martes, 30 de diciembre de 2014

2015: "La búsqueda de la igualdad"


Decimoquinto año del tercer milenio. ¿Cómo debemos interpretar esta información desde el punto de vista numerológico? Digo esto, pues este mensaje sugiere muchas versiones interpretativas. ¿Interpretamos el valor integral del año? ¿Interpretamos los dos últimos dígitos? ¿Interpretamos el último valor?

Son mayoría los que apuestan por interpretar el valor integral del año, el cual se extrae de la suma de todos sus dígitos. En este sentido, podemos decir que con el nuevo año 2015 entramos bajo la tutela del número 8, el cual, cabalísticamente, expresa la dinámica del Séfira Hod, cuyo significado es “Esplendor”.

Cuando anunciamos que nos encontramos en el tercer milenio, estamos reconociendo algo de suma importancia. Los 1.000 años que durará este periodo del tiempo material, nos está anunciando que representa una fase de continuidad a los procesos anteriores -los dos milenios previos- y si lo vinculamos con las fases que gobiernan todo proceso creador, diremos que la tercera fase es la exteriorizadora, es decir, en la que la semilla sembrada en la primera e interiorizada en la segunda, alcanza su expresión visible, y ya nada ni nadie tendrá duda de su identidad.

Esta es una de las razones por las que, si analizamos los movimientos sociales y en especial, el espiritual, diremos que en el tercer milenio, experimentaremos externamente un profundo y evidente cambio. A nadie se le escapa, que los protagonistas de este cambio han debido de gestarlo internamente, pues nadie puede dar lo que no tiene.

La fase tercera de todo proceso creador está regida por Binah, el Rostro de la Divinidad que se hace visible a través de las Leyes Universales. La especialidad de Binah es fortalecer nuestra Mente para que comprendamos la dinámica cósmica; para que conozcamos cuál es nuestra verdadera identidad y cuál es nuestro papel estelar en el proceso de la creación. Binah, nos enseña que somos Hijos de Dios y que hemos sido creados a “imagen y semejanza” de nuestro Creador, lo que significa que tenemos su misma mente creadora. Decir esto, en la actualidad, en el tercer milenio, nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre nuestra verdadera esencia. Hace unos cientos de años, me hubiese supuesto morir en las hogueras como un hereje. A esto me refiero cuando digo que durante este tercer milenio, experimentaremos la visión de lo que debe ser, y tendremos la oportunidad de reconocer el aspecto dual con el que nos hemos identificado.

Pues bien, en esta línea de pensamiento, todos y cada uno de los años que se vayan sumando al 2.000, aportará su propia pincelada, su color particular. Serán como “lecciones concentradas” que perseguirán un fin común, llevarnos a la comprensión de las Leyes Cósmicas, o lo que es lo mismo, a nuestra propia comprensión, pues ¿acaso no somos la expresión creadora de Dios? Si es así, tendremos que dar cumplimiento a su Ley Creadora.


Con el 2015, alcanzamos la esfera de Hod, cuyo atributo principal, decíamos, es “Esplendor”. Nos estamos refiriendo a la cualidad anímica que se deriva del estado de consciencia que ha sido capaz de equilibrar los elementos opuestos (etapa anterior de Netzah–7) a través de la comprensión de los mismos.

Hod, por su vinculación con la Columna de la Izquierda, se encuentra al servicio de Binah-Inteligencia. Desde esta vinculación, la cualidad de Hod se traduce como la capacidad de discernir entre el mundo dual, es decir, entre el bien y el mal.

Por otro lado, Hod se encuentra en el Plano de Formación donde recibe el testigo que le traslada el Séfira Netzah, a través del cual se pone de manifiesto la capacidad de percepción sensorial y la captación de la belleza y de la necesidad de complementación.
Si unimos ambas influencias, Hod se convierte en el laboratorio donde se realizan los ensayos de integración de lo que es la Gracia y de lo que es Rigor. Gracias a sus trabajos de investigación, conseguimos comprender la razón por la cual suceden las cosas, en este sentido, comprendemos que somos coautores de nuestro destino, es decir, somos conscientes de que todo lo creado encuentra una causa en la mente y un efecto en los acontecimientos que nos rodean.

El término “esplendor” debemos entenderlo como un estado de lucidez que nos permite comprender la relación que une a todo lo creado. Si las emociones se convierten en la puerta de entrada que nos conduce a un mundo donde la verdad nos entra por la vía sensorial, llevándonos a identificarnos con un mundo separado y dividido, la razón, el uso de la inteligencia, se convierte en la puerta de entrada que nos conduce a la comprensión de la verdadera verdad, la que nos revela que, si bien nuestros cuerpos están separados, nuestras mentes están unidas en un eterno lazo que nos comunica con nuestro Creador.


La labor de Hod nos permitirá dar un inmenso salto cuántico a nivel de consciencia, pues la visión de la Unidad nos transformará a unos niveles insospechados. Recuperaremos nuestra verdadera identidad espiritual; recordaremos que somos inocentes, impecables; dejaremos de juzgar y condenar, en la medida que comprendemos que cada juicio y cada condena es una proyección de nuestra propia condena.
Comprenderemos que la necesidad es un estado creado por nuestra propia escasez; dejaremos de dar para recibir y daremos, pues seremos conscientes de que dar es nuestra condición natural.
Dejaremos de luchar contra nuestro peor enemigo, el miedo y la culpa. Dejaremos de buscar la felicidad, pues comprenderemos que la felicidad debe formar parte de nuestro estilo de vida.

Sí, el 2015 nos ofrece la oportunidad de desarrollar nuestra  mente y permitir que la Unidad penetre en cada una de nuestras células. Esa Unidad, nos inspirará para que demos testimonio de la Igualdad.

Muchas filiaciones tocarán a su fin: a banderas, a colores, a religiones, a movimientos ideológicos de cualquier tipo… La apuesta nueva no hace distinciones. Busca alianzas basadas en la igualdad, no en las diferencias. Todas aquellas iniciativas que promulguen la división en cualquiera de sus aspectos, irán en contra de la dinámica cósmica y no contará con la fuerza de atracción que le garantice su éxito.

