sábado, 30 de abril de 2016

Cuentos de Hadas, Astrología y Simbología: "La Bella y la Bestia" - 3ª parte

2ª Escena: Prueba de Bella -  “Armonizar”

“No lejos del castillo había un pueblecito francés… en él vivía una hermosa muchacha llamada Bella…”
Las referencias que nos hace el autor son muy significativas para poder ubicar a la hermosa Bella en el signo de Tauro. Ya veíamos en el capítulo anterior como la “prueba del Príncipe” resultó ser la de este signo (Tauro en Casa VI): Amar en profundidad, sin embargo, fracasó. Veíamos, como convertido en Bestia-Escorpio, su complemento (Casa VII) se situaba en Tauro, indicándonos cuál debía ser su búsqueda como ideal de complementación – matrimonio.
Ahora el cuento nos indica que Bella vivía en un pueblecito francés. El hogar en astrología debemos buscarlo en la Casa IV, y si situamos en el nuevo Mandala de estudio a Tauro en el Ascendente (Casa I) con el propósito de analizar las peculiaridades de Bella, veremos como en la Casa IV queda ocupada por el signo de Leo, signo, que no por casualidad –es obvio-, rige a Francia.
Tener a Leo en Casa IV, nos revela el aspecto más íntimo de la naturaleza de Bella. Leo, el signo de la conciencia espiritual y de los valores morales, está iluminando su feminidad, es decir, Bella posee un corazón puro, noble y generoso.
El autor nos refiere que a Bella le apasionaba la lectura, y en ello vemos la posición de Géminis en la Casa II, donde se concentran los deseos más concretos del ser, su mayor seguridad y posesividad. Ella es rica en atributos intelectuales, es decir, domina el Elemento Aire, la razón, por su vinculación con el signo de dicho Elemento Géminis.
Al referirse al padre de Bella, el autor de la versión que estamos interpretando, nos sitúa a este personaje dedicado al arte de la invención. Veamos que nos revela dicha información. La Casa Astrológica que se ocupa del estudio del patrón del Padre es la Casa X, indicándonos al mismo tiempo que por dicho sector obtendremos información de las energías que mejor dominamos, dado que son las que tenemos más trabajada, de ahí su vinculación con el tema de la profesión.
En el tema de Bella, la Casa X está ocupada por el signo de Acuario, el que nos permite conectar por vía intelectual con el mundo de los Arquetipos, lo que permite la comprensión de las leyes que se deben aplicar en el mundo físico, es decir, gracias a Acuario, el hombre debe construir el mundo con las pesas y medidas del Cielo. En definitiva, en Acuario nos convertimos en inventores de ideas originales.
Esta influencia marcada por su Padre, el patrón de referencia espiritual, al tratarse de un inventor, viene a indicarnos las cualidades con las que Bella está dotada. Ella posee el poder de establecer en el mundo, la Ley de la Igualdad y llevar a los hombres a la comprensión de su naturaleza interna, aportándole conocimientos para que superen la etapa de la división interna y la superación de las emociones.
Continua la historia refiriéndonos que el Padre partió hacia una feria para mostrar su invento, pero en su travesía sucedió que se perdió en la espesa y fría niebla… queriendo tomar un atajo, se adentró en el bosque, donde tuvo que hacer frente a la profunda oscuridad y a los aullidos de los lobos. Era tanto su miedo que acaba caído en el suelo y, acosado por las bestias del bosque, huyó despavorido. Corrió hasta encontrar un tenebroso castillo en el que no dudó penetrar y cerrar tras de sí las puertas…
Vayamos paso a paso analizando este amplio contenido. Situemos en el Mandala del estudio de Bella al signo de Tauro en el Ascendente y a Acuario en la Casa X, como representante del Padre. El narrador nos dice, que el Padre deseó presentar su invento en una feria con el propósito de obtener beneficios  económicos con él.
El signo donde el hombre pone de manifiesto sus deseos es Piscis. A través de este Arquetipo, exteriorizamos nuestros sentimientos, nuestras alegrías y nuestras penas. En este tema, el signo de Piscis se sitúa en la Casa II del Padre (si hemos dicho que el padre es Acuario, situando a este signo en el Ascendente, Piscis ocupará la Casa II). Como hemos tenido ocasión de adelantar, esta Casa II se traduce como el sector de las riquezas y bienes materiales (se trata del fruto obtenido tras el trabajo realizado), lo que nos sugiere la intención de Acuario-Padre de vender su creación, o lo que es lo mismo, venderse a sí mismo.
Piscis como Casa II de Acuario nos invita a conocer que nuestra mayor riqueza, en el momento en el que trabajamos con el conocimiento de las Leyes Cósmicas o cuando nos intelectualizamos, debe ser la Compasión, ese sentimiento que nos lleva a sentir el dolor ajeno como nuestro propio dolor. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando lo que pretendemos es tan sólo confirmar la certeza de nuestras elucubraciones mentales, de nuestra forma de pensar o cuando pretendemos sacar beneficio material a nuestras ideas? Pues que nos perderemos en el laberinto y en la confusión del bosque, como le ocurrió al Padre de Bella, y entonces quedaremos a merced de los lobos, esas tendencias que representan nuestros instintos salvajes e inferiores que nos hablan de nuestros deseos perversos.
El hombre cuando vende sus ideas con el propósito de enriquecerse, no olvidemos que el Ascendente está en Tauro –deseos de posesión material, se aleja del verdadero propósito. Pero sigamos con nuestra interpretación.
Para lograr su propósito de venta, el Padre debe realizar un largo viaje. En el lenguaje esotérico, cuando se realiza un viaje, es indicio de que se debe producir un cambio interno, pero al no producirse éste, el alma se ve motivada para encontrar ese cambio, a través de un desplazamiento, de un cambio exterior.
El cambio interno que debe realizar el Padre, debemos buscarlo en la Casa IV desde Acuario, y en este sector encontramos al signo de Tauro. Volvemos de nuevo sobre la idea original. Se trata de cambiar el deseo de goce y posesión material, por el de amor profundo y fecundador. Como este cambio no se produce, la conciencia material se lanza al cambio externo, en un venturoso viaje. Astrológicamente el largo viaje está representado por la Casa IX, pues es a través de este canal por donde se debe exteriorizar los valores profundos de nuestra conciencia espiritual. A través del viaje buscamos la trascendencia. Aparece el signo de Libra en la Casa IX, desde Acuario, revelándonos que es la unificación, la voluntad de complementación, el logro que ha de conquistar ese Padre, representante de la espiritualidad de Bella.
El autor da pistas que son inequívocas a la hora de comprender el significado del trabajo (viaje) que realiza el Padre de Bella (Acuario-Casa X). Todo comenzó una tarde de otoño, es decir, se establece una situación temporal que admirablemente viene a indicarnos el signo activo en este tiempo. Ya sabemos que los meses de año están regidos por los 12 signos del Zodíaco. ¿Qué signo rige el otoño? Precisamente el de Libra.
Bella se situaba internamente en predisposición para alcanzar ese encuentro con el compañero con el que ha de compartir su vida o lo que es lo mismo, ha de alcanzar la madurez emocional representado por el Elemento precedente  al Aire, el Agua y lograr así su propósito de integración con la unidad. Ese es el trabajo del Alma-Bella, la búsqueda de la Armonía y el retorno a la Unidad.
Continuará...

