad. 3Es la invitación que se le hace a la Palabra de Dios para que ocupe el lugar de las ilusiones: la señal de que estás dis­puesto a dejar que el perdón descanse sobre todas las cosas sin excepción y sin reservas.

2. La naturaleza totalmente inclusiva del Segundo Advenimiento de Cristo es lo que le permite envolver al mundo y mantenerte a salvo en su dulce llegada, la cual abarca a toda cosa viviente junto contigo. 2La liberación a la que el Segundo Advenimiento da lugar no tiene fin, pues la creación de Dios es ilimitada. 3La luz del perdón ilumina el camino del Segundo Advenimiento porque refulge sobre todas las cosas a la vez y cual una sola. 4Y así, por fin, se reconoce la unidad.

3. El Segundo Advenimiento marca el fin de las enseñanzas del Espíritu Santo, allanando así el camino para el juicio Final, en el que el aprendizaje termina con un último resumen que se exten­derá más allá de sí mismo hasta llegar a Dios. 2En el Segundo Advenimiento todas las mentes se ponen en manos de Cristo, para serle restituidas al espíritu en el nombre de la verdadera creación y de la Voluntad de Dios.

4. El Segundo Advenimiento es el único acontecimiento en el tiempo que el tiempo mismo no puede afectar. 2Pues a todos los que vinieron a morir aquí o aún han de venir, o a aquellos que están aquí ahora, se les libera igualmente de lo que hicieron. 3En esta igualdad se reinstaura a Cristo como una sola Identidad, en la Cual los Hijos de Dios reconocen que todos ellos son uno solo. 4Y Dios el Padre le sonríe a Su Hijo, Su única creación y Su única dicha.

5. Ruega, pues, por que el Segundo Advenimiento tenga lugar pronto, pero no te limites a eso. 2Pues necesita tus ojos, tus oídos, tus manos y tus pies. 3Necesita tu voz. 4Pero sobre todo, necesita tu buena voluntad. 5Regocijémonos de que podamos hacer la Vo­luntad de Dios y unirnos en Su santa luz. 6¡Pues mirad!, el Hijo de Dios es uno solo en nosotros, y podemos alcanzar el Amor de nuestro Padre a través de él.


LECCIÓN 301

Y Dios Mismo enjugará todas las lágrimas.

1. Padre, a menos que juzgue no puedo sollozar. 2Tampoco puedo experi­mentar dolor o sentirme abandonado o creer que no se me necesita en este mundo. 3Éste es mi hogar porque no lo juzgo, y, por lo tanto, es únicamente lo que Tú quieres que sea. 4Hoy lo quiero contemplar sin condenarlo, a través de ojos felices que el perdón haya liberado de toda distorsión. 5Hoy quiero ver Tu mundo en lugar del mío. 6Y me olvidaré de todas las lágrimas que he derramado, pues su fuente ha desaparecido. 7Padre, hoy no juzgaré Tu mundo.                           `

2. El mundo de Dios es un mundo feliz. 2Los que lo contemplan pueden tan sólo sumar a él su propia dicha y bendecirlo por ser causa de una mayor dicha para ellos. 3Llorábamos porque no entendíamos. 4Pero hemos aprendido que el mundo que veíamos era falso, y hoy vamos a contemplar el de Dios.


¿Qué me enseña esta lección?

Juzgar el mundo nos lleva a prestarle nuestra atención y a verlo con los ojos del cuerpo, los cuales tan sólo perciben la separación.

El juicio es la puerta que nos lleva a la condena. Si condenamos, estamos atacando y estableciendo una relación de odio, de dolor, de sufrimiento, con el mundo que nos rodea.

Cada vez que emitimos un juicio, estamos olvidando nuestra verdadera realidad; estamos negando la Unidad que nos mantiene unido a todo lo creado y estamos proyectando en los demás la visión que tenemos de nosotros mismos, de la consciente y de la inconsciente.

En cambio, cuando nuestra mirada descubre a Dios en el rostro de los demás, estamos percibiendo correctamente y reconociendo el verdadero vínculo que nos une a todo lo creado.
Ese reconocimiento, nos hace tomar consciencia, de que el juicio que hacemos de los demás es el juicio que hacemos de nosotros mismos. Todo lo que damos, nos lo damos a nosotros, pues recibimos aquello que hemos dado.

Contemplar el mundo con los ojos del espíritu, con la visión de la Unidad, nos hace contemplar el verdadero rostro de Dios.

Ejemplo-Guía: "La dinámica del juicio"

La definición oficial que nos aporta la Real Academia Española del término juzgar, es el siguiente:

  • Dicho de un juez o un tribunal: Determinar si el comportamiento de alguien es contrario a la ley, y sentenciar lo procedente.
  • Dicho de un juez o un tribunal: Determinar si un hecho es contrario a la ley, y sentenciar lo procedente.
  • Formar opinión sobre algo o alguien.
  • Considerar a alguien o algo de la manera que se indica.
  • Creer u opinar algo.
  • Afirmar, previa la comparación de dos o más ideas, las relaciones que existen entre ellas.
De estas aportaciones, me quedo con dos ideas que considero interesantes para afrontar el tema que hemos elegido como reflexión: creer y comparar.

El juicio está basado en una creencia y el juicio nos lleva a comparar lo que percibimos con dicha creencia. Luego la clave del juicio se encuentra en el nivel de las "causas", esto es, en el nivel de la mente, donde emanan nuestras creencias.