2015 es un año propicio para que los hombres se unan bajo una misma causa: la igualdad. Bajo esa nueva luz, el ataque, las luchas, las rivalidades deben ceder su hegemonía, al entendimiento, a la comprensión. La fuerza esencial que mueve este engranaje se llama “perdón”.

Es la única vía que nos conduce al encuentro con la Paz. Si sobre nuestros hombros seguimos cargando el lastre del pasado con su pesada carga de culpabilidad, no conseguiremos hacer realidad el deseado encuentro con la felicidad. En cambio, cuando somos capaces de vivir el presente, con plena consciencia de que tenemos una hoja en blanco donde inscribir el nuevo guión que queremos vivir libre de la prisión del pasado, entonces nos estaremos dando la posibilidad de reencontrarnos con la Paz.

Está en nuestras manos el poder ser sensibles a los latidos elevados de Hod, los que nos impulsarán hasta una nueva realidad o, por el contrario, responder a los latidos bajos del Séfira y tomamos la decisión de convertirnos en fanáticos de nuestras viejas creencias y sigamos alimentando nuestros deseos de independentismo, creando y propiciando cada vez más barreras y obstáculos que nos alejan de la igualdad.

Ya hemos sido testigos a lo largo del 2014, al que anunciábamos como el año de la integración de los opuestos, como se han  producido socialmente, iniciativas que se han pronunciado en defensa de la independencia.

Esas iniciativas, seguirán aflorando y como hemos adelantado, despertará muchas reacciones entre cada uno de nosotros. Muchos juzgarán y condenarán dichas iniciativas. Otros, la defenderán. Pero ambas respuestas se mueven en el mismo eje del error. Unos porque la condenan y con ello están proyectando el juicio que ellos mismos se aplican internamente. Los otros, porque proyectan su propia necesidad de integración.

Existe una tercera visión, la que suele aportar Hod cuando respondemos positivamente a sus enseñanzas: la visión de la igualdad.

Esta posición nos lleva a comprender que la Unidad la mueve la fuerza del Amor, mientras que la “separación” la mueve la fuerza del miedo y de la culpa. Esta posición, no condena, ni juzga, tan sólo comprende que cualquier iniciativa responde a un nivel de consciencia y para elevar ese nivel debemos dar ejemplo de integración y no de rechazo o repulsa.

La resolución de conflictos se resolverá por el método del empate, es decir, ni pierdo, ni gano.

¿De qué Fuerzas debo tomar conciencia en el nuevo año?

Mi vinculación cercana a la espiritualidad, me ha permitido comprobar, a lo largo de los años recorriendo estos caminos, que existe en el hombre un deseo, diría ancestral y por muchos compartidos, que le lleva a querer conocer ¿cuál será su destino?

Sinceramente, debo reconocer que durante algún tiempo me he sentido atraído y fascinado por las “artes de las mancias”. De hecho mi primer acercamiento al mundo de lo espiritual, fue guiado por mi interés por el Tarot y por la Astrología. En la medida en que he ido avanzando, aquel interés inicial por consultar el devenir de los días, fue cediendo terreno y dejando espacio a una nueva necesidad, la de lograr establecer una comunicación directa con mi verdadero Ser. Y en esa tarea me encuentro encomendado.

Estoy convencido de que nuestro Ser Espiritual, nuestra verdadera Esencia, está deseoso de que decidamos prestarle atención. Claro está, para lograr establecer esta estrecha relación debemos sintonizar con Él. Es nuestra mente, la que hace que prestemos atención a un canal u otro, es decir, que sirvamos al ego -personalidad material- o, sirvamos al Espíritu -personalidad divina-. Lo que sí tengo claro, es que cuando tomemos la decisión acertada, no tendremos la necesidad interna de buscar, externamente, aquellas fuentes que nos han servido de enlace, indirectamente, con nuestro guía espiritual.

Bien, sin ánimo de extenderme en excesivos detalles, mi intención en esta ocasión es invitaros a participar en lo que podríamos llamar: “conectando con nuestro Yo”.

Siguiendo la idea inicial, podemos facilitar las cosas a nuestro Yo Espiritual y proponerle un código que nos permita comunicarnos con Él, en cuestiones puntuales. Permitidme que aporte a esta iniciativa una nota de divertimento. Espero que no veáis en ello un gesto frívolo. No lo es. Esta técnica la podemos usar para cualquier asunto que nos preocupe en nuestro deambular humano. Yo la enfocaré de cara al inicio del nuevo año. Podemos plantearla a nivel colectivo, con nuestros familiares, amigos y conocidos. Muchos de nosotros, al finalizar las doce campanadas de fin de año y tras haber dado buena cuenta de las uvas, emitimos nuestros deseos para el nuevo año que comienza.

Mi propuesta es utilizar un método de comunicación, que eligiendo libremente, nos permita recibir una orientación que nos servirá de guía para afrontar el nuevo año.

El método consiste en tener elaboradas, previamente, unas frases en papel, cuyos mensajes están estrechamente relacionados con los 12 Signos del Zodiaco. Cada uno de esos papeles, individualmente, hace referencia a un signo, y el mensaje recoge tres aspectos: Fortaleza, Debilidad y Equilibrio para ese signo. 

¿Cómo procederemos? Recomiendo encender una vela y mantenerla encendida durante todo el proceso. La luz atrae a la luz, y como sabéis, la luz es conciencia.
Los papeles se presentarán en el interior de una bolsa y cada uno de los participantes, antes de elegir uno, deberá concentrarse y hacerse la siguiente pregunta: ¿Qué Fuerzas debo tomar conciencia en el nuevo año? Seguidamente, tomará uno de los mensajes y leerá su contenido, el cual le “hablará” de las energías con las que deberá “trabajar” a lo largo del nuevo año. Ese mensaje no tiene porque estar en relación con su signo natal. Puedo ser del signo Acuario y al elegir, haberme tocado el mensaje correspondiente a las energías de Aries. Debo prestar atención a la Fortaleza, Debilidad y Equilibrio de Aries, pues esa información procederá de nuestro "programa" para el nuevo año.

Una vez leído su mensaje, deberá depositarlo de nuevo dentro de la bolsa. Pasará el turno a un nuevo participante.