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 121

LECCIÓN 121

El perdón es la llave de la felicidad.

1. He aquí la respuesta a tu búsqueda de paz. 2He aquí lo que le dará significado a un mundo que no parece tener sentido. 3He aquí la senda que conduce a la seguridad en medio de aparentes peligros que parecen acecharte en cada recodo del camino y soca­var todas tus esperanzas de poder hallar alguna vez paz y tran­quilidad. 4Con esta idea todas tus preguntas quedan contestadas; con esta idea queda asegurado de una vez por todas el fin de la incertidumbre.

2. La mente que no perdona vive atemorizada, y no le da margen al amor para ser lo que es ni para que pueda desplegar sus alas en paz y remontarse por encima de la confusión del mundo. 2La mente que no perdona está triste, sin esperanzas de poder hallar alivio o liberarse del dolor. 3Sufre y mora en la aflicción, mero­deando en las tinieblas sin poder ver nada, convencida, no obs­tante, de que el peligro la acecha allí.


3. La mente que no perdona vive atormentada por la duda, con­fundida con respecto a sí misma, así como con respecto a todo lo que ve, atemorizada y airada. aLa mente que no perdona es débil y presumida, tan temerosa de seguir adelante como de quedarse donde está, de despertar como de irse a dormir. aTiene miedo tam­bién de cada sonido que oye, pero todavía más del silencio; la oscuridad la aterra, mas la proximidad de la luz la aterra todavía más. 2¿Qué puede percibir la mente que no perdona sino su pro­pia condenación? 3¿Qué puede contemplar sino la prueba de que todos sus pecados son reales?

4. La mente que no perdona no ve errores, sino pecados. 2Con­templa el mundo con ojos invidentes y da alaridos al ver sus pro­pias proyecciones alzarse para arremeter contra la miserable parodia que es su vida. 3Desea vivir, sin embargo, anhela estar muerta. 4Desea el perdón, sin embargo, ha perdido toda espe­ranza. 5Desea escapar, sin embargo, no puede ni siquiera conce­birlo, pues ve pecado por doquier.

5. La mente que no perdona vive desesperada, sin la menor espe­ranza de que el futuro pueda ofrecerle nada que no sea desespe­ración. 2Ve sus juicios con respecto al mundo, no obstante, como algo irreversible, sin darse cuenta de que se ha condenado a sí misma a esta desesperación. 3No cree que pueda cambiar, pues lo que ve da testimonio de que sus juicios son acertados. 4No pre­gunta, pues cree saber. 5No cuestiona, convencida de que tiene razón.

6. El perdón es algo que se adquiere. 2No es algo inherente a la mente, la cual no puede pecar. 3Del mismo modo en que el pecado es una idea que te enseñaste a ti mismo, así el perdón es algo que tiene que aprender, no de ti mismo, sino del Maestro que repre­senta tu otro Ser. 4A través de Él aprendes a perdonar al ser que crees haber hecho, y dejas que desaparezca. 5Así es como le devuelves tu mente en su totalidad a Aquel que es tu Ser y que jamás puede pecar.

7. Cada mente que no perdona te brinda una oportunidad más de enseñarle a la tuya cómo perdonarse a sí misma. 2Cada una de ellas está esperando a liberarse del infierno a través de ti, y se dirige a ti implorando el Cielo aquí y ahora. 3No tiene esperan­zas, pero tú te conviertes en su esperanza. 4Y al convertirte en su esperanza, te vuelves la tuya propia. 5La mente que no perdona tiene que aprender, mediante tu perdón, que se ha salvado del infierno. 6Y a medida que enseñes salvación, aprenderás lo que es. 7Sin embargo, todo cuanto enseñes y todo cuanto aprendas no procederá de ti, sino del Maestro que se te dio para que te mos­trase el camino.

8. Nuestra práctica de hoy consiste en aprender a perdonar. 2Si estás dispuesto, hoy puedes aprender a aceptar la llave de la feli­cidad y a usarla en beneficio propio. 3Dedicaremos diez minutos por la mañana y otros diez por la noche a aprender cómo otorgar perdón y también cómo recibirlo.

9. La mente que no perdona no cree que dar y recibir sean lo mismo. 2Hoy trataremos, no obstante, de aprender que son uno y lo mismo practicando el perdón con alguien a quien consideras un enemigo, así como con alguien a quien consideras un amigo. 3Y a medida que aprendas a verlos a ambos como uno solo, extenderemos la lección hasta ti y veremos que su escape supone el tuyo.