Tenemos que tener en cuenta, que cuando hablamos de  "creencia", no nos estamos refiriendo a "Conocimiento", el cual hace referencia a la comunicación directa con nuestro Creador. La creencia forma parte de la visión elegida por el Hijo de Dios y que da lugar a la separación. En el mundo de la Unidad, en la Eternidad, en el Cielo, existe el Conocimiento, esto es, la vía real de relación con nuestra Fuente Creadora.

La creencia da lugar al juicio porque está basada en la visión de la separación, de la dualidad y desde ese escenario lleva a cabo la labor de comparar, su visión con la de los demás. Podemos decir, que el juicio es el que nos lleva a dar valor a lo que percibimos. Si nuestra percepción es juzgada (interpretada) como buena, el valor que le otorgamos a la experiencia formará parte de lo que llamamos positivo, mientras que si es juzgada como mala, el valor que le otorgamos a esa experiencia, formará parte de lo que llamamos negativa. De este modo, la creencia-juicio va constituyendo nuestro habitual sistema de pensamiento, y nuestras mente reacciona de forma automática a dichas creencias, lo que se traduce, que ante perspectivas que nuestra mente interprete similares a experiencias previas, siempre daremos la misma respuesta, incluso mucho antes de que se produzca, es más, en muchas ocasiones, ni llegan a producirse, pero la disposición de nuestra mente a través de la creencia adquirida, nos lleva a responde de forma inconsciente a dicha posibilidad.

Pongamos un ejemplo: a lo largo de nuestra vida nos hemos visto en la necesidad de afrontar ciertos retos, y cada vez que lo hemos hecho, no hemos conseguido nuestro objetivo. Nuestra mente juzga dichas experiencias y llegamos a la conclusión de que no servimos para lo que estamos intentando. Ese juicio (con rasgos condenatorio) se inscribe en nuestra mente como una creencia: ¡no valgo para esto...!
Pero la vida, no deja de llevarnos a situaciones semejantes, es más, aquello que intentamos conseguir, nos agrada. Nos acaban de llamar para una nueva entrevista en la que tenemos una nueva oportunidad para ver satisfecha nuestras expectativas. No podemos evitar, que desde nuestra mente fluyan pensamientos de temor, basados en experiencias del pasado. La inseguridad adquiere tal dimensión, que nos bloqueamos. El miedo nos atenaza, en ocasiones hasta tal punto, que de manera inconsciente generamos circunstancias que se conviertan en obstáculos que nos impidan afrontar la experiencia. ¿Quién no se ha puesto enfermo con tan sólo pensar que se tiene que enfrentar a una vivencia que le produce miedo? Cuando pequeño, cuando no quería ir a la escuela, me inventaba una enfermedad, la cual hacía real.

Adentrémonos en las enseñanzas compartidas en el Curso y busquemos información que nos ayude a profundizar sobre el tema del juicio:

