sábado, 24 de marzo de 2012

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres - Casa IV"


CASAS DE AGUAS: PSIQUICAS-EMOCIONALES


En el Segundo Día de la Creación, el Elemento activo fue el Agua, y con él la Obra recibe el Elemento rebelde, lo que llevó a la necesidad de "separar", "dividir" lo que en el Fuego se encontraba en estado de Unidad. Así se estableció las Aguas de "arriba" y las Aguas de "abajo".

Los Trabajos de este Elemento-Día están bajo la regencia de Hochmah, el Amor Primordial. Ya veíamos que esa esencia - el amor- adopta los ropajes del Agua para establecer la ruta por la que rencontraremos la unidad perdida.

Las Casas de Agua en analogía con estos Trabajos Divinos, llevarán implícito ese mismo mensaje, pues si con Cáncer-Escorpio-Piscis, hablábamos de las Aguas Divinas, con las Casas IV-VIII-XII hablaremos de las Aguas humanas, esto es, de la calidad de nuestras emociones, que como es obvio no tendrán la misma calidad que las divinas.

Con el Agua, se adquiere el afán-deseo de crear, por lo que su manifestación nos lleva a afrontar esa experiencia esencial. De este modo, las Casas de Agua estarán impregnadas de esa misma necesidad, por lo que nos revelará nuestra actitud a aceptar los trabajos creadores, entendiéndolo siempre como el deseo humano de actuar-imitar a los Trabajos Divinos.

Por último, y en relación con la división propia del Elemento, en las Casas de Agua, encontraremos los trazos de esa "separación" y podremos interpretar, que mientras el Fuego-Luz, es la conciencia moral, el Agua-oscuridad, es esa misma conciencia pero en negativo, es decir, su reflejo, esto es, el inconsciente.

Pasemos a analizar las Casas de Agua, individualmente. 



CASA IV

 Al tratarse de una Casa Yod, existe una amplia actividad emprendedora, en este caso relacionada con el mundo interno, con el mundo oscuro de las emociones y sentimientos. En este sector, el hombre trata de integrar su "Fuego" particular, es decir, su propósito humano en su naturaleza emotiva, de tal modo que sus deseos, motivan, estimulan al individuo hacia la consecución del propósito.

Existirá en esta Casa un afán de pureza que nos llevará a emanar sentimientos con el propósito de "blanquear", "limpiar", "regenerar", nuestra naturaleza y la de los demás. A través de la Casa IV, ponemos en marcha nuestro Hochmah particular, adoptando los ropajes de los sublimes anhelos, los cuales nos llevarán a desarrollar una hermosa labor curativa.

Otra de las interpretaciones más comunes que se recogen en la tradición astrológica, nos indica la relación de este sector con el pasado, con las raíces, con nuestro origen, nuestra infancia, nuestra patria y antepasados, con nuestra madre como expresión del marco que nos ha dado la vida.

Todas estas ideas encuentran su expresión en los Trabajos del Elemento Agua, pues como veíamos en su estudio, el Agua lleva impregnado en sí mismo al Elemento primordial, el Fuego, el cual nos refiere nuestra verdadera esencia, nuestra divinidad, el principio más elevado y puro que hay en nosotros. El Agua queriendo reflejar, imitar, interiorizar esa pureza, al manifestarse en el terreno humano, se representa como la búsqueda de ese pasado, de esa etapa anterior que nos revelará nuestra trascendencia, que nos hace sentirnos Dioses, que nos hará retornar a la Unidad. 

Siendo esto así, debemos tomar conciencia de la importancia que tiene este sector, pues la medida en que lo potenciemos cuando los planetas -en especial el Sol- transite por él, estaremos recuperando nuestra pureza primigenia.

Si en el Agua, nace la conciencia humana de división con respecto a su creador -conciencia espiritual-, en la Casa IV, se produce el re-nacimiento de la conciencia unitaria. En un grado más concreto de estas energías, este sector nos hablará igualmente de las circunstancias que rodea nuestro nacimiento físico. 

Ya hemos aludido anteriormente a los dos niveles establecidos dentro del Elemento Agua: las Aguas de arriba-superiores-cielo, y las Aguas de abajo-inferiores-abismo. En analogía con esta idea, la Casa IV, es la puerta de entrada donde se pone de manifiesto esta dualidad. Así pues, dependiendo de la orientación de la conciencia del individuo -que viene dada por la situación de los senderos del Árbol Cabalístico- podremos conocer la dirección que tomará nuestras emociones, bien identificadas con lo Superior, lo cual dará lugar a un estado de pureza, bien identificado con lo Inferior, lo cual degenerará en sentimentalismos y pasiones.

