sábado, 16 de abril de 2016

Oración del Padre Nuestro (V)

Gueburah: “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy”

Tendremos que recurrir al Génesis, para conocer qué sentido debemos dar al término “pan nuestro”, ya que es en ese libro sagrado, donde por primera vez se hace alusión al concepto pan, para describir una condición del alma humana, en el proceso de la creación.

17 Al hombre le dijo:
“Como le hiciste caso a tu mujer y comiste del fruto del árbol del que te dije que no comieras, ahora la tierra va a estar bajo maldición por tu culpa; con duro trabajo la harás producir tu alimento durante toda tu vida. 18 La tierra te dará espinos y cardos, y tendrás que comer plantas silvestres. 19 Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste formado, pues tierra eres y en tierra te convertirás”.
Merece la pena hacer esta extensa presentación, pues ello nos permitirá desgranar el significado oculto que encierra este pasaje.
El Génesis nos describe en las peripecias recogidas en este guion, las andaduras del alma humana ubicada en los albores del 4ª Día de la Creación. Estadio, que como hemos visto en el apartado dedicado al punto anterior, se corresponde con la dinámica del Séfira Hesed.
El despertar de la conciencia al poder de los sentimiento –Eva-, nos lleva a emprender el camino que se le ha dado llamar en el argot esotérico, de Involución. El objetivo final de esta ruta nos lleva a la conquista de la individualidad; en ese trayecto, el alma humana, hasta ese momento inconsciente de si misma, formaba parte de un Todo Universal.
La tangibilidad propia del 4º Día de la Creación, la fase de materialización de la energía, lleva al alma humana a descubrir su desnudez. Es lógico este “estado” en el que se alude a la falta de experiencia propia.
El precio pagado inevitable, por adquirir la conciencia individual lleva al alma humana a perder la conexión directa con la divinidad y la vía de aprendizaje de sus poderes creadores, le sitúa en un mundo inhóspito donde conseguir el alimento, hará necesario un arduo trabajo (Gueburah).
Para una mente racional, las figuras de Adán y Eva, de la serpiente, del Árbol del Bien y de Mal, lleva a argumentar a favor de un guion propio de novela. En cambio, para el iniciado en la Escuela de Misterios, cada uno de estos protagonistas está describiendo, con total claridad, los arquetipos de verdades trascendentes. Adán y Eva, representan a la Humanidad en su proceso evolutivo. La Serpiente, a Lucifer, Portador de Luz, esa luz que nos invita a conocer. El Árbol del Bien y de Mal, cuyo fruto aportaba entendimiento, hace referencia, al Cuerpo Mental que se adquiere en estado germen en el 4º Día de la Creación y que facultaba a la humanidad a discernir.
“Ganarás el pan con el sudor de tu frente”…, podríamos imaginarnos al hombre bregando en el campo y recogiendo las cosechas de sus siembras. El pan, es un producto que requiere ser elaborado. Se trata de un símbolo ancestral del proceso de la creación. Hemos debido sembrar, cuidar la tierra, regarla, velar para que la planta crezca sana. Hay que recoger la cosecha y tratar el grano del fruto cosechado; convertir ese fruto en harina y esa harina mezclarla con agua y cocerla. Al final del proceso, la semilla original, adquiere la condición de pan, preparado para alimentar el cuerpo.
Esa Humanidad infantil, no tendría acceso a tanto conocimiento. Nos cuesta creer que ya se alimentaran de pan. Sin embargo, ese pan, no hace alusión al pan que todos conocemos. Ese pan, es el fruto de nuestras acciones creadoras.
Cada vez que emitimos un deseo, la energía que ponemos en circulación, cuan semilla, llegará el día en que se convierta en pan, en experiencia, y esa experiencia nos alimentará. Ahora bien, la diferencia radica, en que mientras formábamos parte de la conciencia Universal, nos alimentábamos de los “pechos de la divinidad”, sin embargo, la necesidad de aprender por nosotros mismos, nos lleva a un estado de conciencia diferente, donde tendremos que “trabajar” para continuar nuestro crecimiento espiritual.
Por lo tanto, cuando en la oración del Padre Nuestro, evocamos la expresión “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy”, estamos pidiendo a la divinidad, a nuestra divinidad, que se produzca el proceso de alimentación, con el pan de vida, esto es, que el fruto de nuestras acciones, nuestras experiencias, enriquezca nuestra conciencia y no tengamos que repetir vivencias para que esa toma de conciencia se produzca.
Si reflexionamos sobre este punto, deberíamos preguntarnos: ¿aprendemos de nuestras experiencias o necesitamos repetir curso para aprobar la asignatura?

... continuará

Aries y los trastornos de los cabellos.