10. Comienza las sesiones de práctica más largas pensando en alguien que no te cae bien, alguien que parece irritarte y con quien lamentarías haberte encontrado; alguien a quien detestas vehementemente o que simplemente tratas de ignorar. 2La forma en que tu hostilidad se manifiesta es irrelevante. 3Probablemente ya sabes de quién se trata. 4Ese mismo vale.

11. Cierra ahora los ojos y, visualizándolo en tu mente, contém­plalo por un rato. 2Trata de percibir algún atisbo de luz en alguna parte de él, algún pequeño destello que nunca antes habías notado. 3Trata de encontrar alguna chispa de luminosidad bri­llando a través de la desagradable imagen que de él has formado. 4Continúa contemplando esa imagen hasta que veas luz en alguna parte de ella, y trata entonces de que esa luz se expanda hasta envolver a dicha persona y transforme esa imagen en algo bueno y hermoso.

12. Contempla esta nueva percepción por un rato, y luego trae a la mente la imagen de alguien a quien consideras un amigo. 2Trata de transferirle a éste la luz que aprendiste a ver en torno de quien antes fuera tu "enemigo". 3Percíbelo ahora como algo más que un amigo, pues en esa luz su santidad te muestra a tu salvador, sal­vado y salvando, sano e íntegro.

13. Permite entonces que él te ofrezca la luz que ves en él, y deja que tu "enemigo" y tu amigo se unan para bendecirte con lo que tú les diste. 2Ahora eres uno con ellos, tal como ellos son uno contigo. 3Ahora te has perdonado a ti mismo. 4No te olvides a lo largo del día del papel que juega la salvación en brindar felicidad a todas las mentes que no perdonan, incluyendo la tuya. 5Cada vez que el reloj dé la hora, di para tus adentros:

6El perdón es la llave de la felicidad.
7Despertaré del sueño de que soy mortal, falible y lleno de pecado, y sabré que soy el perfecto Hijo de Dios.



¿Qué me enseña esta lección?

Muchos no relacionan, aún, el dolor físico con el dolor emocional. Sin embargo, si observásemos con atención como funciona la acción de Dar y Recibir, veríamos con total claridad, que tanto el dolor como el sufrimiento que experimentamos a través de nuestro cuerpo, es la consecuencia del dolor y el sufrimiento que ocupa nuestra mente.

Relacionar la manifestación del dolor de nuestro cuerpo con un sentimiento de odio hacia alguien, no forma parte del pensamiento de nuestro ego. La creencia en la venganza, cuando nos sentimos atacados nos lleva a justificar nuestro odio y rencor hacia la persona que nos ataca.

Si sembramos dolor o rencor, ¿qué esperamos cosechar?

Respondemos con dolor o rencor, hacia el ataque del otro, porque elegimos interpretar ese gesto como un ataque. Ahora bien, podemos ver las cosas de otra manera. Podemos dejar de vernos separados del mundo que nos rodea y ver en cada uno de nuestros hermanos el verdadero Ser de Luz que habita en su interior.

Si vemos tan sólo el envoltorio, el cuerpo, y las acciones que se desencadenan del ser temeroso que trata de dirigirlo, entonces no encontraremos nunca la paz.

Si elegimos perdonar, estaremos reconociendo al Ser verdadero y estaremos abriendo las puertas que nos conduce a la felicidad.

Ejemplo-Guía: "Perdonando a nuestros enemigos..., perdonando a nuestra propia oscuridad"

Esta Lección nos invita a experimentar la fuerza del amor. Y lo hace a través de la práctica del perdón.

Cómo bien expresa la Lección, el perdón es algo que se adquiere, algo que se aprende y yo me atrevería a decir, que es algo que se recuerda, pues en verdad somos esencias de amor.

Bien, este ejercicio nos queda bien explicado en el desarrollo de esta Lección. Tan sólo tenemos que identificar a aquella persona que tenemos catalogada en el grupo de "enemigos" y buscar en ella cualquier expresión de luz que nos invite a contemplarla desde la visión del perdón.

¿Tienes dificultad para realizar esta visualización? ¿No sabes cómo ver la luz en el otro? Te comparto lo que suelo hacer para ayudarme a encontrar esa luz.

Mientras que vea al otro como un ser separado de mi, tendré dificultad para encontrar en él su aspecto luminoso. Esto ocurre por la sencilla razón de que estoy mirándolo desde la oscuridad. Separación y oscuridad es lo mismo.
Por lo tanto, lo primero que hago es cambiar esa vieja creencia y en su lugar elijo verlo desde la unidad, es decir, cuando lo miro, lo hago como si me estuviese mirando en un espejo en el que su imagen es mi imagen proyectada.

Cuando tomo esa decisión, cuando al mirar al otro, lo hago con la certeza de que lo que estoy viendo en él, es la proyección de mi propio yo, entonces, no puedo menos que agradecerle desde el corazón la ayuda que me presta, pues gracias a su presencia, tengo acceso a una información de la que no soy consciente. Cuando al mirarlo, lo que veo, me lleva a juzgarlo y a condenarlo, lo que en verdad estoy haciendo es juzgarme y condenarme a mi mismo.

Esta visión es profundamente liberadora. El otro pasa de ser el enemigo, a la condición de maestro. Si veo en él la envidia, debo preguntarme, de forma inmediata, dónde se encuentra en mí la envidia.

Fijaros de la importancia de esta propuesta. Fijaros, igualmente, de la invitación que nos hace la Lección, cuando nos indica que busquemos la imagen de un amigo y cuando lo hayamos hecho, lo envolvamos en la luz que hemos visto en el enemigo. En verdad, lo que nos está diciendo es que no importa, la catalogación que hagamos del otro, enemigo o amigo, lo que verdaderamente importa, es que estamos viéndonos a nosotros mismos en ellos.

Si al visualizar al enemigo o al amigo, vemos aspectos positivos y aspectos negativos en ellos, dichos aspectos es lo de menos, la llave que ha de llevarnos a la felicidad, es reconocer, que ambos están reflejando la proyección que hacemos de nosotros mismos.