El Capítulo 3,  apartado VI, está dedicado a "Los juicios y el problema de la autoridad". Recordemos su contenido:
VI. Los juicios y el problema de la autoridad
1. Hemos hablado ya del juicio Final, aunque no con gran detalle. 2Después del juicio Final no habrá ningún otro. 3Dicho juicio es simbólico porque más allá de la percepción no hay juicios. 4Cuando la Biblia dice "No juzguéis y no seréis juzgados" lo que quiere decir es que si juzgas la realidad de otros no podrás evitar juzgar la tuya propia.
2. La decisión de juzgar en vez de conocer es lo que nos hace perder la paz. 2Juzgar es el proceso en el que se basa la percep­ción, pero no el conocimiento. 3He hecho referencia a esto ante­riormente al hablar de la naturaleza selectiva de la percepción, y he señalado que la evaluación es obviamente su requisito previo. 4Los juicios siempre entrañan rechazo. 5Nunca ponen de relieve solamente los aspectos positivos de lo que juzgan, ya sea en ti o en otros. 6Lo que se ha percibido y se ha rechazado, o lo que se ha juzgado y se ha determinado que es imperfecto permanece en tu mente porque ha sido percibido. 7Una de las ilusiones de las que adoleces es la creencia de que los juicios que emites no tienen ningún efecto. 8Esto no puede ser verdad a menos que también creas que aquello contra lo que has juzgado no existe. 9Obvia­mente no crees esto, pues, de lo contrario, no lo habrías juzgado. 10En última instancia, no importa si tus juicios son acertados o no, 11pues, en cualquier caso, estás depositando tu fe en lo irreal. 12Esto es inevitable, independientemente del tipo de juicio de que se trate, ya que juzgar implica que abrigas la creencia de que la realidad está a tu disposición para que puedas seleccionar de ella lo que mejor te parezca.
3. No tienes idea del tremendo alivio y de la profunda paz que resultan de estar con tus hermanos o contigo mismo sin emitir juicios de ninguna clase. 2Cuando reconozcas lo que eres y lo que tus hermanos son, te darás cuenta de que juzgarlos de cualquier forma que sea no tiene sentido. 3De hecho, pierdes el significado de lo que ellos son precisamente porque los juzgas. 4Toda incerti­dumbre procede de la creencia de que es imprescindible juzgar. 5No tienes que juzgar para organizar tu vida, y definitivamente no tienes que hacerlo para organizarte a ti mismo. 6En presencia del conocimiento todo juicio queda, automáticamente suspendido, y éste es el proceso que le permite al conocimiento reemplazar a la percepción.
4. Tienes miedo de todo aquello que has percibido y te has negado a aceptar. 2Crees que por haberte negado a aceptarlo has perdido control sobre ello. 3Por eso es por lo que lo ves en pesadillas, o disfrazado bajo apariencias agradables en lo que parecen ser tus sueños más felices. 4Nada que te hayas negado a aceptar puede ser llevado a la conciencia. 5De por sí, no es peligroso, pero tú has hecho que a ti te parezca que lo es.
5. Cuando te sientes cansado es porque te has juzgado a ti mismo como capaz de estar cansado. 2Cuando te ríes de alguien es por­que has juzgado a esa persona como alguien que no vale nada. 3Cuando te ríes de ti mismo no puedes por menos que reírte de los demás, aunque sólo sea porque no puedes tolerar la idea de ser menos que ellos. 4Todo esto hace que te sientas cansado, ya que es algo básicamente descorazonador. 5No eres realmente capaz de estar cansado, pero eres muy capaz de agotarte a ti mismo. 6La fatiga que produce el juzgar continuamente es algo realmente intolerable. 7Es curioso que una habilidad tan debili­tante goce de tanta popularidad. 8No obstante, si deseas ser el autor de la realidad, te empeñarás en aferrarte a los juicios. 9También les tendrás miedo, y creerás que algún día serán usados con­tra ti. 10Sin embargo, esta creencia sólo puede existir en la medida en que creas en la eficacia de los juicios como un arma para defender tu propia autoridad.
6. Dios ofrece únicamente misericordia. 2Tus palabras deben reflejar sólo misericordia porque eso es lo que has recibido y eso es lo que deberías dar. 3La justicia es un expediente temporal, o un intento de enseñarte el significado de la misericordia. 4Es juz­gadora únicamente porque tú eres capaz de cometer injusticias.
¿Qué nos dice el Curso con respecto al origen del juicio?
"En la mente que Dios creó perfecta como Él Mismo se adentró un sueño de juicios. Y en ese sueño el Cielo se trocó en infierno, y Dios se convirtió en el enemigo de Su Hijo. ¿Cómo puede desper­tar el Hijo de Dios de este sueño? Es un sueño de juicios. Para despertar, por lo tanto, tiene que dejar de juzgar. Pues el sueño parecerá prolongarse mientras él forme parte de él. No juzgues, pues el que juzga tiene necesidad de ídolos para evitar que sus juicios recaigan sobre él mismo. No puede tampoco conocer al Ser al que ha condenado. No juzgues, pues si lo haces, pasas a formar parte de sueños malvados en los que los ídolos se convier­ten en tu "verdadera" identidad, así como en la salvación del jui­cio que, lleno de terror y culpabilidad, emitiste acerca de ti mismo."
Las enseñanzas nos dice, que "Todo lo que vemos afuera es el juicio de lo que vemos dentro. Si es nuestro propio juicio, será erróneo, pues nuestra función no es juzgar".
En cambio, si es el juicio del Espíritu Santo será correcto, pues Su función es juzgar. En este sentido, el Curso añade: 
"Tú compartes Su función sólo cuando juzgas tal como Él lo hace, sin juzgar nada por tu cuenta. Juzgarás contra ti mismo pero Él juzgará a tu favor."
¿Cómo juzga el Espíritu Santo?
"El Espíritu Santo separa lo verdadero de lo falso en tu mente, y te enseña a juzgar cada pensamiento que dejas que se adentre en ella a la luz de lo que Dios puso allí. El Espíritu Santo, con vistas a reforzar el Reino en ti, conserva lo que está de acuerdo con esa luz, y acepta y purifica lo que está parcialmente de acuerdo con el Reino. Mas lo que está en completo desacuerdo lo rechaza juzgando contra ello."
Y sigue:
"El Espíritu Santo no te enseña a juzgar a otros porque no quiere que enseñes nada que sea erróneo, y que, de este modo, tú mismo lo aprendas. No sería consistente si te permitiera reforzar lo que debes aprender a evitar. En la mente del pensador, por lo tanto, el Espíritu Santo es enjuiciador, pero sólo a fin de unificar la mente de modo que pueda percibir sin emitir juicios. Esto le permite a la mente enseñar sin emitir juicios y, por consiguiente, aprender a estar libre de ellos. Esta rectificación es necesaria sólo en tu mente, a fin de que dejes de proyectar en lugar de extender."

miércoles, 26 de octubre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 300

LECCIÓN 300

Este mundo dura tan sólo un instante.

1. Este pensamiento se puede utilizar para expresar que la muerte y el pesar es lo que le espera a todo aquel que viene aquí, pues sus alegrías desaparecen antes de que las pueda disfrutar o incluso tener a su alcance. 2Mas es también la idea que no permite que ninguna percepción falsa nos mantenga en su yugo, ni represente más que una nube pasajera en un firmamento eternamente despe­jado. 3Y es esta calma, clara, obvia y segura, lo que buscamos hoy.

2. Hoy vamos en busca de TU mundo santo. 2Pues nosotros, Tus amoro­sos Hijos, perdimos el rumbo por un momento. 3Mas al haber escuchado Tu Voz hemos aprendido exactamente lo que tenemos que hacer para que se nos restituya el Cielo y nuestra verdadera Identidad. 4Y damos gra­cias hoy de que el mundo dure tan sólo un instante. 5Queremos ir más allá de ese ínfimo instante y llegar a la eternidad.

¿Qué me enseña esta lección?


El tiempo, forma parte de la visión del ego. La vida, desde ese punto de vista, ocupa exactamente, el periodo comprendido entre el nacimiento y la muerte.

Mientras que permanecemos identificados con el cuerpo, pensamos que nuestra existencia, nuestra identidad, comienza con el primer soplo de vida física y termina con la muerte.

