sábado, 18 de febrero de 2012

Astrología Cabalística: "Cuarto Día de la Creación"


CUARTO DIA DE LA CREACION:"LA TIERRA"
CAPRICORNIO-TAURO-VIRGO
Si empleamos una vez más la inapreciable ley cósmica de las analogías, y recordamos el ejemplo ya expuesto del arquitecto para explicar las diferentes fases de todo proceso creativo -Yod, He Vav y 2º He-Yod-, estaremos en condiciones para comprender lo que ocurrió y ocurre siempre que una obra alcanza su etapa 2º He-Yod, o lo que es lo mismo, su Cuarto Días de la Creación.
Repasando aquel clarificador ejemplo, veíamos como el arquitecto tras haber emanado un proyecto en el nivel Yod-Fuego, tras haberlo alimentado con sus deseos, lo amó en el nivel He-Agua, para posteriormente y motivado por la fase anterior, afrontar el trabajo Vav proyectando en un plano, las pesas y medidas con las que poder construir el edificio. Pero en este punto del camino, ese arquitecto-creador no podrá asegurar que su "hijo", su obra, sea perfecta, es decir, que no tenga errores. Es por ello, que se hace necesario una última fase que conocemos como 2º He-Yod, la cual se especializa en la materialización de la energía, en su cristalización máxima, revistiéndose de materia concreta, y cuando esto ocurre, acabamos de penetrar en el mundo de las formas, donde todo creador averigua si su "creación" funciona o por el contrario está necesitado de algunos retoques. En verdad que esos son los trabajos del 2º He. Pero esa fase no termina con la cristalización total, lo que supondría una muerte de la energía, sino que estamos hablando de un 2º He-Yod, y ese acompañamiento -Yod- es el nuevo renacer, el nuevo impulso, la semilla que acompaña el fruto para asegurar su evolución.
Veamos que nos narra el texto sagrado sobre los trabajos de este Cuarto Día de Manifestación:
Dijo luego dios: "Haya en el firmamento de los cielos lumbreras para separar el día de la noche, y servir de señales a estaciones, días y años; y luzcan en el firmamento de los cielos para alumbrar la tierra. Y así fue. Hizo Dios los dos grandes luminares, el mayor para presidir el día, y el menor para presidir la noche, y las estrellas; y los puso en el firmamento de los cielos para alumbrar la tierra y presidir al día y la noche, y separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios ser bueno, y hubo tarde y mañana, día cuarto".
Pasemos a describir la traducción de Fabre d´olivet:
Declarando aún su voluntad, dijo, El-los Dioses: habrá en la expansión etérea de los cielos, Centros de Luz, destinados a operar el movimiento de separación entre el día y la noche, y a servir de signos a venir, y para las divisiones temporales, y para las manifestaciones fenoménicas universales, y para las mutaciones ontológicas de los seres. Y serán, esos centros de luz, inteligible en la tierra: y esto fue hecho así. Determinó, El, el Ser de Seres, la existencia potencial de esta dualidad de grandes centros luminosos, destinando el mayor a la representación del día y el menor a la representación de la noche; y determinó también la existencia de las facultades virtuales del Universo, las estrellas, preponiéndolas en la expansión etérea de los cielos, esos centros sensibles, para que estallara la luz inteligible en la tierra. Y para representar simbólicamente en el día y en la noche y para operar el movimiento y separación entre la luz y la oscuridad. Y considerando esas cosas, El, el ser de Seres vio que serían buenas. Y tal fue el Occidente y tal fue el Oriente, el Objetivo y el Medio, el Termino y el Arranque de la Cuarta Manifestación fenoménica".
La traducción de Fabre d´olivet es profundamente aclaratoria sobre los trabajos de ese Cuarto Día de la Creación. El estudiante podrá comprobar por sí mismo, que nos está revelando, como bien interpreta Kabaleb, un pequeño tratado de astrología, en la medida que nos enseña el nacimiento y el propósito de los astros.
Tomando como referencia la interpretación esotérica que hace dicho autor sobre el Génesis, podemos leer en lo concerniente a este punto:
"La palabra Khaf-Vav-Khaf-Beith, traducida vulgarmente por estrella, está compuesta por una raíz que se relaciona con toda idea de fuerzas y de virtudes tanto física como morales, y de otra raíz misteriosa (Aleph-Vav-Beith), que desarrolla la idea de la fecundación del Universo. Así, según el sentido figurado y hieroglífico, esa palabra no significa solamente estrella, sino la fuerza virtual y fecundante del Universo".
¿Qué significa pues la aparición de estos astros en el Cuarto Día de la Manifestación?, ¿Qué papel ejemplar protagonizan?.
Retomemos una vez más el ejemplo de nuestro arquitecto creador. Para él, la obra podría estar acabada en la Tercera fase, la Vav, pues en ella ha plasmado todo su saber y para él, todo es correcto. Sin embargo, como hemos adelantado, el propósito del alma humana no es ser portadora de una serie de virtudes y potencialidades, sino de tomar conciencia de su utilización, pues en un futuro, está llamado a ser un Dios Creador.