No podremos dar lo que no tenemos, por lo tanto, si vamos a envolver de luz, tanto al enemigo como al amigo, previamente, debemos encontrar esa luz en nosotros mismos. Este ejercicio, nos ayuda a comprender, que dando es como recibiremos y conservaremos.

Esta práctica, es un ejercicio de alquimia, pues lo que realmente estamos haciendo es transformar los "metales pesados", es decir, nuestros viejos miedos, en el metal más preciado, el oro, símbolo de la Consciencia.

viernes, 29 de abril de 2016

Cuentos de Hadas, Astrología y Simbología: "La Bella y la Bestia". 2ª parte

El afirmar que el hombre camina por la vida sin rumbo, puede interpretarse como una afirmación excesivamente rigurosa, sin embargo, la realidad de cada día nos demuestra, que la confusión y el afán de evasión se va apoderando lentamente de las mentes de los hombres.

Recientes estudios estadísticos, demuestran que la depresión y las enfermedades psicosomáticas, en general, están aumentando en la sociedad. Muchos piensan que la razón de este crecimiento debemos buscarlas en las circunstancias sociales que estamos viviendo, que no permiten dar salida y satisfacción a los propósitos humanos, sin embargo, existe otro motivo más profundo y menos valorado, a pesar de ser el más importante, me estoy refiriendo a la falta de significado de la vida, a la falta de norte espiritual.
Desde que nacemos, nuestros padres se preocupan, por lo general, en alimentarnos y en vestirnos, en darnos una educación cultural que nos permita el día de mañana ser grandes personajes, hombres de provecho, pero olvidan que el niño necesita comprenderse a sí mismo, para lograr sobrevivir en el complejo mundo en el que vive, él necesita echar raíces sólidas, necesita establecer un dialogo de comprensión con su mundo íntimo, de tal modo que pueda poner orden en él, pues es el único modo que logrará vivir con equilibrio y orden en el mundo exterior.
Los Cuentos de Hadas, ayudan al niño a alcanzar esa conquista interna, pues les transmite de un modo sutil, por vía intuitiva, una educación moral que ha de convertirse en los sólidos cimientos de la realidad que ha de construir.
Este trabajo va dirigido, especialmente, a los padres y educadores, pues de dar a conocer las claves ocultas que darán un significado espiritual y trascendente a los Cuentos de Hadas. Ahora bien, no es nuestro propósito, que al comprender el mensaje oculto del cuento, el padre revele su contenido al niño, ya que cualquier interpretación racional que hagamos, privará al niño de la magia alquímica que le llevará a sentirse, él y sólo él, el héroe, el vencedor de la prueba.
Por ello, hagamos un paciente esfuerzo y evitemos que nuestro hijo adivine que conocemos sus sentimientos más profundos y su implicación con el cuento.
Como ya hemos dicho en otra ocasión, el uso de la Astrología nos ayudará a ir desvelando los misterios de la vida que, tan extraordinariamente, se ha recogido en la tradición popular de los Cuentos de Hadas. En esta ocasión, vamos a analizar el cuento de la Bella y la Bestia, y para ello, he elegido la versión traducida por Yolanda Chaves y publicada por Walt Disney (Ed. Gaviota, s.a)

 1ª Escena: Prueba del Príncipe. “Aprender a Amar
“Hace mucho, mucho tiempo, en un país lejano, vivía un Príncipe en un hermoso castillo…”

¿Quién es ese Príncipe, astrológicamente? Espiritualmente, la condición de Príncipe, nos revela que somos herederos de un “reino”, de un “poder”. En Cábala, el Séfira que hereda los poderes de “Arriba”, de la Divinidad es Hesed, cuya representación planetaria es Júpiter. Este planeta, regenta al signo del Elemento Fuego, Sagitario, y vemos que dicho arquetipo, es el que resume los trabajos “principescos”, es decir, a través de Sagitario, el hombre debe ser heredero, instrumento de la divinidad y exteriorizar su Designio Divino. El Príncipe está en analogía con el signo de Sagitario cuya misión es ser portador de altos valores espirituales y morales.

En el Mandala de estudio situamos a Sagitario como Ascendente (sector astrológico que nos informa de los rasgos de la personalidad, expresando los atributos del Yo), y a partir de ahí, comenzamos su estudio.
Otra pista que nos aporta la narración del cuento, es la procedencia de su reino. Un “país lejano”, esto es, la Tierra del Espíritu en relación a la Tierra Humana. El Elemento Fuego en relación a Elemento Tierra, se entiende como lo que está más allá de la realidad.
Nos refiere el narrador que el Príncipe lo tenía todo. Las posesiones en Astrología debemos buscarlas en las Casas Terrestres Fijas (He) y en especial la Casa II, si lo que pretendemos es tener información de sus riquezas materiales. Si nos trasladamos al Mandala, encontramos que Sagitario-Príncipe posee en abundancia a Capricornio (signo que ocupa la casa II), es decir, posee potencialmente el poder de hacer tangible las cosas, de materializarlas, es decir, el poder sobre el mundo material, donde adquiere un gran poder ejecutivo para conseguir cualquier deseo físico.

Sin embargo, era caprichoso, egoísta y cruel. Estas cualidades oscuras del Príncipe-Sagitario, debemos buscarla formando parte de su naturaleza inconsciente, en el sector donde se manifiestan nuestros deseos más íntimos y faltos de luz-conciencia. Este canal, es la Casa XII, que como podemos ver, está dando cobijo al signo fijo del Elemento Agua Escorpio. Este signo, interpretado como una cualidad del alma irredimida, como un aspecto negativo, es el responsable de los atributos antes descritos: egoísmo y crueldad. En Escorpio, el hombre se siente poderoso y trata de ejercer su poder sin tener en consideración a los demás.
“Una noche fría llegó al castillo una vieja mendiga”

¿Por qué una noche fría? Esa noche es el estado de conciencia en el que vivía el Príncipe. Es la noche de la “prueba”. El signo Escorpio en Casa XII, le estaba invitando a enfrentarse a su propia oscuridad interna.