Al morir el cuerpo físico, el Espíritu queda liberado de la prisión del vehículo material y se produce el retorno a su verdadero Hogar, donde custodia el bagaje de experiencia adquirido en su travesía por el mundo material.

Desde este punto de vista, el tránsito por el Plano Físico, supone tan sólo un instante, si lo comparamos con la permanencia del Espíritu en los Planos Superiores.

Depende del despertar de nuestra consciencia, el que hagamos necesario, seguir formando parte del sueño de la separación.

Podemos elegir, despertar y ver con los ojos del Alma, cómo formamos parte de un Todo. Desde la visión de la Unidad, nuestro transitar por el mundo físico será una acción voluntaria y de libre elección, con el propósito de ayudar a nuestros hermanos en el proceso del despertar.

Ejemplo-Guía: "¿Qué uso debemos hacer del "instante" que dura este mundo?


Cuando pequeño, no alcanzaba a comprender el significado de las palabras que oía a los mayores cuando se referían a la vida como un "instante". Con esa corta edad, la dimensión del tiempo y del espacio eran considerables. El día parecía interminable y las distancias desproporcionadas con la realidad. Bueno, es una muestra más de que este mundo es una ilusión. La "realidad" es distinta, según quién la observe. Para el niño, adquiere grandes proporciones, mientras que para el adulto, las mismas proporciones se reducen.

La Lección de hoy nos indica que este mundo dura tan solo un instante, y me he preguntado, cómo experimentar ese instante. A partir de este ahora, del presente, del único tiempo en el que puedo hacerme consciente, decido buscar en el Curso las referencias que aludan al tiempo. ¿Para qué esta búsqueda? Pues sencillamente, para evitar que el tiempo pueda desperdiciarse o pueda causarme deterioro.

Me encanta esta afirmación: "Ni el espacio ni el tiempo tienen ningún sentido. Ambos son meramente creencias."

Tendremos que profundizar en nuestras creencias, principalmente tomar conciencia a quién sirve nuestra mente, al ego o al Espíritu. El Curso nos aporta una pista importante con relación al concepto tiempo: "Antes de la separación los actos eran innecesa­rios porque no existía la creencia en el tiempo ni en el espacio."

Por lo tanto, la cuestión que debemos plantearnos es: creo en la separación o en la unidad. Si creemos en la separación, estaremos necesitados del tiempo, precisamente para andar el camino que nos mantiene separado a los demás. Si no creemos en la separación, no habrá distancia que recorrer, y el tiempo deja de tener significado.

Nos recuerda el Curso: "El tiempo es una creencia del ego, por lo tanto, la mente inferior -el dominio del ego- la acepta sin reservas. El único aspecto del tiempo que es eterno es el ahora."

Bien, si después de analizar mis creencias llego a la conclusión de que creo en la separación, o lo que es lo mismo, de que necesito el tiempo, ¿cómo puedo utilizarlo de forma constructiva?
El propó­sito del tiempo es que aprendas a usarlo de forma constructiva. El tiempo es, por lo tanto, un recurso de enseñanza y un medio para alcanzar un fin. El tiempo cesará cuando ya no sea útil para facilitar el aprendizaje.
El ego construyó el mundo tal como lo percibe, pero el Espíritu Santo -el reintérprete de lo que el ego construyó- ve el mundo como un recurso de enseñanza para llevarte a tu hogar. El Espí­ritu Santo tiene que percibir el tiempo y re-interpretarlo como eterno. En este sentido, la Expiación se instituyó dentro de la creencia en el tiempo y en el espacio para fijar un límite a la necesidad de la creencia misma, y, en última instancia, para completar el aprendizaje. La Expiación es la lección final. El aprendizaje en sí, al igual que las aulas donde tiene lugar, es temporal.
Si el tiempo lo empleamos para aprender, la pregunta que nos puede surgir, con el ánimo de no desperdiciarlo es la siguiente. ¿qué tenemos que aprender?


La asignatura que se convierte en el eje central de dicho aprendizaje, nada tiene que ver con el saber que nos ofrece las leyes del mundo que percibimos, sino con la visión que tenemos del mismo. En este sentido: "Los sentimientos de culpabilidad son los que perpetúan el tiempo."


Dichos sentimientos de culpa, provocan miedo a las represalias o al abandono, garanti­zando así que el futuro sea igual que el pasado. En esto consiste la continuidad del ego, la cual nos proporciona una falsa sensación de seguridad al creer que no podemos escapar de ella. Pero no sólo podemos, sino que tenemos que hacerlo. Dios nos ofrece a cambio la continuidad de la eternidad. Cuando nos decidamos a hacer este intercambio, reemplazaremos simultáneamente la culpabilidad por la dicha, la crueldad por el amor y el dolor por la paz. 

En muchas ocasiones, soy partícipe de la opinión de que, a pesar de nuestros esfuerzos de aprendizaje, no vemos resultados con la prontitud que quisiéramos. En este sentido, el Curso nos plantea una interesante reflexión:
"Ahora debes aprender que sólo la paciencia infinita produce resultados inmediatos. Así es como el tiempo se intercambia por la eternidad. La paciencia infinita recurre al amor infinito, y, al producir resultados ahora hace que el tiempo se haga innecesario."
Tenemos que saber, que tanto el tiempo como la eternidad se encuen­tran en nuestra mente, y estarán en conflicto hasta que percibamos el tiempo exclusivamente como un medio para recuperar la eterni­dad. No podremos hacer esto mientras sigamos creyendo que la causa de todo lo que nos ocurre se encuentra en factores externos a nosotros. Tenemos que aprender que el tiempo sólo existe para que hagamos uso de él, y que nada en el mundo puede eximirnos de esa responsabili­dad. 