El Elemento Agua se manifiesta como arquetipo de lo interno, del plano astral, ese vasto y misterioso mundo donde se desarrolla una actividad aún más amplia que la que habitualmente vivimos en el mundo físico. En él evolucionan un gran número de jerarquías espirituales, así como las almas desencarnadas que tras el abandono del plano físico, pasan a ese plano. Conociendo esto, a través de la Casa IV, estaremos en contacto con las entidades evolucionantes en el plano astral, y se produce una comunicación que bien puede ser consciente o inconsciente. Esa relación no se establece con los seres espirituales, sino también -y esto es muy importante-, con los clichés emocionales, esas imágenes engendradas por nuestros deseos y que van adquiriendo poder sobre nuestra naturaleza. Los hábitos emocionales encuentran un difícil obstáculo a vencer en estas creaciones astrales.

Las experiencias vividas durante el sueño, están igualmente en estrecha relación con las creaciones que hacemos en el Mundo del Deseo, promovidas por nuestra imaginación y sentimientos.

Por último señalar, que cuando nuestra conciencia no nos lleva a realizar los trabajos de purificación propios del sector IV, serán las anécdotas externas las que con su manifestación, nos indiquen qué trabajos debemos hacer. Así no es extraño que cuando esta Casa se active por el tránsito de planetas, la vida nos lleve a contactar con alguno de los significados que hemos ido describiendo en este punto: la infancia; los recuerdos; el pasado; la madre; el hogar; los sueños; la patria; el agua, etc... 

Concretizando este punto, diremos que la Casa IV, recoge la siguiente gama de significados convencionales y psicológicos, siempre en analogía con los trabajos propios del signo Cáncer.

  • Los padres que ejercen menor influencia en la vida de la persona. El hogar.
  • Edificios; tierras y minas. Todo lo que pertenece a la tierra y propiedades.
  • El inconsciente revelándose en los sentimientos.
  • Reacciones que surgen de la profundidad interior.
  • El final de la vida. Vejez.
  • Nuestra necesidad de intimidad, de ambiente cómodo donde poder recogernos y distendernos, reflexionar.
  • Sede de la naturaleza de deseo, de las emociones y pasiones.
  • Facultad imaginativa; receptividad anímica.
  • Atesoramiento de recuerdos.
  • Cosas ocultas; asuntos privados, íntimos.
  • Aporta una introspección de la naturaleza de la niñez del nativo.
  • El pueblo, la nación, la patria.
  • El proceso de purificación.
  • Tendencias transmitidas (masa hereditaria).
  • Anatomía: pecho y estómago.

viernes, 23 de marzo de 2012

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres- Casa III"


CASA III

Según recoge la Tradición Esotérica, "En el Principio, fue el Verbo...", y continua diciendo, "el Verbo era Dios y estaba con Dios...". Gracias a ese Verbo, ese Fíat Creador, el universo fue creado.

En relación con esta idea, debemos reconocer los trazos de Binah en esta manifestación sagrada. El responsable de que la Obra Divina adoptara una idea concreta, hizo uso de la Palabra para llevar a cabo su labor. Esa palabra pronunciada en el murmullo del Caos, ordenó y configuró todas las Fuerzas, de modo que fuese posible la creación.

Dentro de las Casas de Aire, el canal III, es el que realiza doblemente las funciones de Binah, en analogía con lo que ocurre al signo Vav de Aire, Géminis. Por lo tanto, uno de los significados más profundos que debemos conocer de esta Casa, es el que nos indica, el uso que hacemos del poder de la palabra. ¿Cuál es la calidad de pensamiento que exteriorizamos al mundo? ¿Somos portadores de elevadas verdades o por el contrario, utilizamos nuestra elocuencia y saber, para convencer a los demás?

Estamos sin duda, ante un sector muy importante. Pensemos por unos momentos en la influencia que ejercen sobre la sociedad, aquellos que trabajan directamente en la difusión de las ideas. Un simple comentario, un ridículo rumor, a veces adquiere dimensiones catastróficas.

Los medios de difusión poseen hoy en día uno de los poderes más importantes dentro del contexto de las relaciones sociales. De la orientación moral de sus enfoques, podremos asistir a la elaboración de grandes verdades y a la construcción de sólidos edificios donde se albergarán elevados principios, ó por el contrario, ser testigo de un bombardeo de inmorales principios cuyo objetivo no va más allá de la idea de enriquecimiento material, o de la ostentación de poderes.

Binah nos da la clave del uso que debemos dar a esa Casa: la parquedad, la justicia, la inteligencia, la comprensión. Es una verdad difundida en el saber tradicional, que los sabios son hombres de pocas palabras, y debemos entender con ello, que no utilizan el poder creador en alardeos o superficialidades.