La vieja mendiga, es un estado evolutivo de la conciencia que nos revela sabiduría. Al tratarse de una mujer, está mostrándonos un aspecto del alma, se trata del alma vieja, de la propia sabiduría, que deseaba habitar en el interior del Príncipe, en su morada, en su mundo interno y emocional. La imagen de mendicidad nos hace intuir los trazos del servicio y el desprendimiento, y ello nos lleva a activar el canal VI, la Casa de la Servidumbre. En esta Casa aparece el signo de Tauro, signo donde se concentra todo el potencial de Sabiduría, destilada a través del Amor, como la Fuerza constructiva del universo.
Tauro es el signo de la belleza, no tan sólo la material, sino también la espiritual. Alcanzar este nivel de conciencia, nos indica que estamos a un paso de alcanzar la perfección. Tauro aporta color a la naturaleza y dota de hermosura todo cuanto crece. Es el símbolo de la Rosa, y no es casualidad que sea una rosa la flor que le ofrece la anciana. La Rosa es el símbolo que recoge los esfuerzos del espíritu por lograr dominar sus vehículos inferiores. Las espinas de las rosas son las pruebas que nos enriquecerán en el camino, que no hará sabio, y el destilar de la flor es el canto a la pureza, el Amor. Por lo tanto, la anciana, le estaba regalando –mostrando-, el camino que debía tomar el Príncipe, representante del Espíritu. Le estaba ofreciendo la oportunidad de desprenderse de las ataduras de Tauro, al poder, al gozo, al placer mundano y transmutar sus emociones dando vida al verdadero Amor Espiritual.

El color de la rosa, rojo, nos aporta una pista significativa por parte del autor. El rojo es el color del planeta Marte, el responsable del impulso emocional y del potencial sexual y creador. Esa pureza a la que alude la “vieja”, es una pureza que debe ser conquistada en ese sentido, pues en verdad, Escorpio en la Casa XII, nos está indicando un mal uso con las fuerzas generadoras. La prueba es superar el sentimiento de la pasión desmedida.
La mendiga le dijo: “no te dejes engañar por las apariencias, la auténtica belleza está en el interior de las personas”.

Si tuviésemos que resumir en una frase el mensaje del signo Tauro, tendríamos que hacer uso de las palabras de la vieja mendiga. En efecto, el Príncipe no supo ver los “trabajos” de Tauro en su Casa VI. Esto nos sucede prácticamente a todos, pues este sector de nuestra vida nos invita a enfrentarnos a una prueba kármica que exige ser redimida, atendida e inevitablemente superada. Se trata de la asignatura que hemos ido dejando pendiente, vida tras vida, y ahora nos reclama ser atendida inexorablemente. En este caso, la prueba es aprender a amar, no lo superfluo, sino lo profundo y eterno.
Continúa el Cuento diciéndonos, que en verdad la anciana era una hechicera y que vio que en el corazón del Príncipe no había amor. Como castigo lo convirtió en una bestia y lanzó un hechizo sobre todos los habitantes del castillo.
En verdad, que el sector VI en astrología, posee esa magia transmutadora y liberadora. En ese sector debemos desprendernos de las tendencias más viejas y caducas que hay en nosotros, y ellas son las que conocen mejor que nadie lo que ocurre en nuestro corazón, al tiempo que puede convertirnos en seres de una calidad inferior, es decir, el estancamiento, la no aceptación de la prueba, nos convierte en seres inferiores y nos lleva a quedar rezagados en el proceso de la evolución.
Antes de desaparecer, la vieja le entregó un espejo encantado que lo conectaría con el exterior y le dejó la Rosa, la cual se mantendría fresca hasta que alcanzara la edad de 21 años. Para romper el hechizo, tendría que amar a otra persona y conseguir ser correspondido antes de que cayera el último pétalo de la Rosa. Si no lo conseguía, quedaría para siempre convertido en Bestia.
¿Qué significado se esconde detrás de ese espejo mágico? Podríamos decir que la hechicera no abandonó por completo al Príncipe en su desdicha, pues puso en sus manos una poderosa herramienta, que se convertiría en el único “arma” con la que poder conseguir superar la prueba.
El espejo le permitiría contemplar su feo rostro, esa figura, ese aspecto de su personalidad, que habría permanecido oculta por la poderosa imagen del Príncipe. Cabalísticamente, Yesod-Luna, es el Séfira que hace funciones de “espejo”, pues su papel es proyectar los contenidos de los demás Séfiras (Centros de Consciencia), con el propósito de que éstos lleguen al mundo material. Esta misma función, es desarrollada por la Luna, que como vemos va reflejando la luz del Sol-Espíritu. Pues bien, el signo que regenta el planeta Luna es Cáncer y en el Mandala de estudio ocupa el sector VIII, el que nos revela el contenido de nuestros inconsciente, esa parte de nuestra personalidad desconocida y por lo general rechazada.

Cáncer es el signo por donde emanan los sentimientos más puros; representa el nacimiento  del deseo en el hombre, el cual está impregnado de un gran poder transmutador. Por lo tanto, ese espejo mágico – Cáncer – situado en el mundo oscuro del inconsciente, le estaba indicando al Príncipe que debía proyectar emociones y sentimientos de sublime pureza, que debía elevar las vibraciones de sus sentimientos y desear nobles propósitos.

Por otro lado, se fija un tiempo para superar la prueba, los 21 años. A esa edad, el hombre adquiere el Cuerpo Mental y comienza a trabajar en la dinámica de Libra, donde deberá aprender a integrar lo opuesto a través de la experiencia de complementación: se trata del matrimonio alquímico. Si en la etapa anterior, es decir, durante los trabajos del Cuerpo de Deseos, personificados por los signos de Agua y las Casas de Agua (Cáncer, Escorpio, Piscis, Casa IV, VIII y XII), no se consigue sublimar la naturaleza emocional, de tal modo que seamos capaces de amar a los demás, entonces, quedaría para siempre estancado en la impureza de sus emociones como una Bestia. Dejará de ser Sagitario-Príncipe, para convertirse en Escorpio-Bestia.