A parte de la nota de entretenimiento que aporta la práctica propuesta, nos será de gran ayuda a la hora de recibir información sobre los “programas” que debemos sintonizar para comunicarnos con nuestro Yo Espiritual. Podríamos haber utilizado otros métodos, como el uso de las cartas de Tarot, pero nos veríamos condicionado por la interpretación de cada Arcano, lo que nos exigiría tener conocimiento de los mismos. La metodología propuesta es sencilla: una pregunta, una respuesta.

No olvidemos, al final, dar las gracias a nuestro Yo Espiritual y agradecer su información. Las cosas son sagradas, si la tratamos con la solemnidad y santidad que merecen.
Os dejo una batería de mensajes aplicados a sus respectivos signos. Puede serviros de orientación. Desearos una feliz sintonización y un Próspero Año Nuevo, preñado de nuevas oportunidades y de crecimiento espiritual.

 ARIES
FORTALEZA:
Tendrás unas superabundantes energías para emprender nuevas empresas. Serás líder.
DEBILIDAD:
El fin no justifica los medios. Controla tu entusiasmo desmedido y tu excesiva impulsividad. No seas impaciente.
EQUILIBRIO:
Se el sembrador y ten paciencia hasta que llegue la etapa de la cosecha.

TAURO
FORTALEZA:
La abundancia material te sonreirá. Embellece tu vida.
DEBILIDAD:
No te aferres a tus posesiones materiales o te estancarás. Libérate de tus miedos a perder lo que posees.
EQUILIBRIO:
Comparte tu abundancia y seguirás siendo abundante.

GÉMINIS
FORTALEZA:
Es el momento de compartir lo que sabes. Enseñando, aprenderás.
DEBILIDAD:
Cuida bien tus palabras. Si mientes, te mentirán. Por la boca muere el pez.
EQUILIBRIO:
Aprende a escuchar y conocerás lo que los demás necesitan oír.

CÁNCER
FORTALEZA:
Posees un poderoso espíritu protector y maternal. Alimenta con amor las necesidades de tu hogar.
DEBILIDAD:
Pon límites a tus deseos o no superarás tu naturaleza inestable y caprichosa.
EQUILIBRIO:
Sueña, pero no olvides despertar.

LEO
FORTALEZA:
Debes ser como la luz de un faro y alumbrar a aquellos que están pasando momentos de oscuridad.
DEBILIDAD:
Controla tu orgullo y alimenta la humildad.
EQUILIBRIO:
Guía, pero no prives a otros de su libertad.

VIRGO
FORTALEZA:
Debes estar presto para ofrecer tus servicios desinteresados y ser útil a los demás.
DEBILIDAD:
Despréndete de lo que ya no te sirve. Libérate de los hábitos perniciosos y de tus manías. Tu salud te lo agradecerá.
EQUILIBRIO:
Todo lo que empieza tiene que acabar, para poder de nuevo volver a empezar.

LIBRA
FORTALEZA:
Eres portador del germen de la armonía y de la paz. Compártelo con los demás.
DEBILIDAD:
Pon control y orden en tus iniciativas o todo en tu vida se desequilibrará.
EQUILIBRIO:
Comparte tus puntos de vista y acepta el de los demás. Ambos tienen su propia verdad.

ESCORPIO
FORTALEZA:
Posees un gran poder fecundador. Tienes el don de la vida. Empléalo.
DEBILIDAD:
No dejes que tus deseos de perfección se conviertan en tu obsesión. Acepta tu imperfección y no te sientas culpable por ello.
EQUILIBRIO:
No podrás amar a los demás, si no te amas a ti mismo. Nadie puede dar lo que no tiene.

SAGITARIO
FORTALEZA:
Tu entusiasmo es como una resplandeciente estrella que guía al viajero a encontrar su destino. Puedes ser el guía y también el viajero.
DEBILIDAD:
Que tu sentido de la justicia no te lleve a ser arrogante y pendenciero.
EQUILIBRIO:
Se justo y cuando apliques tu justicia, no te olvides de ser benévolo y misericordioso.

CAPRICORNIO
FORTALEZA:
Tendrás los medios materiales para construir la realidad que has soñado. Persevera en tus esfuerzos y al final conseguirás la gloria.
DEBILIDAD:
No olvides poner sentimientos en aquello que hagas, si no tus edificaciones se desmoronarán por falta de amor y de ilusiones.
EQUILIBRIO:
La materia es temporal. El Espíritu y la energía son eternos. Ama lo que haces y lo que haces te amará.

ACUARIO
FORTALEZA:
Tu riqueza será tus conocimientos. Compártelos. Haz nuevos amigos. Abre tus pensamientos.
DEBILIDAD:
No te creas dueño de la verdad. No seas un fanático, deja libre a la verdad.
EQUILIBRIO:
Comparte tus ideas, libremente, y el mundo te lo agradecerá. Busca a tus iguales y formad una Unidad.

PISCIS
FORTALEZA:
Te enamorarás. Quedarás seducido por el amor que sientes por los demás.
DEBILIDAD:
Controla tus pasiones y libérate de los hábitos que te evaden de la realidad.
EQUILIBRIO:
Expresa la pureza de tu amor y todos a tu alrededor de amarán.

domingo, 12 de octubre de 2014

¿Para qué, vivimos la experiencia del ébola?

Para el radicalismo religioso, el ébola, será la confirmación de que el Apocalipsis está a la vuelta de la esquina y que se acerca la hora del “Juicio Final” donde la humanidad tendrá que rendir cuenta de sus pecados.

Para la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad adquiere un significado más moderado, pero no exento de preocupación. Desde su punto de vista, el ébola, sobrepasa sus medidas de control al no contar con una fórmula que pueda hacer frente a la incontrolada manifestación de la enfermedad. Y este hecho, cuando se comunica a la sociedad, tiene un efecto muy nocivo, tanto para la salud física como la psíquica, pues el miedo tiene la capacidad de extenderse mucho más rápido que el virus de la enfermedad, y tendríamos que aislar a la humanidad entera para salvaguardarla de sus efectos.

Los investigadores científicos, se enfrentan a un nuevo reto. La búsqueda de la fórmula magistral que permita controlar y curar la enfermedad, adquiere tintes épicos. La situación así lo exige. Ya se habla de “pandemia”.