El arquitecto decide conocer si su edificio aguantará, si será habitable o por el contrario se derrumbará; y para lograr este objetivo tendrá que contratar a una cuadrilla de profesionales de la construcción, que serán los que materialicen el proyecto.
Pues bien, el hombre en el Tercer Día contaba ya con un Cuerpo Físico y Vital, un Cuerpo de Deseos y un Cuerpo Mental en estado germen, ahora se requería que estos vehículos diesen sus frutos aportando experiencia creadora. Ante esta necesidad, Elohim, el Dios de nuestro Sistema Solar puso en el firmamento un grupo de astros cuya misión era regular y controlar las fuerzas vitales y fecundantes del universo, es decir, de los Zodiacales.
Cada planeta adoptaría una regencia dentro de cada Arquetipo, y desde ese cuartel dirigiría las emanaciones de la energía. Dado que el hombre ha sido creado con la misma simiente y responde a las mismas leyes cósmicas, las actividades psíquicas y físicas, responderán a la de los astros y Arquetipos. Esta es la lección más básica que todo estudiante de astrología debe conocer para comprender en profundidad el sentido transcendente de esta Sagrada Ciencia.
Cuando analizábamos el signo de Géminis, veíamos que su regencia sefirótica lo situaba en el centro Yesod, completando así la triada del Plano de formación, donde se encuentra el nivel etérico. Con la apertura de los trabajos pertenecientes al Cuarto Día de la Creación, un nuevo Plano se activa, el Plano de Acción, donde las energías adquieren la densidad del mundo físico. De este modo, Elohim establece definitivamente su organigrama cósmico; nos dibuja el trazado que siguen las energías desde que son emanadas hasta que se condensan en su máxima cristalización en el mundo físico.
Malkuth es el Séfira donde el alma se encuentra lo más alejado de su patria Kether, es decir, el hombre alcanza el estado de máxima individualidad. A partir de este punto y una vez obtenida la conciencia que se debe adquirir, retornará sobre sus pasos, es decir ahoyarán de nuevo los Planos de Formación, de Creación y de Emanación, hasta fundirse de nuevo en Kether. Estos trabajos son los pertenecientes a los futuros Quinto, Sexto y Sétimo Día de la Creación. En la actualidad la humanidad se encuentra evolucionando en la cuarta ronda del Cuarto Día, es decir, se encuentra en un punto culminante dentro de su proceso evolutivo, ya que está tan alejado de su origen espiritual que se ha identificado excesivamente con el mundo físico a través de la información que éste facilita por la vía de los sentidos. Ahora bien, ya nos acercamos a la quinta ronda, donde la humanidad anticipará trabajos correspondientes al Quinto día. Sabemos por los estudios aportados por importantes místicos, que en el Quinto día el hombre ya no vivirá en el Plano Material, sino en el Etérico y desde allí desarrollará un amplio trabajo creativo con los animales actuales, semejantes al que realizan ahora los Angeles con nosotros. Con esto queremos decir, que las difíciles vibraciones con las que el hombre está viviendo se harán más sutiles, influenciado de tal modo, que el mundo se hará más sensible a los rayos del amor. Las puertas que nos permitirá entrar en esta etapa, sin duda alguna coincidirá con la presencia de la Era de Acuario, y con un cambio radical en la conducta humana.
Existe un punto importante del que debemos hablar con relación a los trabajos del Cuarto Día. Por lo general, la mayoría de las religiones a lo largo de su trayectoria y evolución han desechado al cuerpo físico al juzgarlo como un factor de tentación y de pecado. Esto ha sido así, hasta el punto de que muchos creyentes han mutilado parte de su cuerpo por entender que éste era la causa de sus desdichas. Sin embargo, las ciencias del espíritu y la astrología nos enseña que el Cuerpo Físico hay que cuidarlo con el mismo esmero y atención que cuidamos nuestras emociones y pensamientos, ya que, como hemos visto lo que le ocurra al Cuerpo Físico previamente ha sido elaborado en los planos más sutiles, en el Astral y en el Mental. Debemos pues tener siempre muy presente, que el mundo material tiene un papel importante en la escala evolutiva, y aunque sabemos igualmente que tenemos que esforzarnos para conseguir aprender por vía interna, sin necesidad de vivir materialmente las experiencias, el plano físico es aún muy necesario para que la gran mayoría de los hombres puedan aprender de sus errores y aciertos.
Una nueva Oleada de vida emerge en el proceso de la evolución en el Cuarto Día. Se trata de la Oleada de Vida Mineral. Existe pues una vinculación muy estrecha entre el hombre y los minerales. Esta relación hará que cuando la humanidad haya alcanzado en el Séptimo Día de la Creación la categoría de Dioses Creadores, los minerales actuales habrán alcanzado la condición de la actual humanidad, lo cual nos indica que será sobre esta Oleada, sobre la que el hombre llevará a cabo su labor creadora.
Pasemos a analizar los tres signos pertenecientes al Elemento Tierra, para conocer cuáles son los trabajos que debemos asimilar de su enseñanza.
Los trabajos del Elemento Tierra, lo veremos expresados a nivel psicológico con el estudio de los signos: Capricornio, Tauro y Virgo.