Vamos a dedicar este artículo a analizar algunas de los síntomas físicos relacionado con el signo de Aries.
Si consultamos cualquier manual de astrología, en el apartado donde se estudie las propiedades anatómicas y fisiológicas de los signos, encontraremos que el primer signo del zodiaco, Aries, rige, especialmente, sobre la cabeza (cabello, ojos, oídos, nariz, mandíbula superior, etc).
Es este artículo, analizaremos el significado de las enfermedades relacionadas con el cabello, los dolores de cabeza (jaqueca y migrañas), así como la sinusitis, trastorno típico de la época primaveral regida por Aries.

Wikipedia:

El pelo es una continuación del cuero cabelludo, formada por una fibra de queratina y constituida por una raíz y un tallo. Se forma en un folículo de la dermis, y constituye el rasgo característico de la piel delgada o fina. La diferencia entre la queratina de la capa córnea y la queratina del pelo es que en el pelo las células quedan unidas siempre unas con otras, dando lugar a una queratina muy muy dura. Cada uno de los pelos consiste en una raíz ubicada en un folículo piloso y en un tallo que se proyecta hacia arriba por encima de la superficie de la epidermis. La raíz se agranda en su base. La zona papilar o papila dérmica está compuesta de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos, que proporcionan al pelo las sustancias necesarias para su crecimiento.
En un adulto el número aproximado de pelos es de unos cinco millones, repartiéndose en forma desigual a lo largo del cuerpo. En la cabeza hay alrededor de un millón, encontrándose entre 100.000 y 150.000 en el cuero cabelludo. El pelo de la cabeza mantiene el calor corporal de ésta y le proporciona al cráneo cierta protección contra los golpes.

En la Biblia, se recoge las peripecias de un personaje que evoca la fortaleza característica del signo Aries. Este personaje es Sansón. Todos recordaremos las aventuras de Sansón y su vinculación con Dalila, la cual,  siendo sobornada por los Filisteos, consiguió que el héroe le revelara el origen de su fuerza. Tras muchos intentos, Sansón compartió su secreto con Dalila, la causa de su poder radicaba en su pelo. Dalila, le traiciona una vez más, pero en esta ocasión tuvo éxito y Sansón perdió su fuerza, siendo capturado. Con el tiempo, le volvió a crecer el pelo y pudo derrocar al enemigo.
Es evidente, que este hermoso pasaje nos enseña una hermosa simbología espiritual, al relacionar el pelo con la fuerza. Más allá del poder físico, debemos ver otro tipo de fortaleza, la que proviene de la parte superior del ser, la mental.
El signo de Aries nos conecta con nuestro Padre, insuflándonos el Poder de la Voluntad. La expresión psicológica de este signo es “Yo Soy”, y cuando se manifiesta externamente esa característica de la personalidad, sentimos la imperiosa necesidad de lanzarnos a acometer las más arriesgadas aventuras, cuanto más inéditas mejor, pues en verdad, lo que estamos sintiendo es la llamada de ejercer nuestro poder creador. Aries es el Poder de Dios en nosotros, y cuando nuestro cuerpo nos traslada información, en forma de trastornos, de las partes fisiológicas relacionadas con la “cabeza”, debemos preguntarnos, cómo está nuestra relación con nuestro Ser Espiritual.


Bioneuroemoción:

CABELLO
2ª Etapa (Protección) y 4ª Etapa (Relación).
Cabellos = Imagen de si mismo (no puedo ser yo mismo)

Calvicie: Se le suma una noción de mancha, de desecho.
Pérdida de cabellos: Conflicto de separación (del clan) + injusticia y desvalorización vivida intelectualmente.
Alopecia areata: El pelo se cae a mechones, dejando áreas sin pelo del tamaño de una moneda de veinticinco centavos. Muchas personas con esta enfermedad sólo tienen unas cuantas áreas de calvicie. Sin embargo, algunas personas pueden perder más pelo. Y aunque es poco común, la enfermedad puede causar la pérdida total del pelo o de todo el vello de la cara y el cuerpo.)
Conflicto: No sentirse reconocido por el padre (real o simbólico).
Resentir: "Estoy preocupado, me como el coco, pienso mucho..."


Jacques Martel:

CABELLO (en general)
Protegiendo la parte cutánea de la cabeza, los cabellos simbolizan la fuerza, la libertad, la belleza y la potencia (pensemos a Sansón en la Biblia).
Están directamente vinculados a la dignidad del ser, a la esencia del poder. Me ponen en contacto con la energía espiritual, cósmica y supra-cósmica. Mis cabellos crecen cerca del séptimo chakra o centro de energía, el chakra corona. El estado de los cabellos es también la representación del poder sexual, genital y reproductor. Varios mitos existen referente a los cabellos (los rubios, los morenos, los calvos…). Es importante saber que mis cabellos son la imagen del poder que tengo para dirigir mi propia vida. ¿Qué es lo que quiero realmente en la vida? ¿Tengo yo la sensación que los demás dirigen mi vida? La fuerza y el valor de coger las riendas de mi vida aumentarán mi sentimiento de libertad y el vigor de mis cabellos. Los cabellos reflejan la alegría de vivir de una persona y su limpieza indica el interés que tiene en estar cuidada, en estar aquí. Observo los diferentes estados de mis cabellos que corresponden a ciertos estados interiores (cabellos quebrados, sin brillo, finos o que se rompen, espesos, etc.) Me mantengo abierto a este maravilloso poder del cielo que son mis cabellos.