Por lo tanto, debemos situar este signo, Escorpio, como Ascendente, mientras permanezca bajo los ropajes de la Bestia. Si así lo hacemos, comprobaremos que la Casa VII, la que nos habla de los demás y sobre todo, de nuestro complemento, está ocupada por el signo de Tauro. Es esta la razón  por la que se fija como fecha límite, al caer el último pétalo de la Rosa. Él debe integrar su otro-yo, el amor profundo, en su personalidad, si no lo hace, quedaría siempre dividido, identificado con sus valores más primarios, representados por Escorpio irredimido. Quedaría preso del egoísmo; preso de su crueldad y fealdad.

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 120

LECCIÓN 120

Para los repasos de mañana y noche:

1. (109) Descanso en Dios.

2Hoy descanso en Dios y dejo que Él obre en mí y a través de mí, mientras descanso en Él en silencio y con absoluta certeza.

2. (110) Soy tal como Dios me creó.

2Soy el Hijo de Dios.
3Hoy dejo a un lado todas las enfermizas ilusiones que albergo acerca de mí mismo y dejo que mi Padre me diga quién soy.

3. A la hora en punto:
4Descanso en Dios.

3Media hora más tarde:
4Soy tal como Dios me creó.
  
¿Qué me enseña esta lección?

1. (109) Descanso en Dios.

No se trata de una actitud pasiva, todo lo contrario, “Descansar en Dios” es la elección más importante y activa que podemos tomar.

Esta decisión conlleva el servir a nuestra personalidad espiritual, la única y verdadera.

Esta decisión nos lleva a no dar valor a la llamada de los instintos corporales provenientes del ego. Nos lleva a dejar de ver lo ilusorio, el conflicto, los problemas que acucian nuestros pensamientos llevándonos a identificarnos con el dolor y el sufrimiento, con la tristeza y la desolación.

Descansar en Dios, es tener la certeza de que somos Hijos de Dios y que hemos recibido la herencia que nos corresponde: la felicidad, la paz, la dicha, el amor, la abundancia, la eternidad.

Descansar en Dios es sentirse a salvo, sano y pleno. Es tener la certeza de que somos perfectos e impecables.

Tema de reflexión: ¿Qué me impide gozar del descanso de Dios?


2. (110) Soy tal como Dios me creó.

Soy tal como Dios me creó, esto es, Perfecto. Libre de toda limitación. Libre de pecado, de culpa.

Libre de la ilusión y poseedor de la verdad.

Libre de culpa y libre de ser perdonado.

Libre de la necesidad de ser castigado.

Soy todo Amor. Soy Uno con todos mis Hermanos.

Soy portador de dicha, de paz y de felicidad.

Soy Hijo de Dios.

Tema de reflexión: ¿Cómo te sientes, teniendo la certeza de que eres el Hijo de Dios?

jueves, 28 de abril de 2016

Cuentos de Hadas, Astrología y Simbología: "La Bella y la Bestia". 1ª parte


“Todos son necesarios, al igual que los ingredientes de un gazpacho”
Al abordar este tema, me siento obligado a analizarlo desde tres perspectivas diferentes. Por un lado, describir la importancia de los Cuentos de Hadas en el desarrollo de la psique humana. Por otro, compartir una visión nueva y diferente del empleo de la Astrología en nuestras vidas, y por último, sin que ello le reste importancia, un acercamiento al lenguaje de los símbolos, como herramienta, imprescindible, para conocer el mensaje de nuestro Yo Espiritual y de nuestro inconsciente.

Para desarrollar el primer objetivo, haremos un acercamiento psicológico de la importancia de los Cuentos de Hadas y basaré este estudio en la visión recogida por un importante y célebre psiquiatra y psicólogo infantil, el Doctor Bruno Bettleheim, experto en educación de niños difíciles y en cuyo sistema pedagógico, estudió profundamente la influencia de los Cuentos de Hadas en la educación.
En su obra “Psicoanálisis de los Cuentos de Hadas” (ed. Crítica), examina los cuentos más conocidos de la cultura occidental y pone de relieve su función liberadora y formativa para la mentalidad infantil.

Para desarrollar el segundo de los objetivos, presentar una visión distinta, original y creativa de la Astrología, voy a analizar uno de los Cuentos de Hadas más simbólicos y que hoy en día está muy de moda, me refiero a la Bella y la Bestia. Haciendo uso de Mandalas, iremos viendo como la narrativa de este cuento describe minuciosamente, las verdades que están inscritas potencialmente en los 12 Grandes Arquetipos Astrológicos que conocemos comúnmente como signos del zodíaco.
Comprenderemos, como el hombre en su progresivo desarrollo de conciencia, sigue fielmente los patrones cósmicos. Podríamos plantearnos, y así lo haremos, si los inspirados escritores de cuentos, no recibieron por vía intuitiva la comprensión de verdades que traspasaban su capacidad consciente y que sólo supieron plasmar por vía inspirativa, poética, soñadora, imaginativa, o lo que es lo mismo, inconscientemente. O tal vez, deberíamos descubrirnos ante verdaderos hacedores de la magia, que estando en posesión de conocimientos trascendentes sobre misterios ocultos de la existencia, plasmaron en un lenguaje acorde para ser entendido por el Ser Profundo, que con el tiempo adoptaron cuerpo de tradición y se convirtieron en narraciones fabulosas, en cuentos mágicos, en verdaderas obras de arte, que siempre perdurarán en el tiempo, porque en verdad expresan verdades eternas.