El tiempo en sí es algo que hemos elegido. Si queremos recordar la eternidad, debemos contemplar sólo lo eterno. En cambio, si permitimos que lo temporal nos preocupe, estaremos  viviendo en el tiempo. Nuestra elección estará determinada por lo que valoremos. El tiempo y la eternidad no pueden ser ambos rea­les porque se contradicen entre sí. Sólo con que aceptemos lo intem­poral como lo único que es real, empezaremos a entender lo que es la eternidad y a hacerla nuestra.

En el Capítulo 15, del Curso, se desarrolla un apartado dedicado a los usos del tiempo. Recordémoslo:
I. Los dos usos del tiempo
1. ¿Puedes imaginarte lo que sería no tener inquietudes, preocu­paciones ni ansiedades de ninguna clase, sino simplemente gozar de perfecta calma y sosiego todo el tiempo? 2Ése es, no obstante, el propósito del tiempo: aprender justamente eso y nada más. 3El Maestro de Dios no puede sentirse satisfecho con Sus enseñanzas hasta que éstas no constituyan lo único que sabes. 4Su función docente no se consumará hasta que no seas un alumno tan dedi­cado que sólo aprendas de Él. 5Cuando eso haya ocurrido, ya no tendrás necesidad de un maestro, ni de tiempo en el que aprender.

2. La razón del aparente desaliento del que tal vez padezcas es tu creencia de que ello toma tiempo y de que los resultados de las enseñanzas del Espíritu Santo se encuentran en un futuro remoto. 2Sin embargo, no es así, 3pues el Espíritu Santo usa el tiempo a Su manera, y no está limitado por él. 4Él tiempo es Su amigo a la hora de enseñar. 5No causa deterioro en Él como lo hace en ti. 6Todo el deterioro que el tiempo parece ocasionar se debe únicamente a tu identificación con el ego, que se vale del tiempo para reforzar su creencia en la destrucción. 7El ego, al igual que el Espíritu Santo, se vale del tiempo para convencerte de la inevitabilidad del obje­tivo y del final del aprendizaje. 8Él objetivo del ego es la muerte, que es su propio fin. 9Mas el objetivo del Espíritu Santo es la vida, la cual no tiene fin.

3. El ego es un aliado del tiempo, pero no un amigo. 2Pues descon­fía tanto de la muerte como de la vida, y lo que desea para ti, él no lo puede tolerar. 3Él ego te quiere ver muerto, pero él no quiere morir., 4El resultado de esta extraña doctrina no puede ser otro, por lo tanto, que el de convencerte de que él te puede perseguir más allá de la tumba. 5Y al no estar dispuesto a que ni siquiera en la muerte encuentres paz, te ofrece inmortalidad en el infierno. 6Te habla del Cielo, pero te asegura que el Cielo no es para ti. 7Pues, ¿qué esperanzas pueden tener los culpables de ir al Cielo?,

4. Creer en el infierno es ineludible para aquellos que se identifi­can con el ego. 2Sus pesadillas y sus miedos están asociados con él. 3El ego te enseña que el infierno está en el futuro, pues ahí es hacia donde todas sus enseñanzas apuntan. 4Su objetivo es el infierno. 5Pues aunque tiene por finalidad la muerte y la disolu­ción, él mismo no cree en ello. 6El objetivo de muerte que ansía para ti, le deja insatisfecho. 7Nadie que siga sus enseñanzas puede estar libre del miedo a la muerte. 8Sin embargo, si se pensase en la muerte simplemente como el fin del dolor, ¿se le tendría miedo? 9Hemos visto antes esta extraña paradoja en el sistema de pensamiento del ego, pero nunca tan claramente como aquí. 10Pues el ego tiene que dar la impresión de que mantiene al miedo alejado de ti para conservar tu fidelidad. 11Pero tiene que generar miedo para protegerse a sí mismo. 12Una vez más, el ego intenta, y lo logra con demasiada frecuencia, hacer ambas cosas, valiéndose de la disociación para mantener sus metas contradictorias unidas, de manera que parezcan estar en armonía. 13El ego enseña, por lo tanto, que la muerte es el final en lo que respecta a cualquier espe­ranza de alcanzar el Cielo. 14Sin embargo, puesto que tú y el ego no podéis estar separados, y puesto que él no puede concebir su propia muerte, te seguirá persiguiendo porque la culpabilidad es eterna. 15Tal es la versión que el ego tiene de la inmortalidad. 16Y eso es lo que su versión del tiempo apoya.

5. El ego enseña que el Cielo está aquí y ahora porque el futuro es el infierno. 2Hasta cuando ataca tan despiadadamente que trata de quitarle la vida al que cree que su voz es la única que existe, incluso a ése le habla del infierno. 3Pues le dice que el infierno está también aquí, y lo incita a que salte del infierno al olvido total. 4El único tiempo que el ego le permite contemplar a cual­quiera con ecuanimidad es el pasado. 5Mas el único valor de éste es que no existe.

6. ¡Cuán desolado y desesperante es el uso que el ego hace del tiempo! 2¡Y cuán aterrador! 3Pues tras su fanática insistencia de que el pasado y el futuro son lo mismo se oculta una amenaza a la paz todavía más insidiosa. 4El ego no hace alarde de su amenaza final, pues quiere que sus devotos sigan creyendo que les puede ofrecer una escapatoria. 5Pero la creencia en la culpabilidad no puede sirio conducir a la creencia en el infierno, y eso es lo que siempre hace. 6De la única manera en que el ego permite que se experimente el miedo al infierno es trayendo el infierno aquí, pero siempre como una muestra de lo que te espera en el futuro. 7Pues nadie que se considere merecedor del infierno puede creer que su castigo acabará convirtiéndose en paz.