CABELLOS (enfermedades de los…)
Diversas causas pueden traer la aparición de enfermedades de los cabellos. Un gran impacto emocional, una reacción excesiva de impotencia frente a una situación, un conflicto latente o varios sentimientos inhibidos tales como la desesperación, las inquietudes, el aburrimiento. Se instala la nerviosidad, crece la inestabilidad emocional, se agotan las fuerzas y los recursos interiores. Vivo un desorden interior. Esta inseguridad puede proceder de mi miedo a la muerte o del hecho que nada es permanente, que todo puede cambiar repentinamente y sin aviso. Me cierro a las energías vitales y mis cabellos cambian de aspecto. Caen, se vuelven grasos o secos, se vuelven blancos (canas), pierden su brillo. Aparece la caspa, resultado de un conflicto interior relacionado conmigo y mi papel social.
Necesito oxígeno. Es la primera cosa que se ha de hacer para restablecer la fuerza y vitalidad de los cabellos. Tomo consciencia que necesito cambiar mis pensamientos y mi actitud frente a las situaciones de la vida. Acepto mantenerme abierto y observo lo que sucede en este momento, sobre todo el modo que adopto para afrontar las diferentes situaciones de mi vida y dejo de arrancarme el pelo.

CABELLOS (pérdida de…)
Los cabellos son el espejo de cierta fuerza interior. Pienso en Sansón (en las escrituras del Antiguo Testamento) que perdía su fuerza con los cabellos cortados… Los cabellos representan el nexo entre lo físico y lo espiritual, lo cual me vincula al cosmos y a la energía espiritual.
Se comparan frecuentemente a una forma de antena con el más allá. Se dice que la herencia es el factor principal de la calvicie, más frecuente en el sexo masculino. Sin embargo, entre los diferentes tipos de calvicie, se encuentra el tipo calvo con barba, el cual está asociado al individuo que usa más sus facultades intelectuales que sus facultades emocionales.
La pérdida de cabellos significa que me he apartado de lo divino en mí. Soy una persona más enfocada sobre el plano material que sobre el espiritual. Puede que tenga mucha intuición pero prefiero usar más los aspectos más materiales, más racionales. Intento lo mejor que puedo controlarlo todo porque tengo miedo de abrirme y perder el control. Rehuso el funcionamiento de base de la vida, con el pretexto que puedo hacer mejor que ella. Todo temor interior conlleva la incapacidad de actuar, la desesperación y tensiones que me cogen de improviso. Es una ilusión de creer hacer mejor que la misma vida. No he de luchar contra la vida porque siempre está conmigo para apoyarme y me ayudará si la escucho y si me mantengo abierto. Sólo he de pedir con total quietud y la vida me dará lo que merezco. Es el inicio; debo confiar en la vida y en mi ser interior y ver las soluciones por todas partes porque existen. El mundo está aquí para ayudarme. ¿Qué más necesito?

La calvicie es la pérdida definitiva (parcial o total) de los cabellos.
Frecuentemente, si pierdo mis cabellos, vivo una o varias situaciones en que la tensión es tan grande que me “arranco los pelos” Varias experiencias estresantes o incluso traumatizantes pueden acelerar el proceso de la calvicie.
Un parto que es fuente de miedo o de inquietud (la mujer puede perder sus cabellos), un golpe emocional grave, una separación, mucha tensión en el trabajo o en el hogar, el gusto de superarse en el plano material o una desvalorización en el plano intelectual. Cuando vivo una multitud de inquietudes y grandes miedos, pierdo el contacto con mi poder interior divino.
Acepto confiar en la vida con la actitud que todo será para lo mejor.


LISA BOURBEAU

CABELLO (PÉRDIDA DEL)

BLOQUEO FÍSICO: Existe un problema de pérdida de cabello cuando éste se cae repentinamente y en mayor cantidad que lo usual.

BLOQUEO EMOCIONAL: Una persona pierde su cabello cuando vive una pérdida o tiene miedo de perder algo o a alguien. Se identifica demasiado con aquello que corre el riesgo de perder o con lo que perdió, y experimenta un sentimiento de impotencia; o bien se siente tan desesperada como para arrancarse los cabellos. También es posible que se acuse de perder algo o de hacer que alguien perdiera algo por una decisión suya. En general, es una persona que se preocupa demasiado por el aspecto material de su vida y tiene miedo de la opinión de los demás, del "qué dirán".