viernes, 17 de febrero de 2012

Astrología Cabalística: "Géminis - Los Gemelos"

"Todo lo manifestado y lo inmanifestado debe ser compartido, comunicado en expresiones lingüísticas..., debe dar testimonio de la Verdad Divina".

Abordamos con el signo de Géminis, la etapa de maduración del Elemento Aire. Muchas horas de reflexión, de investigación y de estudio concentrado han sido necesarias en la fase Acuariana para lograr alcanzar la meta perseguida: la verdad. Sin embargo, esa verdad, que para el individuo que la ha elaborado es la única verdad, aún necesita pasar por una nueva prueba, la de ser compartida con las verdades de los demás, es decir, debe avanzar un paso más dentro del proceso evolutivo de la conciencia y ser exteriorizada para que todos puedan valorarla.
Este trabajo es el protagonizado por el signo de Géminis, cuyo Arquetipo moviliza al alma humana con el único propósito de comunicar las verdades de las que se cree portador.
Analicemos cuáles son las fuerzas que intervienen en este signo y de este modo comprenderemos el origen de las causas que le llevan a comportarse de este modo.
Géminis al pertenecer al Elemento Aire, queda bajo la regencia de Binah, cuyo atributo primordial es Inteligencia Activa. Esta vinculación nos está indicando el tipo de energía con la que es está trabajando, en este caso, con las fuerzas del pensamiento. Ahora bien, dentro de estos trabajos, al ser Géminis el signo Vav, efectuará una labor específica, que en este caso queda igualmente bajo la regencia de Binah como Séfira que gobierna la tercera fase de toda Obra, la cristalizadora. Por lo tanto, esta doble influencia de Binah hará del signo de Géminis el gran Arquetipo de las relaciones humanas, donde el pensamiento se expresa con el propósito de comunicar en el mundo material -del cual, Géminis es la antesala- las verdades del cielo.
En el Primer Capítulo del Evangelio de Juan, leemos: "En el Principio era el Verbo, y el Verbo era Dios". Todos los místicos y ocultistas conocen el profundo poder que posee el hombre cuando hace uso de la palabra; muchas líneas se han escrito explicándonos que el silencio es una virtud conseguida tan sólo por los sabios. ¿Por qué es tan importante la palabra?, ¿qué poder se oculta en ella?
La clave hermética que contesta estas cuestiones ha sido dada cuando hemos dicho, que Géminis está bajo la doble regencia de Binah. Si recordamos la enseñanza dada por los ilustres cabalistas al describir las funciones de este Séfira, veremos el papel estelar asumido en el proceso creativo del universo. Fue Binah el centro que se oscureció, que cedió parte de su luz, que se sacrificó para que en esa zona oscura pudiese nacer una nueva vida, la Oleada de Vida Humana. La humanidad debe su existencia a ese trabajo de abnegación, y podemos decir, que estamos en deuda con ese trabajo de sumisión. Gracias a Binah y a las fuerzas que despliega, podemos llevar a cabo cualquier labor creativa. Si los textos sagrados nos describen que la creación comenzó con el Verbo, el Sonido, la vibración, nos está desvelando que cualquier uso de ese poder está bajo la tutela de Binah y posee esa cualidad creadora. Así queda explicado por qué la palabra es tan importante saber dominarla, la responsabilidad de los nacidos en el signo de Géminis es muy importante, pues vemos, la gran influencia que se ejerce sobre los demás cuando se expresa el contenido del pensamiento. No en vano, el Maestro más grande de todos los tiempos, Cristo, nos dijo: "no es importante lo que entra por la boca, sino lo que sale de ella".
Si la luz, el amor y la armonía forman parte de nuestros pensamientos, lo que comuniquemos al exterior creará bienestar y salud, mientras que si en nuestro interior hemos anidado la confusión y el caos, cuando evacuemos esos contenidos al mundo externo, generaremos destrucción e infelicidad.
El Géminis debe aprender a utilizar el potencial que tiene a su disposición; debe comprender que el sonido es un mantra que la humanidad en el Principio de los Días utilizaba para comunicarse, y que tiene la propiedad oculta de crear formas de energía, las cuales ejercen una gran influencia sobre las personas y las cosas. Cualquiera que medita esto durante unos minutos, comprenderá y será más consciente del verdadero poder de la palabra.
Sefiróticamente, Géminis se asienta en la esfera de Yesod, cuyo atributo es Fundamento. Las propiedades de este centro de conciencia se resumen en la cualidad de cristalizar, de estructurar, de organizar. ¿Dónde encontramos esa propiedad en Géminis, en la palabra?
Ya decíamos que Géminis es la antesala del mundo de las formas, y con ello debemos entender, que cuando la energía alcanza la etapa de exteriorización del pensamiento, previamente ha sufrido el impacto del Fuego, del Agua y de las dos fases de Aire, es decir, ese contenido ha sido muy elaborado, y tan sólo nos queda poder llevar a cabo en el mundo material lo que con tanto ahínco y tesón hemos ido alimentando.
Así pues, nuestras acciones siempre responden al contenido de nuestras ideas, y no nos estamos refiriendo a actos impulsivos y esporádicos que no poseen la resistencia necesaria para crear algo estable, sino, a esa fuerza que está madura para establecerse como una realidad tangible de la que todos puedan ser testigos y beneficiarse de ella.
Tan sólo tenemos que pensar en el contenido que ha dado vida a esos importantes edificios donde se asientan las grandes instituciones del estado. Esas estructuras gigantescas se sostienen gracias a las verdades que han sido compartidas por parte de sus creadores. Entre esas paredes no hay tan sólo ladrillos y forjados, sino que nos encontramos con la evolución de fluidas verdades, las cuales dan cuerpo y sentido a esas construcciones.
Si aplicamos esta verdad al hombre, diremos que nuestro Cuerpo Material es en verdad el contenido de nuestros pensamientos. Lo físico se construye siguiendo las líneas trazadas por la mente, así pues, cuando encontramos grietas en nuestro vehículo, pensemos que uso estamos dando a nuestra mente, ¿sirve a la luz o por el contrario a las tinieblas?