7. El Espíritu Santo enseña, por lo tanto, que el infierno no existe. 2El infierno es únicamente lo que el ego ha hecho del presente. 3La creencia en el infierno es lo que te impide comprender el presente, pues tienes miedo de éste. 4El Espíritu Santo conduce al Cielo tan ineludiblemente como el ego conduce al infierno. 5Pues el Espíritu Santo, que sólo conoce el presente, se vale de éste para desvanecer el miedo con el que el ego quiere inutilizar el pre­sente. 6Tal como el ego usa el tiempo, es imposible librarse del miedo. 7Pues el tiempo, de acuerdo con las enseñanzas del ego, no es sino un recurso de enseñanza para incrementar la culpabili­dad hasta que ésta lo envuelva todo y exija eterna venganza.

8. El Espíritu Santo quiere desvanecer todo esto ahora. 2No es el presente lo que da miedo, sino el pasado y el futuro, mas éstos no existen. 3El miedo no tiene cabida en el presente cuando cada instante se alza nítido y separado del pasado, sin que la sombra de éste se extienda hasta el futuro. 4Cada instante es un nacimiento inmaculado y puro en el que el Hijo de Dios emerge del pasado al presente. 5Y el presente se extiende eternamente. 6Es tan bello, puro e inocente, que en él sólo hay felicidad. 7En el presente no se recuerda la oscuridad, y lo único que existe es la inmortalidad y la dicha.

9. Esta lección no requiere tiempo para aprenderse. 2Pues, ¿qué es el tiempo sin pasado ni futuro? 3El que te hayas descarriado tan completamente ha requerido tiempo, pero ser lo que eres no requiere tiempo en absoluto. 4Empieza a usar el tiempo tal como lo hace el Espíritu Santo: como un instrumento de enseñanza para alcanzar paz y felicidad. 5Elige este preciso instante, ahora mismo, y piensa en él como si fuese todo el tiempo que existe. 6En él nada del pasado te puede afectar, y es en él donde te encuentras completamente absuelto, complemente libre y sin condenación alguna. 7Desde este instante santo donde tu santidad nace de nuevo, seguirás adelante en el tiempo libre de todo temor y sin experimentar ninguna sensación de cambio con el paso del tiempo.

10. El tiempo es inconcebible sin cambios, mas la santidad no cam­bia. 2Aprende de este instante algo más que el simple hecho de que el infierno no existe. 3En este instante redentor reside el Cielo. 4Y el Cielo no cambiará, pues nacer al bendito presente es librarse de los cambios. 5Los cambios son ilusiones que enseñan los que no se pueden ver a sí mismos libres de culpa. 6En el Cielo no se pro­ducen cambios porque Dios es inmutable. 7En el instante santo en que te ves a ti mismo resplandeciendo con el fulgor de la libertad, recuerdas a Dios. 8Pues recordarle es recordar la libertad.

11. Si sientes la tentación de desanimarte pensando cuánto tiempo va a tomar poder, cambiar de parecer tan radicalmente, pregún­tate a ti mismo: "¿Es mucho un instante?" 2¿No le ofrecerías al Espíritu Santo un intervalo de tiempo tan corto para tu propia salvación? 3Él no te pide nada más, pues no tiene necesidad de nada más. 4Requiere mucho más tiempo enseñarte a que estés dis­puesto a darle a Él esto que lo que Él tarda en valerse de ese ínfimo instante para ofrecerte el Cielo, en su totalidad. 5A cambio de ese instante, Él está listo para darte el recuerdo de la eternidad.

12. Mas nunca le podrás dar al Espíritu Santo ese instante santo en favor de tu liberación, mientras no estés dispuesto a dárselo a tus hermanos en favor de la suya. 2Pues el instante de la santidad es un instante que se comparte, y no puede ser sólo para ti. 3Cuando te sientas tentado de atacar a un hermano, recuerda que su ins­tante de liberación es el tuyo. 4Los milagros son los instantes de liberación que ofreces y que recibirás. 5Dan testimonio de que estás dispuesto a ser liberado y a ofrecerle el tiempo al Espíritu Santo a fin de que Él lo use para Sus propósitos.

13. ¿Cuánto dura un instante? 2Dura tan poco para tu hermano como para ti. 3Practica conceder ese bendito instante de libertad a todos aquellos que están esclavizados por el tiempo, haciendo así que para ellos éste se convierta en su amigo. 4Mediante tu dación, el Espíritu Santo te da a ti el bendito instante que tú les das a tus hermanos. 5Al tú ofrecerlo, Él te lo ofrece a ti. 6No seas reacio a dar lo que quieres recibir de Él, pues al dar te unes a Él. 7En la crista­lina pureza de la liberación que otorgas radica tu inmediata libe­ración .de la culpabilidad. 8Si ofreces santidad no puedes sino ser santo.

14. ¿Cuánto dura un instante? 2Dura el tiempo que sea necesario para re-establecer la perfecta cordura la perfecta paz y el per­fecto amor por todo el mundo, por Dios y por ti; 3el tiempo que sea necesario para recordar la inmortalidad y a tus creaciones inmortales, que la comparten contigo; 4el tiempo que sea necesa­rio para intercambiar el infierno por el Cielo. 5Dura el tiempo suficiente para que puedas trascender todo lo que el ego ha hecho y ascender hasta tu Padre.