BLOQUEO MENTAL: Si este es tu caso, observa lo que acabas de perder o temes perder y verás que crees SER alguien gracias a ello. Esta creencia es la que te perjudica. Te identificas demasiado con lo que TIENES y HACES, más que con lo que ERES. Crees que si TIENES ese objeto o a esa persona, los demás creerán que ERES una mejor persona. Dile a tu Yo interno que si el universo decidiera que algo o alguien debe desaparecer de tu vida, seguramente habría una buena razón para ello. Es necesario que aprendas a no depender de lo que perdiste o de lo que temes perder. Así aprenderás el desapego. Acepta también que cuando tomas decisiones lo haces con lo mejor de tus conocimientos, y que las consecuencias son experiencias que siempre te enseñan algo.


CABELLO (PROBLEMAS DEL)

BLOQUEO FÍSICO: Se considera un problema capilar todo estado anormal del cabello como: calvicie, canas, caspa, etc.

BLOQUEO EMOCIONAL: Entre los factores que pueden contribuir a debilitar el cabello, podemos encontrar: un gran choque, una reacción demasiado grande de impotencia y desesperación o una sobreexcitación causada por demasiadas preocupaciones e inquietudes en el mundo físico. Los cabellos son antenas que unen nuestra cabeza (nuestro YO SOY desde el punto de vista simbólico) con la energía cósmica (lo DIVINO). Por lo tanto, un problema capilar a menudo indica que no se tiene mucha confianza en la energía divina que nos ayuda a restablecer contacto con nuestra capacidad para hacer nuestra vida. Esta falta de confianza nos resta energía vital. Nuestro cabello es una protección adicional para la piel. Está ahí para recordarnos que debemos sentirnos protegidos por nuestro DIOS interior.

BLOQUEO MENTAL: Tus problemas capilares te recuerdan que seas tú mismo, que confíes en que el Universo va a ayudarte. El aspecto material puede ser importante en tu vida, pero no debe dominar a tu parte espiritual, es decir, lo que tú eres. Abre tus antenas a la Divinidad que hay en ti y verás que las soluciones llegarán más fácilmente, sin que tengas que preocuparte.

CALVICIE

BLOQUEO FÍSICO: La calvicie es la ausencia total o parcial de cabello.

BLOQUEO EMOCIONAL: La calvicie es un signo de autoritarismo o de la persona que abusa de su autoridad, alguien que quiere hacerse obedecer sólo porque le obedezcan, que impone sus puntos de vista sin respetar los de los demás. La persona autoritaria armónica es aquella que, teniendo poder o autoridad en un área, no siente la necesidad de imponerse. Su autoridad es respetada de manera espontánea. De esta forma, la persona a la que se puede llamar autoritaria es aquella que impone sus conocimientos y no acepta su YO SOY tal como es. Se priva de relaciones hermosas y experimenta muchas emociones.



BLOQUEO MENTAL: A la luz de esta descripción, tu cuerpo te manda el mensaje de que reconozcas lo que eres; no tienes que imponer tus puntos de vista o tus conocimientos a los demás. Acepta la idea de que eres una persona autoritaria en lugar de creer que no lo eres y aprenderás a vivir esa autoridad de una manera armoniosa. Además te abrirás a la novedad y volverás a contactar con lo que eres en lugar de querer ser como crees que los demás quieren que seas. 

viernes, 15 de abril de 2016

Oración del Padre Nuestro (IV)


Hesed: “Qué se haga tu voluntad en la tierra como se hace en el cielo”

La vinculación de esta sentencia con el Séfira Hesed, adquiere sentido y significado, cuando analizamos los atributos de este Centro de Conciencia en el Proceso Creativo.

Hesed es esa “tierra paradisiaca”, dispuesta en los Albores de los Tiempos por la divinidad, para que su Obra Creadora, la humanidad, llevase a cabo su crecimiento evolutivo. Esa “tierra paradisiaca” hace referencia a los trabajos del Cuarto Día de la Creación, cuando la humanidad tomó conciencia tangible de si mismo, lo que dio lugar al proceso de individualización.

El Cuerpo Físico es el vehículo más maduro y evolucionado de los que cuenta el hombre. Fue adquirido, en estado germen, en estado potencial, en el Primer Día de la Creación. En el Segundo Día, adquirió en estado germen, el Cuerpo Etérico (Vital). En el Tercer Día, el Cuerpo de Deseos y en el Cuarto Día, el Cuerpo Mental, el de menor evolución.

Con todo ello, queremos explicar, que la manifestación de esa “tierra”, está expresando la necesidad de expresar en acciones, en el comportamiento, aquellas energías, aquellas iniciativas, que previamente han sido sembradas en otro estado de conciencia. Esta situación es semejante a la que se produce, cuando la semilla, tras ser sembrada y brota como planta, da sus frutos.

En la “tierra”, encontramos ese magnífico laboratorio donde se evidencia el resultado de los ensayos. Podríamos decir, que la fase “tierra”, es la mejor de las Escuelas.

“Qué se haga tu voluntad en la tierra como se hace en el cielo” Es importante profundizar en una idea que se desprende de esta proclamación.

Las “cosas” tienen su procedencia primigenia en el llamado cielo. Ya veíamos en el capítulo dedicado a Kether, que a lo que llamamos cielo, está aludiendo a los Planos Espirituales. Al Plano Mental, al Plano Emocional, al Plano Etérico. Esos Planos (Mundos) son más sutiles que el Físico, cuyo estado energético es el más denso.