A través de la Casa III, exteriorizamos al mundo el contenido de nuestro pensamiento, un pensamiento que ha debido conquistar la etapa de la concepción interna de la verdad, de la igualdad, y que maduro como un sol, ha de llevarnos a comunicar, a compartir con los demás, los conocimientos, el saber, la ley que ha de permitirnos construir un mundo más perfecto, donde las leyes de la tierra, han de ser semejantes a las del cielo.

El concepto de hermandad aparece en esta parcela terrestre, indicándonos un eslabón aún más superior al que el alma debe aspirar. En la Casa VII hemos sido cónyuges, en la XI, amigos. Ahora alcanzamos la calidad de Hermanos, bien en el sentido de sangre, ó de ideas. Como Cristo les indicó a sus apóstoles en un momento de su magisterio, tras considerarle amigos, les elevó a la condición de Hermanos.

Por lo tanto, siendo la Casa III un canal de acción externa, una labor ejecutiva, diremos que el Hermano es aquel que actúa al unísono con nosotros.

Como bien determina la astrología convencional, en este sector encontraremos información sobre nuestro vecindario más inmediato, sobre el campo social que nos mantendrá más ocupado. Igualmente nos informa sobre los medios que el hombre utiliza para su comunicación y relación con los demás; sobre nuestra capacidad de comprensión, y los malos aspectos a este sector, nos indicarán las dificultades que tendrá el individuo para aprender por vía intelectual, así como los problemas que encontrará en el proceso de comunicación y adaptación al medio ambiente que le rodea.

Los signos que ocupen este sector, nos mostrarán el tipo de material que influirá decisivamente en la mente del nativo. Por último, indicar que los aspectos al regente del signo que ocupe la Casa, así como los planetas ubicados en ella, nos indicarán, las facilidades o por el contrario, las dificultades que tendrá para llevar a cabo su labor exteriorizadora.

Resumiendo los diferentes significados que se pueden extraer del presente punto:

  • Los hermanos; vecinos; relaciones consanguíneas.
  • El ambiente.
  • La mente instintiva, concreta. Los escritos, cartas, etc...
  • Contacto inicial; reconocimiento superficial. Primera experiencia de dualidad.
  • Comunicación y el intercambio de información.
  • Experimentamos el entorno inmediato.
  • Pensamiento; conocimientos.
  • Intelecto formativo que sintetiza impresiones sensorias.
  • Aprendizaje en el nivel intelectual y social.
  • Trabajo con los medios de mercado; de ventas.
  • Necesidad de comunicación con los demás.
  • Aprendizaje por la aplicación de la razón y la lógica.
  • Poderes sintetizadores de la mente: destreza, viveza, dualidad.
  • Adaptabilidad a la educación. 
  • Lenguaje. Propaganda y publicidad personal.
  • Anatomía: Hombros y brazos.

jueves, 22 de marzo de 2012

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestre - Casa II"


Si a través de la Casa X, hemos trabajado pacientemente para dejar testimonio práctico de nuestros valores, si hemos movilizado nuestra voluntad con el propósito de construir una sociedad cuyos edificios cuenten con pilares sólidos, será por el canal II, por donde recibiremos en forma de abundancia, la recompensa merecida a nuestros esfuerzos. Es por ello, que la astrología convencional nos enseña, que la Casa II, es el sector de las riquezas.

En nuestros días, cuando los intereses en su mayoría son de orden práctico, cuando se nos transmite una cultura de adquisición, haciendo de ello una experiencia vital para el hombre, llevándole a obtener el mejor provecho material de las cualidades espirituales, es lógico pensar, que de nuestras acciones "constructoras" queramos recibir el salario correspondiente. Cuando esto es así, debemos esperar que en efecto, por la Casa II, recojamos dinero o bienes materiales. Sin embargo, si a través de la X, nuestro trabajo ha consistido en una labor de Fuego, en la cual nos hemos preocupado más por la incentivación de orden espiritual; o una labor de Agua, donde nuestro propósito ha ido encaminado a sensibilizar a nuestros compañeros de ruta, o tal vez una labor de Aire, llevándonos a organizar el mundo con nuestros pensamientos, entonces, la riqueza que aparecerá en la II, será de tipo moral, de tipo emocional, o de tipo intelectual.

Si bien esto es cierto, no podemos olvidar, que no es menos verdad, que también pretendemos sacar beneficio de nuestra moralidad, de nuestra sensibilidad y de nuestras ideas. Esto es así, pero no está de más conocer, que en realidad esa riqueza es fruto del dominio del Elemento.