La lámina de Tarot que recoge las propiedades de Géminis es el Arcano Mayor conocido por la Fuerza. En ella vemos ilustrada la figura de una mujer que se encuentra abriendo las fauces de un león. Se trata del animal que simboliza al signo de Leo, y con ello nos está revelando una nueva clave del signo Géminis. El alma humana -representada por la mujer-, ha alcanzado en este peldaño evolutivo el poder de dominar el Fuego, es decir, la voz de nuestro Ego, los poderes del Espíritu. Es el pensamiento el que comprende el verdadero origen de nuestro ser, y cuando esto ocurre, el hombre adquiere el don de comunicar la voluntad divina, los valores trascendentes del amor.
Pasemos a estudiar cómo los nativos de este signo expresan las energías a nivel psicológico.
No podemos olvidar que estamos ante un signo Vav, es decir, un signo doble, con lo cual nos encontraremos con dos perfiles muy diferentes en su personalidad. Dentro de este Arquetipo, las energías fluyen bien orientadas hacia el aspecto mundano de la vida, bien hacia el sentido espiritual y elevado de la existencia. Cuando se pone de manifiesto el primero de estos aspectos, nos encontramos al alma humana preocupada por organizar con el poder de su pensamiento el mundo social; son los que se ocupan de transmitir, comunicar, unir los pensamientos de unos y otros. Estas personas las encontraremos formando parte activa de todos los medios de comunicación, difusión y transporte. Se preocupan por el aspecto mundano de la vida y no siempre consiguen dominar su afán de decir su verdad.
Por otro lado, nos encontramos a los que trabajan con las corrientes del pensamiento superior con la intención de educar a las consciencias en el arte de trabajar internamente en el autoaprendizaje que nos llevará a comprender sin necesidad de experimentar, es decir, nos libera de los lazos kármico.
Esta dualidad en la orientación de las energías, hace que la personalidad del Géminis sea muy cambiante, con dos rostros bien distintos. Esta tendencia al cambio se expresa en todos los aspectos de la vida, en su modo de vestir, de vivir, de amar, de pensar, etc.
Como ya hemos dicho, estos nativos encuentran su marco más adecuado siempre donde haya que realizar una actividad de comunicación, movilización, de transformación, donde se tenga que aportar de un modo u otro la opinión. No será extraño verles siempre rondando las bibliotecas, las librerías, pues una característica de estos nativos es su despierta intelectualidad que les lleva a alimentarse de información, cultura y saber universal.
Cuando no consigue dominar sus impulsos nerviosos, estos nativos carecen de la paciencia necesaria para leer un libro en su totalidad. Ellos son los inventores de la lectura rápida, y en muchas ocasiones comienzan a leer los libros por su última página, y si le preguntásemos de qué trata la lectura, nos darían una larga disertación que nos convencería sin duda de que ha leído todo su contenido.
El Géminis es un gran comunicador, se expresa con grandilocuencia, aunque cualquier mal aspecto al signo puede alterar esta cualidad, ya que, bien lo convierte en un charlatán experto en verborrea o bien en un mudo o tal vez encuentre dificultad para expresarse, como la tartamudez, inhibición, etc.
El Géminis se caracteriza porque no para en ningún sitio, es muy nervioso y sus movimientos son rápidos y veloces como su pensamiento. Su arma -no lo olvidemos- tanto para lo bueno como para lo malo es la palabra. Igual le descubrimos embelesando a un auditorio con su exposición o satirizando sobre la conducta de un antiguo amigo.
Su afán por conocer, le hace el signo que despliega mayor curiosidad. Si le invitáis a casa ¡cuidado! Y advertirle que respete vuestra intimidad, de lo contrario os lo encontraréis curioseando los cajones.
El nativo Géminis no ha nacido para llevar una vida rutinaria. Domina la versatilidad y es un verdadero experto para desempeñar trabajos que requieran una doble disponibilidad.
Si el Acuario trabajaba internamente para descubrir los puntos en común entre los hombres, el Géminis se ha especializado en el modo de establecer vínculos de relación, por lo que nadie le supera en el arte de las relaciones humanas.
Entre sus muchas cualidades dentro del ámbito intelectual encontramos la de la escritura y la música. Si su mente es diáfana, el contenido de sus escritos sin duda alguna nos conectará con el mundo de los Arquetipos de la razón. Ahora bien, si no ha logrado aclarar la confusión de sus ideas, sus creaciones confundirán y falsearán la verdad. En este sentido son los engatusadores, los vendedores de la estafa, los plagiadores, los falsificadores, los especuladores.
El nativo Géminis es listo, avispado, muy inteligente y posee una gran habilidad manual.
No es difícil congeniar con ellos, debido a su disposición afable y amistosa. Resultará extraño encontrarle confinado en su casa, pues siempre estará viajando de un lugar para otro. Entre sus defectos encontramos la superficialidad, la falta de paciencia, la volubilidad y la infidelidad, sin embargo, posee un humor tan brillante y son tan diplomáticos, que difícilmente llegará la sangre al río.
En analogía con el signo de Géminis encontramos los siguientes conceptos:
Los idiomas, la cultura, los hermanos, los vecinos, los medios de transportes, los diccionarios, la biblioteca la educación, las manos, la respiración, la comunicación, la publicidad, la especulación, etc.
En cuanto a la síntesis de las cualidades positivas y negativas del signo, describimos las siguientes:
La dualidad, el cambio, la difusión, el transporte, el nerviosismo, impaciencia, charlatanería, simpatía, rapidez mental, elocuencia, satíricos, curiosos, vendedores, versatilidad, agilidad, relaciones humanas, escritores, idiomas, estafadores, manualidades, diplomáticos, destreza, listos, avispados, comunicadores, afables, bondadosos, viajes, agentes representantes, intelectuales, vivacidad, permutabilidad, adaptabilidad, hermandad, publicaciones, editoriales, publicistas, profesores, etc.