15. El tiempo es tu amigo si lo pones a la disposición del Espíritu Santo. 2Él necesita muy poco para restituirte todo el poder de Dios. 3Aquel que transciende el tiempo por ti entiende cuál es el propósito del tiempo. 4La santidad no radica en el tiempo, sino en la eternidad. 5Jamás hubo un solo instante en el que el Hijo de Dios pudiese haber perdido su pureza. 6Su estado inmutable está más allá del tiempo, pues su pureza permanece eternamente inal­terable y más allá del alcance del ataque. 7En su santidad el tiempo se detiene y deja de cambiar. 8Y así, deja de ser tiempo. 9Pues al estar atrapado en el único instante de la eterna santidad de la creación de Dios, se transforma en eternidad. 10Da el instante eterno, para que en ese radiante instante de perfecta liberación se pueda recordar la eternidad por ti. 11Ofrece el milagro del instante santo por medio del Espíritu Santo, y deja que sea Él Quien se encargue de dártelo a ti. 
¿Qué uso haremos de este "instante"? 

martes, 25 de octubre de 2016

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 299

LECCIÓN 299

La santidad eterna mora en mí

1. Mi santidad está mucho más allá de mi propia capacidad de comprender o saber lo que es. 2No obstante, Dios, mi Padre, Quien la creó, reconoce que mi santidad es la Suya. 3Nuestra Voluntad conjunta comprende lo que es. 4Y nuestra Voluntad conjunta sabe que así es.

2. Padre, mi santidad no procede de mí. 2No es mía para dejar que el pecado la destruya. 3No es mía para dejar que sea el blanco del ataque. 4Las ilusiones pueden ocultarla, pero no pueden extinguir su fulgor ni atenuar su luz. 5Se yergue por siempre perfecta e intacta. 6En ella todas las cosas sanan, pues siguen siendo tal como Tú las creaste. 7Y puedo conocer mi santidad, 8pues fui creado por la Santidad Misma, y puedo conocer mi Fuente porque Tu Voluntad es que se Te conozca.

¿Qué me enseña esta lección?


La Santidad es mi verdadero Estado de Ser. La Santidad es mi única realidad. La Santidad es mi condición natural. La Santidad, es el reconocimiento del Hijo a Su Padre.

Desde el mundo de la percepción, desde el mundo del sueño, la Santidad se convierte en un logro que está en manos del Creador. Esto es así, porque el Hijo de Dios ha olvidado su origen divino y proyecta en el mundo ilusorio que ha fabricado el ideal que le inspira el retorno a su verdadero Hogar.

Mi Santidad es mi herencia. Soy Espíritu, un Santo Hijo de Dios.

Mi Santidad no ha sido un logro, una conquista, tan sólo es la visión de mi verdadera realidad. El reconocimiento de mi Ser Divino.

Cuando hago consciente en mí, la condición de Santidad, mis ojos tan sólo ven la Unicidad que une a todos los Seres.

Bendito Seas Padre, que me has permitido Ser Uno con tu Voluntad.

Ejemplo-Guía: ¿Santo o pecador?

Por mucho que lo intentemos, la condición de santidad no se determina en este mundo, sino en el Cielo. Esto, ¿qué significa? Pues, que no es el hombre el que decide quién es santo o quién es pecador. Nadie nos puede ofrecer una condición que ya forma parte de nuestra verdadera realidad, pues somos Hijos de la Santidad, Hijos de Dios.

Acabo de dejar sin trabajo a la cúpula del poder católico, los cuales tienen asumidos la potestad de dar y quitar el don de la santidad.

Creemos que podemos dar algo a alguien, cuando éste carece de ello. Cuando estamos otorgando la condición de santo, es porque hemos llegado a la conclusión de que no lo es. Si no somos santos, entonces, somos pecadores. 

Un Curso de Milagros no dice: "Los Hijos de Dios son santos, y los milagros honran su santidad, que ellos pueden ocul­tar, mas nunca perder."


Y añade: "Únicamente lo que tú no has dado es lo que puede faltar en cualquier situación. Pero recuerda esto: la santidad fue la meta que se fijó para tu relación, y no fuiste tú quien lo hizo. No fuiste tú quien la fijó porque la santidad no se puede ver excepto mediante la fe, y tu relación no era santa por razón de la limitada y reducida fe que tenías en tu hermano. Tu fe tiene que aumen­tar para poder alcanzar la meta que se ha fijado."

La religión suele recordarnos que nuestra desobediencia a Dios, nos hizo pecadores y que dicha condición requiere purificación.

UCDM, nos revela, en este sentido: "La Expiación no te hace santo. Fuiste creado santo. La Expia­ción lleva simplemente lo que no es santo ante la santidad, o, en otras palabras, lo que inventaste ante lo que eres."

La Presencia de la santidad vive en todo lo que vive, pues la santidad creó la vida y no puede abandonar lo que creó tan santo como ella misma.