Podemos decir, que el origen de todo encuentra su punto de partida en el Plano Mental (Kether). Posteriormente esa energía emanada, pasa al nivel emocional (Hochmah). Posteriormente adquiere un primer rostro, algo más definido (Binah), podríamos decir que es el negativo de la realidad que se manifestará en la cuarta fase. Esta secuencia, podemos compararla con los planos diseñados por el arquitecto, donde se definen las medidas que tendrá la edificación, pero no es aún la edificación en si misma. Por último en la dinámica de Hesed, lo que se definió en el plano o formó parte de una maqueta, adquiere forma, y se toma conciencia de lo correcto o incorrecto de la obra.

Por todo lo dicho, podemos concretar, que al pronunciar la sentencia que estamos analizando, estamos pidiendo que se lleve a cabo la toma de conciencia de lo que se debe hacer, es decir, que nuestra individualidad, que nos ha llevado a adquirir una conciencia separada de Dios, recupere el sentido de Unidad. No es necesario que pongamos fin a nuestra individualidad, pues la verdadera riqueza se adquiere tras andar por nosotros mismo el camino, pero, esa riqueza no será completa, hasta que no alcancemos nuestra meta, conjuntamente con nuestros hermanos de ruta.

En Hesed, la humanidad despertó su Cuerpo Emocional (protagonismo de Eva-Femenino). Es en esa misma “tierra”, donde debe penetrar la Voluntad, ese atributo propio de Kether-Unidad.

Con esta proclamación, el hombre reconoce que no es un ser separado de su creador, ni del fruto de la creación, el resto de almas. Es necesario, que ese impulso unificador, se apodere del Cuerpo Emocional del hombre, pues ello, favorecerá la condición de “andrógino”, al que está llamado el ser humano.

jueves, 14 de abril de 2016

Oración del Padre Nuestro (III)


Binah: “Venga a nosotros tu Reino”

Se trata de la primera petición que evocamos en la oración del Padre Nuestro. Las dos primeras sentencias: “Padre Nuestro que estás en los cielos” y “Santificado sea tu nombre”, ponen de manifiesto dos aspectos diferenciados. Por un lado, identificamos a nuestro destinatario. Como decíamos al analizar su significado, se trata de un reconocimiento primordial. Sabemos que la Divinidad es nuestro verdadero Mentor, nuestro verdadero Origen y es a Él con quien establecemos nuestra conversación sagrada.

Por otro lado, la segunda de las sentencias, el Alma Humana, activa su potencial emocional y de nuestro Verbo emana el más hermoso de los Deseos…, “qué el nombre del Padre sea Santificado”. Es como declarar todo nuestro amor a la persona amada. Le deseamos todo lo mejor, y es tanto el amor que sentimos por ella, que estaríamos dispuestos a dar nuestra vida por ella. Sentimos como ambas almas son una misma alma y damos vida en nuestro interior al elevado sentimiento de la Unidad.

Cuando proclamamos “venga a nosotros tu reino”, sí existe una primera petición. Analicemos, todos y cada uno de los misterios que encierra esta expresión.

En primer lugar, advertimos el término “venga”. Ello nos sitúa en la dimensión temporal presente y evidencia un estado de carencia, ya que, al enunciar la solicitud “venga”, hace evidente que no somos poseedores de aquello que solicitamos.

Para comprender esta situación, tendremos que recordar el papel cósmico de Binah-Inteligencia Activa, en el proceso creador. Kether-Hochmah-Binah forman el Triángulo Supremo que da expresión al Rostro de Dios. Padre-Hijo-Espíritu Santo, tres aspectos distintos que forman una sola Unidad.

Binah es el Vav Primordial, del nombre sagrado Jehová, la expresión externa de la Divinidad. Cuando su atributo se activa, somos testigos de un modo visible de aquello que ha sido fraguado en el mundo interior. Por lo tanto, Binah es el referente de lo temporal, no en vano, su representante planetario, Saturno, es conocido como el Dios del Tiempo –Cronos-.

El presente es el único estado tangible, lo que hace evidente una cosa, pasado y futuro, son aspectos en el tiempo que no son reales y que no deben ocupar nuestra conciencia, impidiéndole evolucionar. Muchas almas, quedan prisioneras de vivencias acontecidas en el pasado que les impide afrontar libremente el presente. Otras almas, muestran una excesiva preocupación por el futuro y llegan a quedar paralizadas ante el temor de afrontar la propia evolución del presente.

“Venga”…, es una instrucción dirigida a ese presente que estamos experimentando. No tiene sentido pedir “venga”, para atender situaciones que forman parte del pasado o del futuro. Es “ahora”, en la situación consciente que necesitamos que ese “venga” haga realidad aquello que solicitamos.