jueves, 16 de febrero de 2012

Astrología Cabalística: "Acuario - El Aguador"


"Todo lo manifestado e inmanifestado debe ser comprendido, conocido, investigado..., debe responder a la lógica".

En el mundo anterior, hemos dejado la Obra en una nueva etapa dentro del largo proceso de construcción de la conciencia humana. Se trata de la "tierra prometida" donde el alma alejándose del cautiverio de las emociones, podrá alimentarse con el fruto de la divinidad, o lo que es lo mismo, adquiere la capacidad de pensar, la cualidad de armonizar y controlar los instintos.

A partir de ahora, el hombre deja de ser egoísta y desarrolla una actitud de sociabilidad; deja de sentirse centro y atención de todas sus iniciativas, para potenciar el interés por el otro, por los demás. En definitiva, la búsqueda ya no es propiamente interna con el objetivo de adquirir una identidad emocional, ahora el propósito es externo, en la medida que siente la imperiosa necesidad de fundirse con el otro, bien como pareja, socio, amigo o coetáneo.

Esta dinámica queda bien definida en el signo de Libra, que como hemos dicho, es la "puerta de entrada" al Elemento Aire, esto es, de la lógica y la razón. En Libra se encuentra activa la fuerza Vav por la regencia de Binah y la fuerza Yod, por tratarse del primero de los signos de este Elemento. De su unión se deduce una voluntad (Yod) exteriorizadora y organizativa (Vav).

Bien, a continuación y al igual como sucede con los Elementos precedentes (Fuego-Agua), la energía debe pasar por la fase He, pues ella es necesaria para la identificación de la verdad,  que tras haber iniciado su andadura en la fase Yod, continua su desarrollo alcanzando la etapa He, cuya característica principal es la interiorización.

Es el signo del Aguador-Acuario, el que realiza esta función interna, y veremos a lo largo de esta exposición como el propósito de este signo se resume en la búsqueda interna de la verdad, lo cual, le llevará a desarrollar una amplia actividad intelectual.

Ya hemos visto cuál es la influencia que ejerce Binah sobre los signos de Aire, les lleva al aprendizaje de la razón haciendo uso del potencial creador del pensamiento. El hombre debe conocer las leyes por las que se rige el universo, debe comprender; ya no se conforma con dogmas de fe, y para ello, estudiará, profundizará, analizará, con la intención de encontrar la lógica en todo.

Binah, la Inteligencia Activa, dota al alma con la virtud de la paciencia, de la concentración, del método y de uno de los preceptos más difíciles de asimilar, del sacrificio. Gracias a la aportación de este Séfira, el hombre comprende la razón de las cosas, no ya tan sólo en el encadenamiento por el que se suceden los fenómenos a nivel material, sino también nos capacita para aceptar los rigores del destino gracias al conocimiento que se adquiere sobre las leyes cósmicas, en este caso, sobre la Ley de Causa-Efecto y Renacimiento.

Otras de las influencias que se evidencian en Acuario es la regencia del Séfira del Amor, Hochmah, ya que éste es el He primordial. La llamada del amor llevará a estos nativos hacia la búsqueda de la perfección en el terreno de la verdad, así como en la amplia esfera de las relaciones. En el campo intelectual esta necesidad de perfección viene acompañada por el matiz de la intuición, lo que hace que el Acuario tenga la virtud de captar vía mental las verdades cósmicas y a través de la ley de la analogía, comprenderá verdades trascendentes y establecerá puntos de igualdad y relación entre elementos que operan en marcos diferentes.

En el campo convencional el Acuario posee una gran lucidez en materias técnicas, ejerciendo un especial protagonismo como inventor y creador de proyectos innovadores. Hochmah y Binah trabajan ambos en el Plano Emanativo, y dado que el material con el que se trabaja en este signo es mental, diremos que el Acuario se comunica con el pensamiento con los signos de los Arquetipos, de donde reciben las ideas luminosas a las que trata de dar cuerpo.
En resumen, la clave hermética de este signo es la perfección de la verdad y el empleo de la lógica. En cuanto al tema de las relaciones, nos encontramos con esa misma exigencia de perfeccionamiento. Mientras que el Libra se conformaba con la búsqueda del otro para complementarse con él, con al intención de compartir puntos de vistas distintos, el Acuario va más allá, en la medida en que busca al que piensa igual que él, al que comparte sus mismos proyectos e ideas, al que bebe de la misma fuente de conocimiento, busca en el fondo, la relación perfecta. Estas personas quedan personificadas con el rostro del amigo, y esta es la razón por la cual la verdadera amistad es muy selecta.