Así pues, vamos a contemplar a la Astrología desde su vertiente creativa, no como estamos acostumbrados a verla en su aspecto predictivo. La Astrología, abarcando el sentido más amplio que podremos conocer sobre los orígenes de nuestra naturaleza y la de las Fuerzas Creadoras, abarca un amplio terreno interpretativo, tanto es así, que tendríamos dificultad si quisiéramos poner límites a sus manifestaciones.
En la actualidad, hablamos de Astrología Mundana, para referirnos a las interpretaciones de cartas propias de países, de gobiernos.  Hablamos de Sinastría, para abarcar el estudio de Cartas Astrales en el terreno de las relaciones humanas o de pareja. Hablamos de Astrología Horaria para estudiar hechos y fenómenos que forman parte de nuestra cotidianidad. Hablamos de Astrología Predictiva, y entonces hacemos referencia a cálculos de Cartas basadas en la Teoría de las Progresiones o Revoluciones. Igualmente, podemos ampliar el estudio astrológico y aplicarlo al terreno de la salud y entonces hablamos de Astrología Médica, o al terreno del progreso psicológico y hablamos de Astrología Psicológica.

En el estudio, abarcaremos aspectos de la Astrología Espiritual, de la Astrología Cabalística y de la Astrología Psicológica.
Al igual como ocurre con los Cuentos de Hadas, que como hemos dicho expresan verdades eternas, la Astrología se expresa en esos mismos términos de eternidad y debemos añadir que abarca un sentido holístico del Ser y de su existencia.
Por último, y para cubrir el tercero de los objetivos marcados, nos ocuparemos de analizar los símbolos, lo que nos permitirá conocer las claves que son necesarias para poder comprender el lenguaje con el que normalmente se expresan los Cuentos de Hadas, el mismo lenguajes con el que se expresa nuestro Yo Espiritual y que además de los Cuentos, podemos ver expresado en los sueños y en las anécdotas circunstanciales de nuestras vidas.
Citando a Bruno Bettelheim: “Si deseamos vivir, siendo realmente conscientes de nuestra existencia, nuestra necesidad más vigente y difícil es la de encontrar un significado a nuestras vidas”.

“No se adquiere repentinamente, ni a una edad determinada, sino que se logra tras haber alcanzado la madurez psicológica, y esto, exige un largo desarrollo”
“Hay demasiados padres que exigen que las mentes de sus hijos funcionen como las suyas. Sin embargo, la autocomprensión, se desarrolla tan lentamente como nuestro cuerpo y mente”.

“Actualmente, la tarea más importante y al tiempo la más difícil en la educación de un niño es la de ayudarle a encontrar sentido a la vida”.
“El niño mientras se desarrolla debe aprender, paso a paso, a comprenderse mejor. Para alcanzar un sentido más profundo, es preciso creer que uno puede hacer una importante contribución a la vida, si no ahora, en el futuro”.

“En esta tarea, nada más importante que el impacto que causan los padres y aquellos que están al cuidado del niño; en segundo lugar, lo ocupa en importancia, nuestra herencia cultural y la literatura aporta una gran información”.
“La literatura, si quiere enriquecer la vida de un niño debe estimular su imaginación, ayudarle a desarrollar su intelecto y a clarificar sus emociones; ha de estar de acuerdo con sus ansiedades y aspiraciones, hacerle reconocer plenamente sus dificultades, al tiempo, que le sugiere soluciones a los problemas que le inquietan".

Resumiendo, debe estar relacionada con todos los aspectos de su personalidad al mismo tiempo.
Este es el papel de los Cuentos de Hadas, ya que de ellos se puede aprender mucho sobre los problemas internos de los seres humanos.

¿Cuáles son las aportaciones de los Cuentos de Hadas?         
  • Aportan importantes mensajes al consciente, preconsciente e inconsciente.
  • Hacen referencia a los problemas humanos universales que preocupan a la mente del niño que se encuentre en desarrollo.
  • Aportan una enseñanza moral (bien-mal).
  • Enseña que la lucha entre las serias dificultades de la vida es inestable, y que estas, cuando son afrontadas con valor, se llega a dominar y alcanzar la victoria.
  • Nos enseña sobre la polarización de la mente.
  • Ayuda a la comprensión y alienta el desarrollo de su personalidad.
  • Ayuda a conectar con el aspecto religioso de la vida.
  • Es terapéutico, encuentra las soluciones mediante la contemplación de la historia.
Continuará

UCDM. Libro de Ejercicios. Lección 119

LECCIÓN 119

Para los repasos de mañana y noche:

1. (107) La verdad corregirá todos los errores de mi mente.

2Me equivoco al pensar que hay algo que pueda hacerme daño.
3Soy el Hijo de Dios, Cuyo Ser des­cansa a salvo en la Mente de Dios.

2. (108) Dar y recibir son en verdad lo mismo.

2Hoy lo perdonaré todo, para así poder aprender a aceptar la verdad acerca de mí, y llegar a reconocer mi impecabilidad.

3. A la hora en punto:
2La verdad corregirá todos los errores de mi mente.

3Media hora más tarde:
4Dar y recibir son en verdad lo mismo.

¿Qué me enseña esta lección?

1. (107) La verdad corregirá todos los errores de mi mente.

El error principal del que emanan otros errores, es la creencia en la separación.

Esa creencia nos ha llevado a identificarnos con el envoltorio material del cuerpo físico, llevándonos a pensar que ese cuerpo es todo lo que somos.

Poseído de esa efímera identidad, atacamos aquello que nos recuerda nuestra creencia en la separación. El otro es nuestro enemigo y nuestras relaciones especiales se fundamentan en la búsqueda de acallar el sentimiento de culpabilidad que nos invade. Un sentimiento de deuda pendiente, nos lleva al encuentro de relaciones que en vez de aportarnos felicidad, nos lleva a sacrificarnos.

La verdad nos lleva a ser consciente de que nuestra única realidad es que Somos Seres de Luz, emanados por la Mente Creadora de nuestro Padre. Todos los seres humanos formamos parte de una misma Filiación.

Tema de reflexión: Mis relaciones especiales. ¿Qué me aportan? 


2. (108) Dar y recibir son en verdad lo mismo.