En la otra acera de estos colectivos, se escuchan las voces de la ciencia no oficial, es decir, los sectores que anuncian tratamientos basados en componentes naturales, que no gozan del beneplácito de los Organismos Oficiales, pero que a la postre, cuando son aplicados, tienen efectos beneficiosos sobre la enfermedad. Jim Humble, el descubridor del Dióxido de Cloro conocido como MMS (milagroso mineral suplemento) afirma que su descubrimiento es efectivo para combatir enfermedades como la malaria, el ébola, etc.

Podríamos seguir enumerando otros muchos sectores, cada uno con sus puntos de vista, diferentes, y en muchas ocasiones, enfrentados. Pero de todos ellos, el que más me preocupa es el punto de vista del sufriente, del ser humano. Sí, me preocupa tu opinión y la opinión de tu entorno, y por supuesto, me preocupa mi propia opinión. Quizás más que ninguna, y no digo esto por egoísmo, lo digo, porque estoy convencido, de que la enfermedad del ébola, con capacidad para provocar infecciones colectivas, me está tratando de enseñar que no podemos actuar aisladamente de los demás y si tengo que interactuar con el mundo, quiero ofrecer lo mejor de mí mismo, y tengo claro una cosa, no podré ofrecer lo que no tengo, es decir, tengo que estar sano para contribuir a la salud colectiva.

Sí, no voy a caer en la tentación de sentirme víctima de la mala suerte; ni tan siquiera voy a juzgar las voces de los muchos sectores que se pronuncian sobre el porqué del ébola. Me propongo verlo de otra manera y he decidido, hacerme otra pregunta, cuya respuesta no me haga sentirme ajeno a lo que está ocurriendo, pues parto de la base de que las cosas no pasan por casualidad. La cuestión que deberíamos responder es: ¿para qué vivimos esta experiencia?

Como decía, nada ocurre al azar. El Universo se esfuerza, diariamente, en reflejarnos a través de las circunstancias que vivimos, las anécdotas y de otros muchos modos, los resultados que provocan nuestras acciones, así como nuestros pensamientos y sentimientos. Pero, los humanos somos “duros de mollera”, preferimos, a la hora de tener que pensar, que nos lo den todo hecho. Así tendremos plena libertad para juzgar y condenar a nuestros “instructores” si lo que vemos no nos gusta. Sí, el papel de víctimas es el más representado en nuestro mundo.

Sin embargo, y a pesar de nuestra falta de lucidez, el Universo no cesa de mandarnos sus mensajes, sus señales, con el propósito de ponernos al corriente sobre la calidad de las energías que estamos depositando en nuestro deambular humano.

¿Para qué vivir una infección vírica? El por qué lo está investigando la ciencia y cuando tengan la información, descubrirán, de hecho ya lo han hecho, que el virus no afecta a todos por igual. Este hecho significativo, será argumentado como una cuestión inmunológica de unos y otros, pero, lo más importante de este hecho, es que la diferencia inmunológica responde a un factor que se les escapa, y cuya respuesta la hallarían si tuviesen en cuenta la calidad de los pensamientos y sentimientos de cada persona.

La mente puede servir al miedo o al amor. Cuando elige, libremente, servir al miedo, se identifica con la separación y esa errónea visión de vida, puede alcanzar niveles que requiere ser corregidas, pues su dinámica provoca en el cuerpo físico y social, lo que se conoce como enfermedad y el comportamiento antisocial. Cuanto más miedo, más separados y cuanto más separados, al no ser la condición natural del ser humano, los efectos sobre el cuerpo material da lugar a enfermedades que nos recuerdan el estado anímico con el que estamos identificados.

Si observamos las noticias que nos ofrecen los medios de comunicación, veremos que la consecuencia más inmediata de la enfermedad del ébola, es el aislamiento. Como bien nos enseñan los místicos, la energía siempre acompaña a su fuente. El aislamiento forma parte del proceso de curación del enfermo infectado con el virus; ese mismo “aislamiento” en el terreno mental, es la causa que da origen a la enfermedad.

Sí, parece tan obvio. Muchos no aceptarán esta afirmación, pero, es tan sencillo como reconocer que el fruto procede de la semilla, y que aquello que nos encontramos escenificado en nuestra vida, es el resultado de la semilla de nuestros pensamientos y sentimientos. La respuesta al ¿para qué? del ébola, se hace evidente, para que aprendamos, a nivel individual y colectivo, que las consecuencias del “aislamiento”, del espíritu de separación, cuando alcanza un grado importante en el conjunto de la humanidad, se convierte en un foco de infección, al que hoy le llamamos ébola, pero que podía haber adoptado otro nombre, malaria, lepra, sida, etc.
No deja de ser significativo, que el origen de la enfermedad proceda del nombre de un río, el Ébola. En el argot de la simbología, el río se le ha relacionado con la vida. A niveles esotéricos, el agua, se corresponde con uno de los Cuatro Elementos Zodiacales: Fuego, Agua, Aire y Tierra. Cuando analizamos las cualidades de cada uno de estos Elementos, vemos que el Agua se relaciona con los Sentimientos. Dentro de los Elementos, la Esencia característica de cada uno de ellos se expresa en tres niveles. Para el Agua, esta clasificación da lugar a los signos de Cáncer –agua pura de la lluvia-; Escorpio –el agua concentrada y turbulenta de los ríos- y Piscis –agua del Mar-.

Desde este punto de vista, el río Ébola estaría en sintonía con el Arquetipo de Escorpio, donde los sentimientos se encuentran en fase de interiorización, dando lugar a la expresión “Yo me amo”. Los estudios sobre Astrología no enseña que la dinámica del signo Escorpio es de las más delicadas de integrar, armoniosamente, en la consciencia, pues el proceso de amarse a uno mismo, conlleva el riego de caer en el narcisismo y alimentar una naturaleza pasional donde el egoísmo prevalezca por encima de todo  lo demás.
El Agua como Elemento, es la asignatura que ha de llevarnos a integrar en nuestra consciencia el valor de los Sentimientos. Amarse a uno mismo, es imprescindible para amar a los demás. Pero si en el proceso de aprendizaje nos identificamos con los sentimientos de separación y no integramos el de unidad, entonces, el amor que demos a otros, será de la calidad de los sentimientos que nos estamos ofreciendo a nosotros mismos, esto es, de baja calidad, propiciarán el aislamiento; el beneficio propio, la separación e iremos por el mundo como si fuésemos un virus contagioso, del cual nos percibiremos cuando, nuestros cuerpos, se sientan víctimas del contagio.