La Casa II, está bajo la regencia cabalística de Hochmah y Hesed. El primero otorga la Gracia Divina en forma de riqueza y de amor, mientras que el segundo, nos indica, dónde se manifestará esa abundancia. Hesed es la "tierra paradisiaca" donde el hombre gozó de la unidad integral. Es lícito pues, que en Tauro-Casa II, viviremos internamente ese encuentro de placer. Lo que ocurre, es que en la realidad, ese estado de plenitud viene acompañado de riqueza material, lo que dispone al hombre para adquirir una actitud de goce que le mantiene atado y prisionero de ese sentimiento que le aporta seguridad en el plano material.

Con la Casa II, entramos en la recta final de las experiencias humanas, y sin embargo, esa parcela, se convertirá en uno de los tramos más difíciles de superar por el alma, y la razón de ello, debemos buscarla en el apego y el sentimiento de posesividad.

Esta Casa de riqueza, exige de nosotros que no nos estanquemos en aquello que nos sentimos poseedores. Debemos sacar hacia afuera ese material que está indicado en este canal, pues así estaremos contribuyendo en hacer más rica y bella la vida de los demás. Toda dinámica contraria a este trabajo de dar con generosidad, producirá una obstrucción en nuestro organismo físico, que bajará nuestras defensas y propiciará el asentamiento de la enfermedad.

Los buenos aspectos a esta Casa, nos advierten de la facilidad que encontraremos para ver recompensado nuestros trabajos.

Los malos aspectos, por el contrario, marcarán la ruta que nos indicará, no tan sólo las dificultades que vamos a tener para adquirir bienes materiales, sino también el uso que damos a éstos, cuando somos poseedores.

Sintetizando lo referido, obtendremos la siguiente síntesis:
  • Dinero, fortuna financiera.
  • Lo que se adquiere por esfuerzo individual y el uso que se hará de ello.
  • La posesión y la propiedad. Deseos de poseer cosas.
  • "Yo tengo". Conciencia de la persona con respecto al dinero y las posesiones.
  • Deseos ó insatisfacción que motivan a actuar.
  • Se es consciente de lo que se quiere. Consciente personal.
  • Salud. Bienes. Ganancias o pérdidas.
  • Substancia vital que el "yo" ha de utilizar.
  • Substancia química del cuerpo. El alimento. Metabolismo.
  • Seguridad material. Deseo de controlar cosas y personas.
  • Herencia. Deudas personales.
  • Anatomía: Cuello, garganta.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Causa Espiritual del dolor de cabeza


Desde el punto de vista médico, las causas que pueden originar un dolor de cabeza son muy diferentes y variadas. Trataremos de enumerar las más frecuentes:

Causado por el acumulo de tensión y stress: En estos casos, nuestro "ordenador central" se satura de información. Estamos afrontando demasiadas empresas a la vez, y no tenemos capacidad para establecer armonía y orden en nuestra vida. Es aconsejable considerar aquello que mas tensión nos produce.

Nuestra cabeza hace función de "ariete": En efecto, estamos golpeando con fuerza algún obstáculo que se interpone en nuestro camino, y la impotencia que vivimos al no conseguir vencer esos obstáculos, nos produce un profundo dolor de cabeza.

¿Quién soy? Situaciones de inseguridad, de falta de confianza en si mismo tras experimentar importantes fracasos, nos lleva a calentar excesivamente las neuronas del cerebro. En estos casos es frecuente comportamientos de ira y cólera que tratan de compensar la falta de identidad. Un exceso de ira, provoca punzadas en la cabeza.

 
Por ultimo, analizaremos el dolor de cabeza causado por aquellos estados psicológicos cuyo perfil nos sitúa ante la figura del líder, el que quiere ante todo ser el primero, "estar en cabeza". Este tipo de protagonismo desemboca en experiencias de golpes, caída del pelo y fiebres altas.

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres - Casa I o Ascendente"


La regencia cabalística de esta Casa queda bajo la tutela de Kether-Padre, de lo cual se deduce que seremos portadores a niveles humanos, de su cualidad espiritual, la Voluntad, la Vida, la Existencia del Ser. Por ello, debemos buscar en este sector todo lo relacionado con nuestro Yo individual, con nuestra personalidad, con nuestro poder de acción (propósitos, iniciativas, perspectivas).

En cuanto a la regencia zodiacal, está bajo la hegemonía de Aries, signo por donde se expresa el Designio Divino, el Programa Espiritual. Por tanto, el canal I, será aquel que nos informa de los propósitos humanos. Se trata de la semilla que queremos sembrar en el mundo. Como semilla que es, no podremos esperar un gran dominio de las energías que allí se expresa, sino que debemos saber, que es en dicho sector donde nos comportaremos como aprendices, y lo haremos con las mismas ganas e interés que le son propios a esta condición.