Los nativos de este signo ocuparán y gastarán gran parte de sus energías en buscar al amigo. Para él no hay nada más importante que esta figura, y sin embargo, será en ese terreno donde estos nativos encuentren las más duras experiencias.

La razón de esta ambigüedad la encontraremos, sin comprendemos que no es fácil el proceso de maduración-perfección de la mente a niveles internos, o lo que es lo mismo, no se podrá encontrar fuera ese estado de armonía, unidad y perfección, si no la llevamos dentro. Así, una y otra vez aparecerá el amigo infiel, o el que se aprovecha de nuestra personalidad. Las emociones, la etapa anterior, aún no se han podido superar y en la proporción que se encuentra arraigada en el interior, así nos la encontraremos personificada en el amigo celoso, posesivo o anárquico.

El propósito espiritual de este Arquetipo, enseña al alma humana a ajustar su comportamiento al de las leyes cósmicas. Cuando la humanidad vibre dentro de este patrón de enseñanza, el hombre habrá dejado atrás un largo camino y estará en condiciones para edificar una sociedad más armoniosa donde la creatividad sea patrimonio de cada habitante de la Tierra.

El Acuario ha trascendido el impulso característico del elemento Agua, las emociones, y ya no busca satisfacer sus necesidades afectivas en el clan de la familia. Ahora, inspirado por las vibraciones del Hochmah, la expresión de la unidad, el alma busca fundirse con la amplia totalidad de la humanidad. Piensa en términos de universalidad y las fronteras dejan de tener límites para él.

Pasemos a analizar los aspectos psicológicos que se resumen de todas estas dinámicas, y así obtendremos una visión más comprensible de lo que queremos transmitir.

Una de las peculiaridades más importantes del comportamiento psíquico de estos nativos, es su capacidad de pensar con objetividad y sin interferencia de las emociones. A veces este control les hace parecer fríos, alejados, muy reservados, llegando en el terreno amoroso a dar poca muestra de sentimentalismos. Sin embargo, no se trata de una falta de amor, sino que se expresa de un modo más razonable.

En ocasiones, las relaciones afectivas del Acuario se ponen en peligro debido a su imperiosa necesidad social, la cual le lleva a experimentar una permanente vida grupal o de amistad. Cuando esto sucede, la persona que le complementa, que comparte su intimidad, no verá con buenos ojos, que su compañero comparta tanto tiempo con los demás, abandonando la atención que debería prestarle en exclusiva. Sin duda se trata de un karma pendiente por estancamiento y posesividad emotiva generado en otra vida.

Cuando las energías fluyen en armonía, el Acuario podrá desplegar su fidelidad a los grupos y asociaciones en las que sin duda militará activamente.

El nativo Acuario viaja muy por delante de su tiempo. Ya veíamos que está en la vanguardia del pensamiento, intuyendo nuevos conceptos de vida. Esta disposición hará de él una persona progresista y en ocasiones, un excéntrico.

Existe un peldaño que todo Acuario debe superar. Hemos visto que su papel es interno, en la medida que es buscador de verdades. Emplea mucha energía en este propósito, y ocurre que cuando encuentra la verdad que buscaba, grita, ¡Eureka!, y establece cátedra con ella. Aquello que acaba de descubrir en su laboratorio personal, no tardará en sufrir las pruebas pertinentes que establece la ciencia convencional. Aunque el Acuario no siempre tiene paciencia para superar estar pruebas convencionales, a veces lo consigue, y cuando se ha establecido que en efecto estamos ante un nuevo descubrimiento, la verdad se establece como la "verdad máxima" y es el momento en que comienza un nuevo proceso de petrificación del concepto. "Esta es la verdad y quien diga lo contrario está equivocado".

Todo esto nos lleva al fanatismo y con ello a la gran prueba del Acuario, la terquedad y la fijeza mental.

Este tipo de Acuario, suele estrechar la frontera de su mente. Es un hombre que milita en un grupo muy concreto, con unas normas muy concretas y que para poder acceder a él, sería necesario un largo proceso selectivo.

Pero existe una expresión más elevada del signo. Hemos hecho mención de él. Se trata del alma que no tiene límites de fronteras en su conciencia, y el universo entero es su campo de experiencia. En este terreno encontraremos a los que verdaderamente piensan que el hombre, cada hombre es una chispa divina llamada, en un futuro, a ser un Dios Creador.

Otro de los aspectos de la personalidad del Acuario, es su rebeldía, su anarquía y su falta de convencionalismos. En verdad, son aspectos tintados de pasión y emocionalidad que le llevan a comportarse de un modo extremista y fanático. Para demostrar su inconformismo suele vestir atuendo de lo más espeluznantes.
El Acuario es bondadoso, pacífico y tranquilo, pero no les gusta sentirse encadenados a obligaciones concretas. Ama la libertad y son muy independientes. Entre sus cualidades se encuentra la fraternidad, su humanismo, su franqueza y sobre todo su comprensión.

Entre las ideas y conceptos que están en analogía con Acuario, podemos enumerar los siguientes:
La universalidad, la paz, los proyectos, la biología, la telepatía, la salud, el progreso, la genialidad, la ciencia, la igualdad, la astrología, la locura, la homosexualidad, la hermandad, la letra Yod, el número 10, el universo, catedráticos, la investigación, los inventos, la analogía, etc.