¿Cómo ver la santidad? ¿Es algo que podemos ver fuera?
"La santidad se ve a través de los santos ojos que ven la inocencia en su interior, y que, debido a ello, esperan verla en todas partes."
"La santidad no radica en el tiempo, sino en la eternidad. Jamás hubo un solo instante en el que el Hijo de Dios pudiese haber perdido su pureza. Su estado inmutable está más allá del tiempo, pues su pureza permanece eternamente inal­terable y más allá del alcance del ataque. En su santidad el tiempo se detiene y deja de cambiar. Y así, deja de ser tiempo. Pues al estar atrapado en el único instante de la eterna santidad de la creación de Dios, se transforma en eternidad."
No es la primera Lección en la que se trata el tema de la santidad. Recordemos:

En la Lección 36: “Mi santidad envuelve todo lo que veo”, se recoge lo siguiente: “Eres santo porque tu mente es parte de la de Dios. puesto que eres santo, tu visión no puede sino ser santa también. "Impecabilidad" quiere decir libre de pecado. No se puede estar libre de pecado sólo un poco. O bien eres impecable o bien no lo eres. Si tu mente es parte de la de Dios tienes que ser impecable, pues de otra forma parte de Su Mente sería pecaminosa. Tu visión está vinculada a Su santidad, no a tu ego, y, por lo tanto, no tiene nada que ver con tu cuerpo”.

Dios nos creó a Su Imagen y Semejanza. Si Dios es Santo, Su Hijo, fruto de la expansión de la Mente de su Padre, también lo es. La impecabilidad está asociada a la santidad.

En la Lección 37: ”Mi santidad bendice al mundo”, se nos enseña lo siguiente: “Tu propósito es ver el mundo a través de tu propia santi­dad. De este modo, tú y el mundo sois bendecidos juntos. Nadie pierde; a nadie se le despoja de nada; todo el mundo se beneficia a través de tu santa visión. Tu santa visión significa el fin del sacrificio porque les ofrece a todos su justo merecido. él tiene derecho a todo, ya que ése es su sagrado derecho como Hijo de Dios.
No hay ninguna otra manera de poder eliminar la idea de sacri­ficio del pensamiento del mundo. Cualquier otra manera de ver inevitablemente exige el que algo o alguien pague. Como resul­tado de ello, el que percibe sale perdiendo. Y no tiene ni idea de por qué está perdiendo. Su plenitud, sin embargo, le es restau­rada a su conciencia a través de tu visión. Tu santidad le bendice al no exigir nada de él. Los que se consideran a sí mismos completos no exigen nada.
Tu santidad es la salvación del mundo. Te permite enseñarle al mundo que es uno contigo, sin predicarle ni decirle nada, sino simplemente mediante tu sereno reconocimiento de que en tu santidad todas las cosas son bendecidas junto contigo”.

El hecho de que tratemos al mundo desde la visión de la santidad, estamos ofreciendo el regalo que ha de permitirle negar el sacrificio y aceptar la bendición de saberse inocentes e inmaculados.

Si avanzamos en nuestro objetivo, llegamos a la Lección 38, “No hay nada que mi santidad no pueda hacer”, donde se recoge lo siguiente: “Tu santidad invierte todas las leyes del mundo. Está más allá de cualquier restricción de tiempo, espacio, distancia, así como de cualquier clase de límite. El poder de tu santidad es ilimitado porque te establece a ti como Hijo de Dios, en unión con la Mente de su Creador.
Mediante tu santidad el poder de Dios se pone de manifiesto. Mediante tu santidad el poder de Dios se vuelve accesible. Y no hay nada que el poder de Dios no pueda hacer. Tu santidad, por lo tanto, puede eliminar todo dolor, acabar con todo pesar y resol­ver todo problema. Puede hacer eso en conexión contigo o con cualquier otra persona. Tiene el mismo poder para ayudar a cual­quiera porque su poder para salvar a cualquiera es el mismo.
Si tú eres santo, también lo es todo lo que Dios creó. Tú eres santo porque todas las cosas que Él creó son santas. todas las cosas que Él creó son santas porque tú eres santo. En los ejercicios de hoy vamos a aplicar el poder de tu santidad a cualquier clase de problema, dificultad o sufrimiento que te venga a la mente tanto si tiene que ver contigo como con otro. No haremos distin­ciones porque no hay distinciones”.

Deberíamos recordar permanentemente esta afirmación: No hay nada que mi santidad no pueda hacer. En verdad nos lleva a confirmar la certeza de lo que somos: Santos Hijos de Dios. Nuestra santidad niega al ego y a sus falsas creencias y pensamientos. Nuestra santidad reinstaura la unidad y pone fin a la separación en nuestra mente.

La siguiente Lección, la 39, “Mi santidad es mi salvación” y refiere lo siguiente: “(…) Hemos dicho ya que tu santidad es la salvación del mundo. ¿Y qué hay de tu propia salvación? No puedes dar lo que no tienes. Un salvador tiene que haberse salvado. ¿De qué otro modo, si no, podría enseñar lo que es la salvación? Los ejercicios de hoy van dirigidos a ti, en reconocimiento de que tu salvación es crucial para la salvación del mundo. A medida que apliques los ejerci­cios a tu mundo, el mundo entero se beneficiará.
Tu santidad es la respuesta a toda pregunta que jamás se haya hecho, se esté haciendo ahora o se haga en el futuro. Tu santidad significa el fin de la culpabilidad y, por ende, el fin del infierno. Tu santidad es la salvación del mundo, así como la tuya. ¿Cómo podrías tú -a quien le pertenece tu santidad- ser excluido de ella? Dios no conoce lo profano. ¿Sería posible que Él no cono­ciese a Su Hijo?"

Si sentimos culpabilidad estamos identificados con el ego y no con nuestra condición santa. Si sentimos culpabilidad es señal inequívoca de que nos creemos pecadores y merecedores del castigo divino. Si es eso lo que hemos dado, es eso lo que recibimos. Si damos “pecado” cosechamos “culpabilidad” o lo que es lo mismo, nos estamos condenando a nosotros mismos.

Nuestra santidad es nuestra salvación pues, nos libera de la culpa y deshace el error de la falsa creencia en el pecado, en la separación.