El antídoto que buscan los científicos para controlar los efectos del ébola, se encuentra en el mismo lugar de donde emanó su verdadera causa, en nuestros sentimientos. La fórmula magistral es tan sencilla, que nos da miedo verla. Sí, el amor nos da miedo, pues si no fuese así, el miedo no existiría. El amor nos invita a salir de nuestra coraza, a salir de nuestro aislamiento. Nos invita a ver en el rostro de nuestros hermanos, nuestro propio rostro. Nos invita a perdonarnos y a perdonar. Pero nos decimos, es que perdonar al que nos ha atacado nos hace débil…, es que si doy lo que tengo, me quedo sin ello…, es que si renuncio a lo que poseo, perderé poder…


Siempre es nuestra elección.

viernes, 29 de agosto de 2014

Receta para la Liberación de la Culpa



“El hombre es un tripe Espíritu que posee una mente, gobernando con ella un triple cuerpo, el cual él hizo emanar de sí mismo para adquirir experiencia. Este triple cuerpo se transforma en una triple Alma, de la cual se nutre, elevándose de la impotencia a la omnipotencia”

“Durante la vida, el triple espíritu, el Ego, trabaja sobre y en el cuerpo triple, al que está conectado por la mente. Este trabajo trae al alma triple a ser. El alma es el producto espiritualizado del cuerpo”.

“Así como el alimento apropiado nutre al cuerpo en sentido material, así también la actividad del espíritu en el cuerpo denso que se manifiesta como rectitud, estimula el crecimiento del Alma Consciente. Así como las fuerzas solares circulan y obran en el cuerpo vital y lo nutren, de manera que pueda actuar en el cuerpo denso, así también la memoria de las acciones hechas en el cuerpo denso (los deseos, sentimientos y emociones del cuerpo de deseos y los pensamientos e ideas de la mente) producen el crecimiento del Alma Intelectual. De parecida manera los más elevados deseos y emociones del cuerpo de deseos forman el Alma Emocional. El alma triple a su vez, aumenta la conciencia del triple espíritu”.

Los textos han sido extraídos de la obra de Max Heindel, “Concepto Rosacruz del Cosmos”. El fundador de la Fraternidad Rosacruz, (Asociación Internacional de Cristianos Místicos, con sede en Oceanside, California), nos ha dejado un legado espiritual de un gran valor, para cuantos nos erigimos como libres buscadores del conocimiento sagrado y espiritual, entendiendo ese conocimiento como un camino para el re-encuentro con uno mismo.

Dichos textos me invitan a afrontar una nueva perspectiva que, en verdad, no supe apreciar, la primera vez que estudie esta magnífica obra. 

Hoy en día, nadie discute, que el cuerpo denso –físico-, con el que la gran mayoría nos identificamos, debe ser alimentado diariamente o al menos con cierta periodicidad, pues así, garantizamos su salud y bienestar. Alrededor de esa necesidad, ha proliferado todo un mundo dedicado al arte culinario y para ello, se diseñan recetas para satisfacer los más variados gustos. Diría que cada día gana más adeptos, el arte de la cocina.

Mi reflexión parte, de una visión mística y espiritual del ser, entendiendo que no podemos identificarnos exclusivamente con nuestro aspecto físico, con nuestro cuerpo material, ya que éste no es más que el envoltorio más denso y temporal en el que se manifiesta nuestra verdadera esencia, el Espíritu.

Desde este punto de vista, creo totalmente necesario y lógico, que debemos preocuparnos por la salud y bienestar de nuestra naturaleza espiritual, y para ello, deberíamos esforzarnos en cultivar, en aprender a cocinar recetas que sean apropiadas para ella. En la medida que vayamos adquiriendo cualidades en este sentido, llegaremos a alcanzar la condición de “chef espirituales”, y sabremos elegir y combinar los mejores alimentos para el alma. 

Cuando saciemos convenientemente el apetito anímico, nuestro Espíritu gozará de salud, de paz, de armonía, de unidad, de amor, y sus creaciones llevarán el sello de esos atributos.

Por lo tanto, este espacio es una invitación a la elaboración de cuantas recetas espirituales seamos capaces de diseñar. 

Nos moveremos en el terreno de lo espiritual, de la energía vital, mental y emocional, por lo que tendremos que utilizar el vehículo correspondiente para cada una de ellas. Nuestra mente debe convertirse en el foco central desde donde se dirija toda la elaboración. Nuestra imaginación deberá ser potenciada para dar expresión y forma a las energías emocionales, esenciales para llevar a cabo la transformación. Utilizaremos, igualmente, el potencia de la repetición, pues es una herramienta esencial para reinscribir en nuestros cuerpos espirituales y físico, los nuevos hábitos.

¿Qué técnica de elaboración vamos a emplear?

Para el diseño y elaboración de cada receta, utilizaremos una serie de objetos -utensilios- de fácil identificación por nuestra mente. Muchos de ellos, si lo deseamos, podemos utilizarlo en su forma concreta, Por ejemplo, la pizarra. Podemos imaginarla mentalmente o podemos decidir, emplear una pizarra para escribir en ella.


Entre los objetos que vamos a utilizar se encuentran los siguientes:
  • Pizarra: la utilizaremos para identificar la cualidad anímica que queremos desarrollar. Igualmente, nos permitirá describir los ingredientes que vamos a emplear para la elaboración de la dieta, así como para describir su elaboración. Recomendable que el color de la pizarra sea negro u oscura.
  • Tiza: la utilizaremos para escribir.
  • Borrador: su uso es esencial, posee la cualidad mágica de borrar para siempre aquello que queramos, ofreciendo la oportunidad de escribir una nueva realidad.
  • Pantalla de cine: esta herramienta nos permitirá en la fase final de la elaboración, disfrutar del placer de la dieta elaborada, pues la usaremos para visualizar en ella las nuevas cualidades adquiridas gracias al alimento asimilado. Se produce la integración de los “alimentos” al alma.
  • Ingredientes: la aportación más importante, pues sin ellos no podríamos  llevar a cabo ninguna elaboración. Estos alimentos serán cualidades espirituales, como por ejemplo, la libertad, la creatividad, la consciencia, la inspiración, el discernimiento, el amor, etc.
  