Como síntesis de las cualidades positivas y negativas del signo:
Analistas, excentricidad, amistad, perversión, originalidad, bondad, inconformismo, experimentación, engreídos, desafíos intelectuales, la libertad, divertidos, independientes, diplomáticos, compasivos, tímidos, suaves, reservados, rebeldes, impersonales, objetivos, genios, locos, sanadores, fraternales, francos, igualdad, universalistas, meditación, concentración, impredecibles, intuitivos, astrólogos, telepáticos, inventores, investigadores, científicos, fieles, grupos, sectarios, literatos, filósofos, fanáticos, orgullosos, profundos, etc.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Astrología Cabalística: "Libra - La balanza"

"Todo lo manifestado y lo inmanifestado es sopesado en la balanza del discernimiento, donde se combina armoniosamente los diferentes rostros divinos"

Existen al menos dos pasajes bíblicos que recogen simbólicamente el tránsito del Segundo Día de la Creación al Tercero, o lo que es lo mismo, el abandono-superación del Elemento Agua, para abordar una nueva "tierra", donde el Elemento imperante será el Aire, lo Seco.

El primero de estos pasajes tiene como protagonismo a Noé, un Arca, un diluvio y un Pueblo que no respetaba los preceptos divinos. Todos estos personajes son tendencias que habitan en cada hombre y que en los albores de la creación se manifestaron como fuerzas creadoras. El diluvio destructor nos está desvelando un aspecto del "castigo divino" y sin embargo, es el símbolo de las Aguas de Piscis, unas Aguas kármicas que tienen como misión purificar las emociones. Noé, es nuestro Ego, nuestra conciencia espiritual que recibe de parte de la divinidad el mensaje de salvación. El pueblo que perece en las aguas-purificadoras, son las tendencias rebeldes de las emociones. Y todo ocurrió como está descrito en el proceso cósmico. Tras 40 días y 40 noches, es decir, tras un ciclo completo -Yod, He, Vav y 2º He-Yod-, será cuando las emociones Piscianas han completado su trabajo, apareciendo un nuevo personaje muy simbólico, la paloma, un animal que posee la cualidad de volar -Aire-, indicándonos que de todos los animales que Noé debía salvar -son las tendencias emotivas que deben servir a la Obra-, tan sólo aquel que haya conseguido la virtud de elevarse y de trasladarse en el nuevo Elemento, podría conseguir su misión, anunciar la nueva "tierra".

Esa paloma, al cabo de un tiempo volvió con una rama de olivo en el pico, indicando a Noé que las Aguas habían descendido a su nivel, el karma estaba superado, y un nuevo ciclo de experiencia le aguardaba. Esa tierra del olivo, nos indica igualmente, la calidad que se iba a desarrollar con el nuevo elemento. Sería el amor, la unidad, la comprensión, la paz, y esto es así, debido a que es del fruto del olivo, de donde se extrae el aceite curativo que se emplea para purificar los cuerpos enfermos. Ese aceite es el amor que se destila del alma cuando ha comprendido, que todo es Uno, y esto sólo se alcanza, cuando trabajamos con el Cuerpo Superior.

Esa paloma está representando al signo de Libra, pues como veremos más adelante, es en este Arquetipo donde se concentra la capacidad de evidenciar que dentro de la multiplicidad, Todo es Uno.

El otro de los pasajes al que nos referíamos, tiene como protagonista a Moisés, al Pueblo Israelita, al Mar rojo y a una nueva Tierra.

Como se puede apreciar, estos actores simbolizan igualmente las distintas fuerzas y tendencias que se manifiestan en el proceso creativo y en el hombre. Moisés es nuestro Ego, que posee la capacidad de conectarse con la Divinidad y recibir su Designio. El pueblo israelita, subyugado por las huestes egipcias, nos está indicando el apego a un estado de conciencia representado por el signo de Tauro (egipcios) y que expresan una voluntad de superación y evolución.

Este pueblo guiado por la conciencia-Ego-Moisés, consigue liberarse de los hábitos del pasado y cruzar el Mar rojo, símbolo de las emociones en estado pasional. Sólo cuando se logra superar esos deseos posesivos, se llega a una nueva "tierra" donde se recibe un nuevo Elemento, el "maná", es decir, el Cuerpo Mental.

Ambos pasajes nos indican las travesías que sigue el alma humana hasta alcanzar el estado de paz, de unidad, de salud y de bienestar. Para lograrlo tan sólo existe un camino, superar las "aguas turbulentas", las emociones. Será con Libra que ese primer paso se consigue. Veamos qué trabajos nos aguardan en esta "tierra de promesas".

En primer lugar, diremos que al igual como ocurrió con Aries y cáncer, en el signo de Libra se expresa la dinámica de la Fuerza Yod, razón por la cual se conoce a estos signos con el nombre de Cardinales. Estamos ante una nueva "puerta", en esta ocasión, la que conduce a penetrar en una nueva "tierra", la del Aire, cuyo principal atributo es el uso de la razón y de la lógica. Como fuerza Yod, el signo de Libra se traduce como el impulso, la semilla del pensamiento, por lo que debemos esperar, que se produzca un importante fluir de ideas, una emanación de proyectos, cuyo propósito no es otro que alcanzar la comprensión de las cosas.