Aries conecta al hombre con la Divinidad. La Casa I conecta al hombre con el mundo donde habita. Es por ello, que por este canal, el hombre proyecta su personalidad a la Tierra.

Cuando estudiábamos Aries, veíamos que este Arquetipo dibujaba el "cuerpo divino", la Esencia Espiritual. Su proyección a través de la Casa I, hará que este sector dibuje igualmente los trazos de nuestro cuerpo físico. Ya veíamos como el Ascendente, es el punto que nace, que se cristaliza y concreta en el horizonte oriental en el momento del nacimiento. Este "nacimiento" es análogo a la reencarnación del Ego en un cuerpo físico, por lo que estaremos describiendo los trazos no tan sólo de un cuerpo material, sino del Espíritu -la vida- en uno de sus vehículos, en este caso, el más sólido, el físico.

Psicológicamente hablando, en el Ascendente encontramos todo lo relacionado con nuestro Temperamento. Desde este punto de vista, el Ascendente nos habla de una nueva oportunidad, de una nueva dirección en la evolución.

El trabajo espiritual de este sector, como bien Elman Bacher ha recogido en sus fabulosos estudios astrológicos, se resume en la siguiente frase: "Yo soy una conciencia individualiazada". Para dicho autor, el principal propósito vibratorio de un ser humano en la encarnación (Casa I) es cumplir lo mejor que pueda la potencialidad del signo ascendente a través del capítulo de experiencias y ubicación vibratoria del planeta que rige el signo Ascendente. De hecho, la Casa donde se encuentra dicho planeta, nos indicará las condiciones ambientales donde se proyectarán las potencialidades de nuestra personalidad.

Ya hemos visto en otra parte de esta enseñanza, como el Fuego está en analogía con la primera fase del crecimiento humano, la infancia. Ahora añadiremos que el sector que se encarga de informarnos sobre esos primeros años de nuestra existencia, es el Ascendente. Por lo tanto busquemos en él, todo lo relacionado con las condiciones domésticas de nuestra infancia.

Los rasgos humanos que se expresan en este sector, nos llevan a protagonizar todo un bagaje de experiencias relacionadas con la manifestación de nuestro Yo: sentimientos de independencia; subjetividad; comportamiento; gestos; identidad; auto-imagen.

Si quisiéramos adquirir una información profunda y más amplia de nuestro Ascendente, meditemos sobre los siguientes puntos:

  • ¿Cuáles son mis iniciativas en la vida?
  • ¿Cómo me comporto a la hora de hacer las cosas?
Los malos aspectos en este sector harán que el trabajo humano se proyecte en lugar inadecuado. Encontrará obstáculos de mano de la sociedad, del cónyuge (VII), del medio profesional (X), ó del ambiente familiar (IV), para el desenvolvimiento de su personalidad.

La acumulación de planetas dará un excesivo protagonismo en sus iniciativas. Estará dividido, pues no podrá atender todas las llamadas. Querrá sobresalir y su manifestación se tornará egoísta.

martes, 20 de marzo de 2012

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres - Clasificación"

CLASIFICACION DE LAS CASAS TERRESTRES

Las Casas, al igual que los Signos, son estudiadas en varias clasificaciones: por Triplicidades, esto es, respondiendo cada Casa a un Elemento, y por Cuadriplicidades, es decir, especificando el protagonismo ó ciclo que realiza dentro de cada elemento.