EJEMPLO DE RECETA

Nombre de la receta: El auto-perdón.
Indicada para: liberación del sentimiento de culpabilidad.
Introducción sobre el origen de “La Culpa”:

Génesis 2
15 Tomó, pues, Yavé Dios al hombre, y le puso en el jardín de Edén para que lo cultivase y guardase, 16 y le dio este mandato: <De todos los árboles del paraíso puedes comer, 17 pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás>”
25 Estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, sin avergonzarse de ello”
Génesis 3
4 Y dijo la serpiente a la mujer: <No, no morirás, 5 es que sabe Dios que el día que de él comáis se os abrirán los ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal>. 6   Vio, pues, la mujer que el árbol era bueno para comerse, hermoso a la vista y deseable para alcanzar por él la sabiduría, y tomó de su fruto y comió, y dio de él también a su marido, que también con ella comió.
7   Abriéronse los ojos de ambos, y, viendo que estaban desnudos, cosieron unas hojas de higuera y se hicieron unos ceñidores. 8   Oyeron a Yavé Dios que se paseaba por el jardín al fresco del día, y se escondieron de Yavé Dios el hombre y su mujer, en medio de la arboleda del jardín.
9   Pero llamó Yavé Dios al hombre, diciendo: “¿Dónde estás?” 10 Y éste contestó: “Te he oído en el jardín, y, temeroso porque estaba desnudo, me escondí”
11  “¿Y quién, le dijo, te ha hecho saber que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol de que te prohibí comer?”
12 Y dijo el hombre: “La mujer que me diste por compañera me dio de él y comí”
13 Dijo, pues, Yavé Dios a la mujer: “¿Por qué has hecho eso?” Y contestó la mujer: “La serpiente me engañó y comí”
14 Dijo, pues, Yavé Dios a la serpiente: “Por haber hecho esto, maldita serás entre todos los ganados y entre todas las bestias del campo. Te arrastrarás sobre tu pecho y comerás el polvo todo el tiempo de tu vida.15 Pongo  perpetua  enemistad  entre  ti  y  la  mujer,  y  entre  tu linaje y el suyo; éste te aplastará la cabeza, y tú le acecharás el calcañal”
16 A la mujer le dijo: “Multiplicaré los trabajos de tus preñeces; parirás con dolor los hijos y buscarás con ardor a tu marido, que te dominará”
17  Al hombre le dijo: “Por haber escuchado a tu mujer, comiendo del árbol de que te prohibí comer, diciéndote no comas de él: Por ti será maldita la tierra; con trabajo comerás de ella todo el tiempo de tu vida; 18 te dará espinas y abrojos y comerás de las hierbas del campo.
19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella has sido tomado, ya que polvo eres y al polvo volverás”
20 El hombre llamó Eva a su mujer, por ser la madre de todos los vivientes.
21 Hízoles Yavé Dios al hombre y  su mujer túnicas de pieles, y los vistió.
22 Díjose Yavé Dios: “He ahí al hombre hecho como uno de nosotros, conocedor del bien y del mal; que no vaya ahora a tender su mano al árbol de la vida y, comiendo de él, viva para siempre.
23 Y le arrojó Yavé Dios del jardín de Edén, a labrar la tierra de que había sido tomado.
24 Expulsó al hombre y puso delante del jardín de Edén un querubín que blandía flameante espada para guardar el camino del árbol de la vida.

Verdaderamente, estamos ante el génesis de la culpa, y tanta trascendencia ha tenido en nuestra vida, que aún hoy no hemos logrado “perdonarnos” aquel acto de insubordinación.

La decisión tomada por Adán y Eva, según la religión, se convirtió en un acto de rebeldía hacia nuestro Creador, que tenemos que “pagar”, y ese pago, lo hemos interpretado erróneamente desde el principio de los tiempos, ya que lo único que hizo la humanidad Adamita, fue utilizar el poder creador de la voluntad, ese mismo poder del que nos dotó nuestro Hacedor. ¿Acaso el hombre no ha sido creado a imagen y semejanza de Creador?

La humanidad decidió ejercer la hegemonía de los atributos con los que había sido dotado y actuar con plena libertad. Cada acto genera un efecto, cada acción lleva implícita el sello de la responsabilidad. El que siembra cosecha, y de los frutos obtenidos saca conclusiones de lo sembrado.

No debe existir culpa, pero sí responsabilidad por nuestras acciones. Somos seres creadores y estamos creando constantemente a nuestro alrededor. Al igual como la semilla se convierte en fruto, nuestros actos, deben llevarnos a obtener ese fruto, y lo que es más importante, cada fruto lleva en su interior una nueva semilla. Si de nuestras acciones obtenemos malos frutos, siempre tenemos la oportunidad de volver a sembrar una nueva semilla.
  
Ingredientes:

  • Consciencia.
  • Auto-Perdón.
  • Autoestima.
  • Creatividad.
  • Libertad.
  • Valores.
  • Amor.
  • Discernimiento.

VALOR NUTRITIVO DE LOS INGREDIENTES

CONSCIENCIA/CONCIENCIA:

“Conócete a ti mismo”

La palabra consciencia viene del término latino conscientia y es definido como el “conocimiento inmediato que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones”, y como la “capacidad de los seres humanos de verse y reconocerse a sí mismos y de juzgar sobre esa visión y reconocimiento” (definición según DRAE).

La palabra conciencia, que deriva de la misma palabra latina conscientia, se define como la "propiedad del espíritu humano de reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta”, y también como el “conocimiento interior del bien y del mal” (definición según DRAE).


Para potenciar la “consciencia” recomiendo realizar un ejercicio espiritual que se practica en muchas escuelas iniciática y que se conoce como Retrospección. Dicho ejercicio debe realizarse cada noche, antes de dormir y consiste en visualizar mentalmente las experiencias que nos han ocurrido durante el día, empezando en orden inverso, es decir, comenzaremos a visualizar las últimas experiencias del día y continuaremos hacia atrás. De este modo, se favorece la toma de consciencia, ya que asociaremos los efectos con las causas.

Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)


AUTOPERDÓN:
El auto perdón es la acción voluntaria de abandonar las creencias personales acerca de que existe forzosamente una consecuencia punible contra uno mismo cuando se ha actuado injustamente en contra de alguien, de uno mismo o de algún decreto o promesa realizados. Esto viene acompañado por el desencadenamiento de sentimientos debilitantes, como estar enojado, con sentimientos de odio, de condenación, devaluación o de aborrecimiento de sí mismo. Esto puede desencadenar pensamientos obsesivos e incluso ser uno de los pilares de una depresión grave. Por ello, al tener un proceso de perdonarse a sí mismo, comienza un proceso de mejoría psíquica innegable (definición extraída del blog http://coadiccion.blogspot.com.es/2010/01/gratitud-y-auto-perdon.html).

Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)

  • Libro: Todos los corazones son uno –Ricard López-

AUTOESTIMA:

La autoestima es nuestra autoimagen, o sea, cómo nos sentimos sobre nosotros mismos. La misma se compone de pensamientos y sentimientos sobre cómo somos y actuamos. Mientras más positivos seamos, mayor será nuestra autoestima. Mientras más negativos nos mantengamos, menor será la misma.

A partir de una evaluación personal lo más objetiva posible indique con una marca de cotejo en la columna provista a la derecha el número aplicable a su respuesta de acuerdo con la siguiente escala:



4 Siempre

3 Casi Siempre

2 Algunas Veces

1 Nunca
4
3
2
1
1. Me siento alegre.
2. Me siento incómodo con la gente que no conozco.
3. Me siento dependiente de otros.
4. Los retos representan una amenaza a mi persona.
5. Me siento triste.
6. Me siento cómodo con la gente que no conozco.
7. Cuando las cosas salen mal es mi culpa.
8. Siento que soy agradable a los demás.
9. Es bueno cometer errores.
10. Si las cosas salen bien se deben a mis esfuerzos.
11. Resulto desagradable a los demás.
12. Es de sabios rectificar.
13. Me siento el ser menos importante del mundo.
14. Hacer lo que los demás quieran es necesario para sentirme aceptado.
15. Me siento el ser más importante del mundo.
16. Todo me sale mal.
17. Siento que el mundo entero se ríe de mí.
18. Acepto de buen grado la crítica constructiva.
19. Yo me río del mundo entero.
20. A mí todo me resbala.
21. Me siento contento(a) con mi estatura.
22. Todo me sale bien.
23. Puedo hablar abiertamente de mis sentimientos.
24. Siento que mi estatura no es la correcta.
25. Sólo acepto las alabanzas que me hagan.
26. Me divierte reírme de mis errores.
27. Mis sentimientos me los reservo exclusivamente para mí.
28. Yo soy perfecto(a).
29. Me alegro cuando otros fracasan en sus intentos.
30. Me gustaría cambiar mi apariencia física.
31. Evito nuevas experiencias.
32. Realmente soy tímido(a).
33. Acepto los retos sin pensarlo.
34. Encuentro excusas para no aceptar los cambios.
35. Siento que los demás dependen de mí.
36. Los demás cometen muchos más errores que yo.
37. Me considero sumamente agresivo(a).
38. Me aterran los cambios.
39. Me encanta la aventura.
40. Me alegro cuando otros alcanzan el éxito en sus intentos.
TOTALES DE CADA COLUMNA
TOTAL



INTERPRETACIÓN DEL AUTOEXAMEN
En cada columna sume las marcas de cotejo y multiplique por el número que aparece en la parte superior de esa columna. Por ejemplo, diez marcas en la primera fila se multiplican por 4 y equivalen a 40. Anote esa cantidad en el espacio correspondiente. Luego sume los totales de las cuatro columnas, y anote ese total. Examine, entonces, la interpretación de los resultados con la tabla siguiente:

160-104

Autoestima alta (negativa)

103-84

Autoestima alta (positiva)

83-74

Autoestima baja (positiva)

73-40

Autoestima baja (negativa)

Nota: La definición de Autoestima ha sido extraída de la página web http://www.pucpr.edu/facultad/edctv/autoestima_espanol.htm

El test de evaluación ha sido tomado del libro Nuevos Surcos (1994), escrito por el Dr. Cirilo Toro Vargas.
  
Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)

  • Amate a ti mismo (Louise L Hay)
  • El poder está dentro de ti (Louise L Hay)
  • Tus zonas erróneas (Wayne Dyer)

CREATIVIDAD:

Pensamiento original, imaginación constructiva, pensamiento divergente o pensamiento creativo, es la generación de nuevas ideas o conceptos, o de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales (http://es.wikipedia.org/wiki/Creatividad).

Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)


LIBERTAD:

Libertad es la capacidad que posee el ser humano de poder obrar según su propia voluntad, a lo largo de su vida; por lo que es responsable de sus actos.

La libertad para una persona también puede significar autonomía interna, o de maestría sobre la condición interna. Esto tiene varios significados posibles:
  • La capacidad de actuar de conformidad con los dictados de la razón.
  • La capacidad de actuar de conformidad con el propio ser verdadero o valores.
  • La capacidad de actuar de conformidad con los valores universales (como la verdad y el bien).
  • La capacidad de actuar con independencia de los dictados de la razón y la insta de deseos, es decir, arbitrariamente (autónoma).
Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)

VALORES:


Valor Humano: Todo objeto tiene un valor, mayor o menor, en la medida en que sirve mejor para la supervivencia y prosperidad del ser humano, ayudándole a conseguir la armonía y la independencia que necesita y a las que aspira. 

Es por esto, que los valores que se elijen y se persiguen en la propia vida se corresponden con la realidad del hombre, es decir, verdaderos. Porque solo los valores verdaderos pueden conducir a las personas a un desarrollo pleno de sus capacidades naturales. Puede afirmarse que, en el terreno moral, un valor será verdadero en función de su capacidad para hacer más humano al hombre. 

El valor más básico, es el valor de toda vida humana, de todo humano es la dignidad humana. 

Este valor posee dos aspectos muy importantes, y los cuales debe entenderse por separado para comprender finalmente su acepción. Es decir por un lado, “el valor” es decir todo aquello que apreciamos, estimamos, deseamos. Y por otro lado, “lo humano”; es decir las acepciones que hacemos de la concepción en relación a la sociedad en la que nos desarrollamos. A partir de aquí, uno tiende a modelar formas de vida y actuar de determinada manera ante las situaciones que se les plantean. 