“a nosotros”…, podríamos haber enunciado esta súplica en singular. “Venga a mí”…, sin embargo, sería una contradicción, una vez que hemos movilizado en Hochmah nuestro corazón, proclamando el deseo de santificar el nombre del Padre, la Unidad de Kether. Ese Amor a la Unidad, nos lleva a sentir una empatía activa por todos nuestros compañeros de ruta, y ello nos lleva a dirigir nuestra oración, para que la Gracia Divina alcance a toda la Humanidad.

El concepto de lo plural surge por primera vez en la fase creativa regida por Binah, en la fase Vav. Cuando la semilla del Yod, penetra en la morada del He, tan sólo podemos esperar que se produzca un acto fecundador y el misterio de la vida se manifestará en la fase Vav con el nacimiento de la criatura. El “nosotros”, la humanidad, es una manifestación de la Obra Creadora de la Divinidad.

“tu Reino”… ¿qué Reino? ¿El de los cielos? ¿Qué estamos pidiendo?

Imaginemos por unos momentos, que nuestro padre físico fuese un rey y que llegado el momento, estamos en condición de ser su heredero, y elevamos hasta él, la siguiente súplica: “Padre, poderoso rey… amo tu condición de rey… venga a mí tu reino”

Parece lógico, que alcanzada la condición necesaria para ser heredero legítimo, llegue un día en el que el padre ponga en sus manos la herencia que le corresponde y lo nombre rey, dotándole del dominio de su reino.

Pero adquirir un reino, no es lo esencial, lo esencial es alcanzar la condición de rey, y para ello, hay que ser portador de una serie de atributos, que son los que dan poder al representante de la corona.

La Humanidad, tiene adquirida la condición principesca de todo un heredero al trono del Padre, pero ese Poder Real, no se alcanza porque te venga en suerte, esa condición se adquiere como fruto de una conquista en el Proceso de la Evolución.

El príncipe heredero, la humanidad, alcanzada la mayoría de edad, es decir, la capacidad para llevar a cabo con responsabilidad, con conocimiento, la tarea de reinar, exclama: “venga a nosotros tu Reino”, es decir, hazme consciente de tus atributos Divinos y con ellos podré reinar, que no es otra cosa que crear haciendo uso de los Principios Divinos heredados.

“Venga a nosotros tu Reino”, significa, que el atributo de la Voluntad Creadora, que el atributo del Amor, vivifique mi Inteligencia y pueda adquirir el Conocimiento de las Leyes Divinas. Ese conocimiento se hace carne en Binah.

La Ley de Causa y Efecto, el Sagrado nombre de Jehová (Yod-He-Vav-He), nos aporta las claves. Las hemos comentado en otra parte de las enseñanzas que estoy compartiendo. La fuerza masculina Yod, al unirse a la fuerza femenina He, permite la magia de la creación. La semilla al penetrar en la tierra fecunda, y alcanzada la fase Vav, brota de la tierra, transformándola y dando lugar a la planta. Esa planta, crecerá y dará frutos, o lo que es lo mismo, alcanza la fase He final. Ese fruto, lleva en su interior la semilla que dará continuidad al proceso evolutivo de la especie. Igualmente, el He final da lugar a un nuevo Yod.

Si aplicamos esta dinámica a nuestras vidas, si somos conscientes que cada pensamiento (semilla-Yod), al unirse a nuestras emociones (tierra-He), creará una realidad, entonces, tenemos el verdadero Poder, pues si queremos un mundo donde impere el amor, la unidad, la paz, la salud, la alegría… ¿a qué esperamos?

¡Qué nuestra mente u nuestro corazón se fundan en un mismo aliento y den vida a ese Ideal!

miércoles, 13 de abril de 2016

Oración del Padre Nuestro (II)

Hochmah: “Santificado sea tu nombre”


Comenzaremos analizando el término “santificar”. Se hace imprescindible profundizar en el significado de este concepto, para tratar de comprender los trabajos que debemos realizar con relación a esta proclamación.