Cuando la verdad nos eleve por encima de la visión de la separación y nos acerque al Plano de la Unidad, se producirá en nosotros la evidencia de que cuando damos a los demás, estaremos, al mismo tiempo, recibiendo.

Cuando sea capaz de ver, que tú y yo somos Uno, aquello que te dé, lo estaré recibiendo yo, al mismo tiempo. Si doy amor, estaré recibiendo amor; si en cambio, doy odio, recibiré tu odio.

Cuanta sabiduría encierra esta lección, ya que, si somos conscientes de que recibimos lo que damos, dejaremos de sentirnos víctimas cuando lo que recibimos no nos es grato.

Nuestra respuesta ante este tipo de experiencia, debe llevarnos a tomar consciencia de lo que los demás nos aportan, pues en ello va implícita una maravillosa lección.

Tema de reflexión: ¿Crees que recibimos, aquello que damos?

miércoles, 27 de abril de 2016

Cuento para Tauro: "Un bello despertar - Final"

  • Y pensar que tan sólo hace 20 minutos, me disponía a huir de la ciudad y procurarme una velada espléndida. Pero que más da, lo cierto es que he de acudir a la recepción de esta tarde y presentar los informes del mes. –Sr Don…, no podía alejar aquellos pensamientos de su cabeza y continuó organizando sus ideas-.
  • ¿Pero qué ocurrirá cuando sepan todos que intento negar la apertura de las exposiciones de pintura y escultura en el banco. Intentarán desollarme vivo, al igual que en la pesadilla. No, no puedo permitir que este comité de la juventud quede sin la oportunidad que merecen. Les apoyaré, y si he de enfrentarme con la oposición, no importa, aportaré de mis propios ingresos los medios para fomentar dichos actos… -aquellos pensamientos atormentaban una y otra vez el espíritu intranquilo del gran magnate, cuando, una vez más, sería el camarero quien lo haría volver a la realidad-.
  • Sr, perdóneme de nuevo, pero le vuelven a llamar por teléfono. Es un tal Sr...
  • Dígame…
Desde el otro lado del  micrófono, una voz nerviosa y entrecortada, apenas si podía hablar.
  • Señor, perdóneme la torpeza, pero el chófer está enfermo y no disponemos en estos instantes de ningún sustituto.
  • No se preocupe, iré andando.
  • Pero, ¡Sr Director! -exclamó admirado el interlocutor-, con el calor que hace...
  • Usted limítese a demorar unos 15 minutos la reunión.
  • Pero, Sr Don…
Tan sólo pudo oír el chaquillo del teléfono al colgar, quedando sorprendido por tan inesperada respuesta. 

En su paseo, cruzó su camino con dos vagabundos que tenían un particular parecido con un recuerdo no muy lejano. Se les acercaron pidiéndole ayuda o, al menos, el resto del cigarro que casi quemaba sus labios. Pasó de largo sin mirarlos; de repente, paró sus pasos y quedó inmóvil. Su cuerpo estaba rígido.

En esos momentos una luz apareció en su corazón. Algo desconocido pero bello. 

Volvió hacia atrás y habló a ambos con amabilidad. Les invitó a acompañarle en su paseo y le ofreció un cigarro a cada uno.

En su recorrido se encontraron con una lujosa pastelería y, cosa poco habitual en él, sorprendiendo incluso a los dependientes, pasó de largo, pero no sin antes haber dado a sus nuevos amigos el suficiente dinero como para que devorasen un par de docenas de dulces de los mejores. 

Anduvo con rapidez, tropezando con el bulto de un hombre inválido, que se arrastraba borracho por el suelo, balbuceando ayuda para saciar su sed de alcohol. 

No pensó en lo que debería hacer. Lo tomó en brazo y se acercó a la parada de taxis más cercana. 
  • Por favor, al hospital más próximo.
Se le estaba haciendo tarde para la entrevista. Sabía que su voto para dar una respuesta afirmativa era imprescindible y único, por lo que debía llegar antes que, los de su comité tomasen la palabra y pronunciasen la negativa. 

Se apeó delante de un gran edificio que llevaba inscrito en su fachada, en un gran rótulo luminoso, su nombre, el mismo que el de la empresa. 

Subió rápidamente las escaleras y no se preocupó en aquella ocasión, en esperar el ascensor como habitualmente solía hacer, aunque tan solo tenía que ir a la segunda planta. 

Llegó casi asfixiado y se dijo que debería perder algún peso. 

Ambos comités estaban reunidos y tan sólo esperaban, que de un momento a otro se concretara la respuesta final al proyecto. 

Pero de pronto el estrépito de la puerta al abrirse bruscamente, hizo que el que se disponía a confirmar lo que iba a ser una sentencia negativa, volviese su rostro hacia la entrada, y con expresión de satisfacción, se apresuró a dar la noticia a su jefe. 
  • Sr Director…, al fin, ya pensábamos que no vendría y nos disponíamos a refrendar, con su aprobación, el acuerdo de negación contra la apertura de las exposiciones, patrocinado por la sección de arte y…
  • Ya está bien Sr..., conozco, al igual que usted, todas las clausulas que han sido verificadas en respectivas sesiones de nuestro comité, es más, como máximo representante de él, invalido desde este momento los acuerdos obtenidos hasta la fecha y me inclino a satisfacer la demanda del comité patrocinador de la universidad de bellas artes, dándole mi aprobación para que en la fecha dispuesta se inicien las aperturas.
Nadie podía creer lo que allí estaba pasando. No daban crédito de lo ocurrido. En su comité estaban todos extrañados y sorprendidos, en cambio el comité demandante estaba, estaba, no encuentro otras palabras que las de muy agradecido y sumamente satisfecho, y no porque habían encontrado a un gran personaje de las finanzas, sino porque la belleza es un vinculo externo del amor, y aquella persona había actuado con belleza y sabiduría. Era portador de un bienestar que desprendía una gran asignatura aprendida, la de saber AMAR.


FIN