CASAS DE FUEGO (VITALES-ESPIRITUALES)
  • Son las Casas I, V y IX.
  • Los trabajos de éstas, se centran en la manifestación del Yo, de la Identidad del Sí mismo, y lo hace en tres campos de manifestación, en el de la propia personalidad (I), dando expresión al cuerpo físico. En el de la propia creatividad (V), dando vida a los hijos, tanto en lo moral como en lo mundano. Por último, en el de la propia espiritualidad (IX), dando expresión a su visión ética de la vida.
  • A través de estas casas, el Yo se muestra a sí mismo.
  • Kether rige la Casa I. Hochmah, la V y Binah, la IX. Están en analogía con los trabajos del Primer Día de la Creación.
CASAS DE AGUA (PSÍQUICAS-EMOCIONALES)
  • Son las Casas IV, VIII y XII.
  • Los trabajos se centran en la manifestación del Yo Emocional. A través de estos canales se expresan los más profundos anhelos del alma; nuestra naturaleza instintiva; la herencia genética adquirida de nuestro pasado ancestral; el inconsciente, donde se encuentra oculto todo nuestro potencial creador humano.
  • Hesed rige la casa IV. Gueburah rige la VIII, y Tiphereth, rige la XII. Están en analogía con los trabajos del Segundo Día de la Creación.
CASAS DE AIRE (RELACIÓN-INTELECTUALES)
  • Son las Casas VII, XI y III.
  • Los trabajos se centran en la manifestación del Yo Mental. Será a través de estas Casas, por donde nuestro Yo interno se ve reflejado en los demás. Son las puertas de contactos y de relación con los demás compañeros de ruta. Del mismo modo, será en dichos sectores por donde desplegaremos nuestra actividad intelectual, por donde pondremos en circulación el contenido de nuestras ideas.
  • Netzah rige la casa VII. Hod, la casa XI y Yesod, la casa III. Están en analogía con los trabajos del Tercer Día de la Creación.
CASAS DE TIERRA (MATERIALES-REALIZACIÓN)
  • Son las Casas X, II y VI.
  • Los trabajos se centran en la manifestación del Yo a niveles materiales, a niveles prácticos. Se trata del Yo consciente. Dichos canales nos hablarán de nuestro trabajo concreto en el mundo, del modo como construimos la realidad física, y de cómo administraremos nuestros recursos materiales.
  • Malkuth, rige las Casas de Tierra. Están en analogía con el Cuarto Día de la Creación.
CASAS ANGULARES-YOD
  • Son las Casas I, IV, VII y X.
  • Su trabajo consiste en ser motor de arranque. Su cualidad es auto-activadora: ACTUAR.
  • Los planetas situados en estos sectores adquieren un mayor poder en su manifestación.
  • Estas Casas están bajo la regencia de Kether, por lo que el principio activo e inseminador de la voluntad se encuentra de alguna manera de manifiesto en ellos.
CASAS SUCEDENTES-HE
  • Son las Casas II, V, VIII y XI
  • Se caracterizan por los trabajos internos. Los deseos imperan en estas Casas, lo que hace que las experiencias vividas en ellas sean intensas y profundas. Dan expresión a los anhelos individuales y existe una imperiosa necesidad de controlar, interiorizar y perfeccionar, así como de seguridad.
  • Estas Casas están bajo la regencia de Hochmah, por lo que el principio activo es el Amor. Son sectores pasivos aparentemente, pero de una gran riqueza interna.
CASAS CADENTES-VAV
  • Son las Casas III, VI, IX y XII
  • Los trabajos de estas Casas son especialmente externos, exteriorizadores, por lo que su importancia radica en el intercambio, en el trabajo de maduración y de sabiduría. Se trata de la fase última, por lo que debemos esperar un dominio que nos lleve a la sublimación. De igual modo, al tratarse de sectores de evacuación, debemos esperar que por ellos aparezca el contenido sintetizado de todos los trabajos, es por lo que estos sectores expresan procesos kármicos y selectivos. La experiencia vital es el aprendizaje.

lunes, 19 de marzo de 2012

Astrología Cabalística: "Las Casas Terrestres - Nuestro Mundo Proyectado"


INTRODUCCIÓN


Al estudiar las Doce Esencias Zodiacales, hemos podido adquirir una visión mental de los diferentes Rostros con los que Dios se muestra en la Existencia. Para investigadores como Jung, estos Rostros les ha llevado a testimoniar sobre los Arquetipos, pretendiendo recoger en ese término una amplia y abstracta idea del origen de donde emanan todas las cosas creadas y las que están aún por crear. Hablar pues del Mundo de los Arquetipos, es hablar del Mundo Emanativo de Dios.

La Cábala, gracias al esquema creativo que se conoce como "Árbol de la Vida", nos permite comprender la constitución ancestral de la Manifestación Divina. Dando lugar a Diez Estados de Conciencia, ó Diez Centros de Energía, el Árbol Cabalístico, se estructura bajo una Suprema Inteligencia Creadora, la cual, ha establecido Todo su Saber bajo un Orden, regido siempre por el Tetragramatrón, es decir, por el ciclo creador Yod-He-Vav-2ºHe. (Jehová).

El estudiante de Cábala, aprende a conocer a Dios a través de sus diferentes Rostros/Estados de Conciencia; conecta con los diferentes planos donde se manifiesta las distintas fuentes arquetipales, de donde emanan sin cesar, en un constante proceso evolutivo, la idea-raíz de todo cuanto se ha manifestado y se ha de manifestar.