El valor humano en nuestras vidas es fundamental, ya que nos permite alcanzar determinadas cosas y por sobre todo adquirir otras actitudes tan relevantes para actuar como sujetos más comprometidos. Por ejemplo: responsabilidad, respeto, compromiso, amor, justicia, sencillez, optimismo, entre otros.


Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)
  
AMOR:

Podríamos compararlo con el agua, ese elemento imprescindible para la elaborar cualquier receta de la cocina tradicional. Igualmente, podemos atribuirle, la misma propiedad que tiene el aceite, pues al igual que el amor, tienen la propiedad de curar.

Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)

DISCERNIMIENTO:

Es el "juicio por cuyo medio ó por medio del cual percibimos y declaramos la diferencia que existe entre varias cosas". Lo que implica tener "criterio", es decir; una norma, modelo de valores o principios considerados una autoridad moral; como tradiciones, conciencia, filosofías o preceptos; culturales, sociales o religiosos; para conocer la consecuencia o inconveniencia de las cosas. 

 (http://es.wikipedia.org/wiki/Discernimiento).

Libros-Películas-Documentales que ayude a adquirir esa cualidad anímica:

(Espacio reservado para la colaboración de los lectores)
  

ELABORACIÓN


  1. Tomaremos la pizarra y escribiremos en ella el contenido de aquello que nos lleva a sentirnos bajo el peso de la culpa. Lo describiremos con detalle. Es importante, que se identifique la causa que ha dado origen a ese estado de culpa. Descríbela y mientras lo haces cerciórate de que comprendes la relación que existe entre la causa y efecto, entre el acto y el sentimiento de culpa.
  2. Cuando hayas terminado de escribir con detalles la experiencia, tómate tu tiempo y lee por tres veces su contenido. Con cada lectura, identifícate con lo escrito. Esa experiencia te pertenece en ese momento presente.
  3. Toma el borrador. Debes saber que posee una propiedad maravillosa. Su acción pone fin a la experiencia, con todo su potencial emotivo y mental, ya que deja de existir, y te da el inmenso poder de escribir una nueva realidad, en un nuevo presente. Acércate a la pizarra y borra todo su contenido. Hazlo con alegría, con la certeza absoluta de que estás liberándote de una parte de ti que perteneció a otro presente, que ya es pasado, y ese pasado no tiene ningún poder sobre ti, salvo que tu lo permitas. Es necesario que la pizarra quede totalmente limpia, pues ese espacio lo ocupará una nueva realidad.
  4. Toma de nuevo la tiza. Con pulso firme, repleto de confianza y entusiasmo, anota uno a uno los ingredientes que vas a utilizar para elaborar tu receta. Ya conoces las propiedades espirituales de cada uno de ellos. Conoces el valor de la Autoestima, de la Consciencia, de la Creatividad, de la Libertad, de los Valores, del Perdón, del discernimiento y del Amor. Cuando vayas escribiéndolos en la pizarra, siente con intensidad que esas cualidades anímicas forman parte de ti. Están en ti. Siempre han estado en ti y ahora eres consciente de ello y decides que formen parte de tu vida. Sabes igualmente, que mezclando esos ingredientes, lograrás elaborar una apetitosa receta que saciará tu apetito y te liberarás del sentimiento de culpa que te mantenía prisionero de la oscuridad. Ahora eres Luz y vives en la Luz.
  5. Cuando hayas terminado la fase de elaboración, llega el punto más importante. Hay que “degustar” el plato que hemos cocinado. Para ello, utilizaremos la pantalla de cine. Es muy práctica. Debes saber, que en los “archivos akashicos” se guardan las imágenes que hemos vivido desde el principio de los tiempos. Es necesario inscribir nuevas experiencias que sustituyan a las anteriores, ya que nuestro comportamiento, nuestras emociones y pensamientos, están influidas por esas imágenes.

  6. Siendo así, visualizaremos, gracias al poder creador de nuestra mente, una nueva experiencia donde nuestra respuesta es la expresión viva de un nuevo ser que se encuentra liberado de la pesada carga de la culpa y que da muestra de una serie de cualidades anímicas que responden a los atributos con los que hemos elaborado la receta. 

    Vemos con alegría en el corazón, como somos libres de tomar las riendas de nuestro destino. Observamos, cómo con nuestra creatividad damos forma a nuevas realidades. Tenemos consciencia de que la única realidad es el presente continuo, que tanto el pasado, como el futuro son expresiones que carecen de fundamento y que no tienen ningún poder sobre nosotros. Comprendemos que cada ser posee un maravilloso don. Lo ha heredado de su Creador. Es el Amor, sí el sentimiento más elevado que posee todo ser humano, y que cuando se manifiesta con el rostro del Perdón, se convierte en el Santo Grial, ese Cáliz Místico, custodiado por los Guerreros de la Divinidad y que cuando bebemos de Él, nos eleva hasta la condición de nuestro Hacedor. El Perdón es la cualidad que nos libera de la oscuridad y nos abre las puertas de la Luz.

    Disfrutamos de las imágenes que estamos contemplando, con la certeza de que a partir de ahora seremos un “hombre nuevo”.

    Ni que decir tiene, que debemos conservar esa película en nuestra filmoteca particular, para que podamos acceder a ella, cada vez que la necesitemos. Ya conocemos la técnica para elaborar la receta. Es bueno saber, que aún nos queda poner en uso una de las herramientas que describimos al principio.

  7. En efecto, nos falta la herramienta de la “repetición”. Los técnicos en educación infantil, nos revelan, que los niños aprenden a través de la repetición. Esto es debido a que su Cuerpo Vital, se encuentra en estado latente y será a partir de los siete años cuando lo adquieran con plena autonomía. La repetición permite que se inscriba sobre ese Cuerpo Vital, también conocido como Cuerpo Etérico, el potencial de las experiencias. Nosotros, que podemos decir, nos encontramos en un estado similar al infantil en la vivencia que estamos creando, actuaremos usando esa misma técnica y repetiremos, cuanta más veces mejor, la visión de la película que hemos creado dando vida a la nueva personalidad. De este modo, llegará el día que, al igual que el niño responde de forma instintiva a lo aprendido, nosotros daremos vida, de forma espontánea, a lo integrado en nuestra consciencia.

Bon Appetit