Si tomamos un diccionario, encontraremos que santificar, significa “dedicar a Dios algo”. Igualmente, podemos aplicarle el significado de “bendición”, “consagración”. Santificar es “hacer a uno Santo por medio de la gracia”. Podríamos concluir, que dicho término nos invita a pensar en un estado de exaltación, de profundo reconocimiento de un valor.
Dar la condición de Santo, nos lleva a profundizar en la idea de aquellas personas que dan muestras de virtudes a través de su sabiduría, de sus experiencias de entrega abnegada y servicial. Se trata de la persona entregada a la divinidad, es decir, de la persona que sigue la Voluntad de Dios.
Nos encontramos en la Morada del Séfira Hochmah, centro de conciencia donde la especialidad es la Sabiduría y el Amor Universal. Hochmah, es el He primordial, y con ello debemos entender, que su papel estelar en el proceso de la creación, es convertirse en la “tierra fértil y fecunda”, donde debe cobijarse la “semilla” del Yod-Kether. Por lo tanto, si Kether es el impulso creador por excelencia, cuya manifestación se traduce como Voluntad, diremos, que en Hochmah, esa Voluntad encuentra el espacio propicio para llevar a cabo su Obra Creadora y ese espacio se llama Amor.
Cuando Hochmah se siente activo, digamos preñado con la semilla de la Voluntad, internamente se produce un acto de magia inconcebible, pues comienza el proceso de dar forma a la criatura que ha de nacer, llegada su hora.
La experiencia vivida es semejante a una explosión de júbilo, una exaltación sublime de las energías emocionales, para que acepte dar cobijo y protección a esa semilla creadora, cuyo designio es crear y multiplicarse.
Por lo tanto, cuando proclamemos: “Santificado sea tu nombre”, lo que verdaderamente estamos expresando, es nuestro profundo deseo de que el Amor vivifique con sus “aguas purificadoras”, la Voluntad del Padre, o lo que es lo mismo: “declaro, y amo de todo corazón, realizar el designio encomendado”.
Por lo general, pasamos gran parte de nuestra vida sin saber qué es lo que debemos hacer, cuál es nuestra misión en la vida. Es una pregunta, que me han trasladado muchos estudiantes, inquietos por conocer su destino. Me gustaría invitaros a experimentar un “acto de magia”. Cuando vuestras inquietudes os lleven a dar respuesta a esta cuestión, cuando no encontréis el Norte de vuestra vida, buscad un espacio, donde se respire tranquilidad, donde podáis comunicaros con vuestro Yo Espiritual y elevar la plegaria del Padre Nuestro. Cuando lleguéis a la sentencia que estamos analizando, imaginad que vuestro corazón se ilumina, se exalta en un profundo sentimiento de amor que da cobijo al Designio que, como una semilla, proviene del Padre.
Visualiza como ese sentimiento de Amor inunda todo tu ser, y proclama tu fidelidad a la Voluntad Superior… Esa Voluntad-Designio, no tardará en revelarse en tu Cuerpo Emocional. Tu afán interno por darle cobijo, despertará a las Fuerzas de la Providencia, y de una manera inesperada, anecdótica, algunas veces, casi milagrosa, tendrás la evidencia interna de lo que se espera de ti. Lo vivirás como una revelación, y en muchas ocasiones, el resultado de esa vivencia, lleva a quien lo experimenta a tomar decisiones insospechadas. Lo que si puedes tener por seguro, es que cuando se produzca esa interacción, nada en tu vida será lo mismo.

...continuará

martes, 12 de abril de 2016

Oración del Padre Nuestro (I)

Oración del Padre Nuestro

La oración se le atribuye, principalmente, a la corriente exotérica de la religión, y especialmente, a los que se acercan a la  Verdad a través de la fe.

Sin embargo, esa necesidad de relación de la personalidad sagrada con la divinidad, también es habitualmente utilizada por los que recorren la senda esotérica, por los que se acercan a la Verdad, a través del Conocimiento Espiritual.

Para los primeros, los exotéricos, activando el corazón, alcanzan una exaltación emotiva que los conecta con las energías y fuerzas divinas. Para ellos, la fe mueve montañas e interpretan las respuestas de la divinidad, como milagrosa.

Para los segundos, los esotéricos, los Iniciados, activan el corazón y la mente, alcanzando un nivel de éxtasis espiritual que tan solo se produce, cuando amamos y comprendemos la energía que estamos utilizando.

Para el Cabalista, que obviamente, se encuentra formando parte del pelotón de los Iniciados, el conocimiento del Árbol Cabalístico, estructura espiritual de las Fuerzas Sagradas que intervienen en el proceso creativo, le permite alcanzar un nivel más elevado de comprensión, cuando activa sus energías con el propósito de comunicarse con el Creador.

Jesús-Cristo, nuestro hermano más avanzado en el proceso evolutivo, nos transmitió una de las oraciones más hermosas de cuantas conocemos y al mismo tiempo, más reveladoras de las Fuerzas Sagradas con las que evolucionamos.

Existen algunos estudios que tratan de explicar los valores trascendentes de esta oración. Mi punto de vista es uno más, que viene a añadir, igualmente, elementos de comprensión, que nos permita, no tan sólo vivir esta oración desde el corazón, sino también desde la razón.

Para llevar a cabo este estudio, haré uso de la versión del Padre Nuestro Cabalista y relacionaré cada una de las sentencias de la Oración con los Séfiras del Árbol Cabalístico.

“¡Padre Nuestro que estás en los cielos!
Santificado sea tu nombre,
Venga a nosotros tu Reino,
Que se haga tu voluntad en la tierra como se hace en el cielo.
El pan nuestro de cada día dánoslo hoy,
Y refresca nuestras almas con las aguas vivas,
Y perdona nuestras ofensas,
En la medida en que nosotros perdonamos a los que nos han ofendido.
No nos induzcas en tentación, sino libéranos del maligno.
Haznos cada día más perfectos, como tú eres Perfecto. Amén.”