Así estudiamos a los Zodiacales como fuentes primordiales, como energías esenciales y constantemente vivas. Y así vimos, como el hombre encuentra su origen, su nacimiento, de la fusión creadora que mantuvo Elohím-Dios con esa "Tierra" fértil llamada, Zodiacales. Por lo tanto, todo cuanto es y puede llegar a ser el hombre, es fruto de los trabajos realizados con esos Arquetipos-Zodiacales.

Como bien hemos recogido en otra parte de esta enseñanza, el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de su creador. El axioma hermético "como arriba es abajo y viceversa", es una verdad realizada en nuestra propia carne. Existe un mundo cósmico, un Macrocosmos, desde donde los 12 Arquetipos emanan constantemente energía, y existe un Microcosmos, donde el hombre va dando forma a las energías cósmicas. Por lo tanto, podremos decir, que mientras los 12 Signos del Zodíaco nos hablan de las Esencias Divinas puestas a nuestra disposición, el hombre ha generado en ese maniobrar, 12 sectores terrestres, por donde está en permanente contacto con las fuentes Zodiacales y por donde va canalizando la energía recibida. Estos marcos son conocidos en términos astrológicos como Casas Terrestres ó Mundanas.

Aplicando la Ley de Analogía, diremos que existen 12 Casas, correspondiendo cada una de ellas a la manifestación de los Signos. Por lo que diremos, que los 12 Signos del zodíaco tienen un doble en las 12 Casas Terrestres.

Desde un punto de vista más racional, diremos que mientras los signos se entienden como la división de un ciclo anual donde su punto de inicio es el Equinoccio de Primavera -Aries-, las Casas, son divisiones obtenidas de la rotación de la Tierra sobre su eje en un ciclo diario, que como sabemos es de 24 horas. Siendo así, obtenemos que cada Casa ocupa un segmento de tiempo de 2 horas.

Si hemos dicho que Aries es el punto de inicio de los 12 signos, la Primera Casa será el grado que desde un lugar determinado de la Tierra, aparece en el horizonte oriental a una hora determinada. Este punto, es el conocido como Ascendente, y más adelante será estudiado su significado trascendente.

domingo, 18 de marzo de 2012

Astrología Cabalística: "Los Planetas - La Luna"


LUNA

  • Realiza funciones de TV cósmico, pues recoge las pulsiones procedentes de cada Séfira y las convierte en imágenes internas.
  • En la Luna operan los Ángeles de Jehová, ocupados en las tareas de fecundidad y cristalizaciones. Su campo de operaciones es el Mundo etérico, aunque su cede se encuentra en el Mundo del Deseo. El más inferior de sus cuerpos es el Vital.
  • La esfera etérica no constituye en si misma un mundo, sino que en ella se reflejan las esferas superiores y representa el lazo de conexión entre la tierra física y los mundos espirituales.
  • La Luna que centraliza toda esa actividad no es la física sino la etérica.
  • La Luna es el "disparadero", el campo de tiro desde el que los proyectiles cósmicos son dirigidos a la tierra.
  • Si la Luna física no existiera, nunca sabríamos desde dónde nos disparan, y no averiguaríamos la carga que contienen.
  • Su ciclo completo, zodiacal, es de 28 días, así conoceremos la procedencia y carga del disparo, dependiendo del signo y planeta con el que está aspectado/relacionado.
  • No tiene una personalidad específica. Son los planetas los que añaden sus excedentes energéticos.
  • Es el laboratorio que tiene montado Malkuth-Tierra, para introducir en su macro-cuerpo las pulsiones provenientes del zodíaco y de los demás Séfiras.
  • Nosotros estamos hechos a la imagen y semejanza de Malkuth, por ello, también en nuestro Cuerpo Etérico existe una Luna que va integrando a nuestro micro-organismo las pulsiones procedentes del exterior. Estas pulsiones proceden de los otros Séfiras, son integradas en el organismo humano gracias a unos centros receptivos: Chacras (ruedas).
  • La parte de energía absorbida al pasar por nuestro cuerpo se transforma en actos, los que corresponden a su potencialidad. La Luna es el negativo de lo que vamos a experimentar en los niveles físicos. No se trata de ninguna fatalidad, sino de la semilla que hemos gestado y alimentado desde Hochmah, hasta Hod (C. Emotivo y Mental).
  • La libertad existe desde Hochmah a Hod. A partir de ahí entramos en el dominio de lo instituido, de lo determinado.
  • Sin embargo, Yesod-Luna es un laboratorio desde donde la Vida se inocula al hombre, y siendo así, los "científicos" que trabajan en ella, han previsto la posibilidad de que se produzca una inversión en los mandos, es decir, que seamos capaces de tomar conciencia en la fase "negativa", sin que sea necesario positivarla, esto es, vivirla materialmente.
  • Así aportamos al Ego la experiencia integrada en nuestra conciencia. La Luna restituye al cosmos, a cada Séfira, las energías que le pertenecen y que no ha llegado a utilizar.
  • A través del Éter luminoso y reflector, los sentidos reinvierten su proyección para contemplar el mundo de arriba y la memoria sube hacia el Ego.
  • La Luna representa el receptáculo que contiene nuestra historia vivida, y gracias al trabajo de los Ángeles de Yesod, ese historial es proyectado al universo para su ejemplarización.
  • El horóscopo lunar, puede ser llamado el horóscopo del alma humana. Está compuesto de 28 casas (28 días del ciclo), tomando como punto de partida el grado 0 de Aries. A nivel particular, las Casas Lunares, deben partir del punto en que se encuentra el Ascendente.
  • La distribución de los planetas nos indicará las fuerzas disponibles en virtud de pasadas actuaciones. De modo que si el horóscopo solar, nos indica las fuerzas disponibles en la presente vida, el Lunar, nos dirá los materiales que ya poseemos, y por lo tanto, las aptitudes, virtudes, disposiciones innatas en nosotros, por haberlas ejercido en anteriores vidas.
  • ¿De qué forma valoramos estas posiciones?. ¿Cómo interpretarlas?: A través del estudio y práctica de las letras hebraicas, que son estados de la energía primordial.
  • Cada una de las Casas está regida por una de las 22 letras hebraicas, más las 5 terminales y un signo final. Los planetas nos indicarán que aquella fuerza ha sido ya activada en el pasado.
  • Al contener la Luna el testimonio de nuestro pasado ancestral, se convierte en la mente inconsciente, la mente automática, la que da una respuesta viniendo de la personalidad anterior, de lo aprendido en el pasado.
  • La Luna representa la personalidad femenina con la cual se identifica positivamente la mujer.
  • A de ser la mujer quien de una forma física a la vida a través de la maternidad; quien de motivos al hombre para obrar. Es la guardiana de la moral.
  • Al brillar en la noche, representa una promesa de redención para ese mundo de las sombras. La Luna es el camino que nos conduce al Sol, como el Sol es la ruta que nos conduce a Kether.
  • Todas las religiones lunares desembocan en Cristo.
  • En la Luna hay una reducción de la luz por ejercer bajo la influencia de Binah.



SUS REPRESENTACIONES



  • Fecundidad. Lo femenino. La madre. Mujeres.
  • Cambios de épocas y generaciones. Ciclos periódicos.
  • Transformación de las visiones, condiciones, gustos, creencias.
  • La personalidad: linfáticos. Dúctil. Visionario.
  • Vida sentimental introvertida. Romanticismo. Susceptibilidad.
  • Mediumnidad; sonambulismo; cualidades psíquicas.
  • Pueblo; público. Hogar. Mudanzas.
  • Agua y viajes fluviales.
  • Fe, Esperanza y Caridad. Amor por la paz.
  • Mente intuitiva. Influenciables. Impresionabilidad.
  • Naturaleza de deseo con respecto a las cosas materiales.
  • Simpatía; bondad; sentido protector; modestia.
  • Timidez; economía; receptividad; imaginación; mutabilidad; buena memoria.
  • Magnetismo personal; frívolo; caprichoso; fantasioso; inestable; perezoso.
  • Conducta emocional inconsciente. Educación y conducta inculcada.
  • Sentimientos. Memoria kármica; patrones raciales subconscientes.
  • Eslabón entre el Ego y la raza de la familia.
  • Encuentra su disciplina en el control emocional y desarrollo del desapego personal.
  • Imagen personal mas bien vaga de lo que somos.
  • Condicionamientos de la infancia, del pasado. Reflejo general de lo que hemos sido en el pasado.
  • Mecanismos de autodefensa.
  • Lo que necesitamos expresar a fin de sentirnos bien con nosotros mismos.
  • Ángeles de Jehová: guardián de los átomos simientes.
  • Vela sobre el pasaje del alma desde la orilla de la eternidad hasta el mundo material.
  • Mide el período de crecimiento postnatal.
  • No tiene naturaleza básica, sino que sirve de foco para las cualidades de los signos, y de los planetas sobre la mente humana.
  • Gobierna el aire de los pulmones, la linfa, función digestiva y sistema nervioso simpático. Cerebelo; mamas; funciones femeninas y partos.
  • Reloj del universo. Sin ella nuestra vida sería estéril; nada se concretaría.
  • ¿Qué necesito? ¿Cuáles son mis hábitos?