Kether: “Padre Nuestro que estás en los cielos”

Padre… Llamamos padre, salvando la excepción de la adopción, a la persona que ha facilitado su esperma para hacer posible nuestra creación. Por lo tanto, reconocemos en la figura del padre, el origen de todo cuanto somos.

Si tuviésemos necesidad de pedir ayuda a nuestro padre físico, nos dirigiríamos a él, diciéndole: “padre, necesito tu ayuda”. En esta petición, existe un acto consciente de reconocimiento. Sabemos a quien nos estamos dirigiendo, sabemos, que él cuenta con los medios para dar respuesta a nuestra petición, sabemos, igualmente, que su amor por nosotros, su creación, le llevará a dar una respuesta positiva a lo que estamos solicitando, en el sentido de que él, busca siempre nuestro bien.

Ese estado consciente, debe producirse, igualmente, cuando nos dirigimos hacia el Padre Celestial, pues debemos tener la certeza absoluta, que de su esperma creador, ha emanado la energía para dar lugar al universo que conocemos y en el que desarrollamos nuestra evolución.

En el proceso de la evolución, no siempre el hombre ha tenido consciencia de división como la que tenemos en la actualidad, en la que abordamos los trabajos del 4º Día de la Creación.

Al igual como ocurre en el mundo físico y tangible, en el que el hijo, alcanzada una edad, en la que descubre el poder del Yo, decide emanciparse del núcleo familiar, así mismo, en el proceso evolutivo, alcanzado el nivel del 4º Día, el alma humana, protagonizada por la naturaleza femenina – emocional – Eva, comiendo del fruto prohibido, despierta su mirada y toma conciencia de su poder creador. Es el despertar del individualismo y es el comienzo del olvido de su verdadero origen.

“Padre Nuestro que estás en los Cielos”

Efectivamente, se produce un doble reconocimiento, el de su origen espiritual, y por otro lado, el lugar donde se encuentra su Morada, en los cielos.

En cada uno de los Días de la Creación, las Chispas creadas y emanadas de su creador, han evolucionado en diferentes Planos de Conciencia.

En el Primer Día, el mundo activo fue el Mental. En el Segundo Día, el mundo activo fue el de Deseo. En el Tercer Día, el mundo activo fue el Etérico, y en el Cuarto Día, el actual, el mundo activo es el Físico.

En los tres primeros, la Energía no es tangible, no es física, sino que es espiritual, mucho más sutil que la material. El hombre de hoy, toma conciencia de estos Planos cuando duerme, es decir, ese “cielo” al que hace referencia la oración, no es otro que el constituido por los Planos Superiores al Físico.

Es cierto, que las almas más evolucionadas de la Oleada de Vida Humana, trabajan conscientemente en dichos Planos, donde realizan una labor esencial ayudando a la humanidad a evolucionar.

Nuestro Creador se hace visible en esos Planos Superiores. Todos los Planos interactúan entre sí. El Cuerpo Físico se encuentra entrelazado con los Cuerpos Superiores y es a través de los órganos esenciales, que recibimos las energías de dichos Planos. El corazón se convierte en el transmisor y receptor de las energías emocionales. El cerebro, lo hace, igualmente, de las energías mentales. Cuando unimos corazón y mente, y se produce un estado de armonía y paz, entonces, “Nuestro Padre que está en los cielos” se comunicará con nosotros, activando esos órganos, lo que nos permitirá sentir un baño purificador de Amor y una elevada comprensión de cuál debe ser nuestro camino.

Ubicamos esta primera sentencia en el Séfira Kether -El Padre-. En este Centro, encontramos la Fuerza Yod, el poder de la Voluntad. Por lo tanto, cada vez que activemos este Centro dirigiéndonos hacia él con nuestro Verbo: “Padre Nuestro…”, estamos movilizando esa energía emprendedora que ha de permitirnos ir siempre más allá. Estamos activando, el Propósito Divino para el que hemos sido creado, alcanzar la condición divina de seres creadores, y para eso, debemos hacer uso de nuestro esperma creador, la Voluntad.

Cuando activamos el atributo de  la Voluntad, movilizamos el mundo. Es muy importante ser consciente de esto que digo. Si queremos, realmente, cambiar las circunstancias que nos rodean, si queremos avanzar en el proceso evolutivo, entonces, lo primero, lo principal, es movilizar la Voluntad. No esperemos que los demás hagan el trabajo que nosotros debemos realizar. Tener por seguro, que aunque gritemos, exclamemos, una y mil veces: “Padre Nuestro que estás en los cielos”, lo que recibiremos será una buena dosis de Voluntad, para dar el paso estelar. Pero si no utilizamos esa energía, estaremos actuando como el que posee las semillas para sembrar sus campos y no lo hace… cuando llega la hora de la cosecha, se quejará, se lamentará y se dirá que es desdichado…

Así pues, hay que tener presente que si pedimos a nuestro Padre que nos ayude, debemos hacer buen uso de los bienes que nos depara…, Él, sabe que es lo mejor para nuestra evolución y ese bien se llama Voluntad.


...continuará