Es en este Arquetipo donde nacen las ideas, y lo hacen en un estado de pureza, o lo que es lo mismo, sus verdades son básicas, conceptos fundamentales que se recogerán como los principios más elocuentes por los que se debe regir cualquier intelecto.

Otra de las fuerzas que actúa en este signo, es la de Binah, conocido como Inteligencia Activa. Es de este centro que Libra recibe las energías que le llevan a expresar los atributos de sacrificio y abnegación. Esto que decimos es de suma importancia, ya que, si el alma no se impregna de estas cualidades, cuando se encuentran encarnada bajo la esfera de Libra, difícilmente podrá superar con éxito la prueba a la que se verá enfrentada: la reintegración a la unidad.

En efecto, hemos dicho que en el signo de Libra nace la capacidad de pensar, de comprender, y en esta aventura, lo primero que debemos aprender, es que en nuestra andadura humana no podemos permanecer eternamente viviendo para satisfacer nuestros deseos egoístas, sino que debemos compartir nuestra vida, nuestros excedentes con los demás con el propósito de formar una unidad, de complementar los diferentes puntos de vistas, de alcanzar a comprender a través del otro, la parte oscura e inconsciente de nuestra personalidad.

Podemos decir, que Libra es el cuartel general donde se fragua las relaciones humanas. Los sentimientos se encuentran sublimados y motivan para llevar a cabo nuestros planes. Es el comienzo de una empresa, de una sociedad, de una relación de pareja.

Como decíamos, Binah ofrece a los nacidos bajo este signo, la capacidad para saber renunciar a parte de sus deseos, la capacidad de sacrificarse por el otro, el don de la empatía. En verdad, el Ego lo que pretende es el reencuentro con el Yo perdido que se dividió, se separó, debido a la manifestación de los deseos.

Otra de las influencias que recibe este signo, la encontramos en la regencia sefirótica a la que pertenece. Binah, como hemos visto, rige a este signo debido a que domina sobre el elemento Aire, pero será Netzah, el Séfira que nos permita comprender parte de los trabajos de este signo. Netzah es el centro de la Armonía, de la Belleza, del Arte. Su situación en el Árbol Cabalístico, en la organización cósmica, lo sitúa en la Columna de la Derecha, la del Amor, ejerciendo funciones de 2º He-Yod con respecto a Hochmah, el Séfira primordial. Ya sabemos que la fase 2º He-Yod, es la etapa de los frutos, por lo que será en Netzah-Libra, donde se expresará ese conglomerado de luz en forma de arte, debiéndose entender este principio, como la capacidad de saber combinar armoniosamente los diferentes Elementos, esto es, saber amar.

Por otro lado, como nuevo Yod, Netzah-Libra, ejerce funciones inseminadoras, en este caso, y lo hemos adelantado antes, de un nuevo plano, el Etérico, donde el Elemento Aire ejerce su hegemonía.

Hasta aquí hemos expuesto las claves herméticas del signo; hemos tratado de explicar a través de una introducción esotérica, los sucesos acontecidos en los albores del Tercer Día de Manifestación. Ahora pasaremos a analizar los aspectos psicológicos que se expresan en el signo, para que de este modo podamos comprender aún mejor los trabajos que se deben asimilar a esta esfera.

Comenzaremos diciendo, que el propósito psicológico que mueve al signo, es el de restablecer el equilibrio entre partes que se encuentran en conflicto. Estos nativos tienen una gran capacidad para comprender las necesidades de los demás, debido a que se ponen en su lugar; hacen del otro, su centro, el eje de su vida, de tal modo, que su crecimiento anímico pasa por el estado de relación con los demás.

Su gran objetivo es asociarse, convivir con otros en unas condiciones de igualdad. Esta disposición le llevará a interesarse por la psicología y por las relaciones humanas; por el aspecto de la socialización. El Libra es un entusiasta en el arte de la diplomacia y gran parte de su vida la pasa intentando de llevar armonía allí donde reina la división.

El Libra aprende en su bregar humano, que toda verdad se sostiene en dos polos opuestos. No es blanco, ni negro; en el negro se encuentra el blanco, y en el blanco se haya el negro.

Ocurre que para alcanzar estas conclusiones, el Libra se mostrará muy inestable, y la balanza, el símbolo del signo, nos sugiere esta dificultad, ya que alcanzar el punto fiel no es tarea fácil.

Es esta la razón por la cual, el Libra en una primera etapa, dará muestras de desequilibrio en el aspecto emocional; en ocasiones lo veremos eufórico y de repente y con la misma intensidad, le encontraremos desinteresados y apesadumbrado.

Le resultará difícil el asentarse definitivamente en una cosa, no tiene paciencia ni persistencia para acabar lo que empieza.

Libra al encontrarse siempre entre dos aguas, y no saber que decisión adoptar, pues piensa que si toma una hará daño a la otra y su papel es unificar, adoptará con suma frecuencia demasiados compromisos, que después no podrá atender.

Libra es amante de la savia nueva en materia mental, por lo que se moverá en un ambiente de vanguardia intelectual. Se convierte en los creadores de reglamentos, normas y leyes, pero lo hace sobre el papel, a un nivel teórico.

La disposición de Libra es amistosa, pacífica y se caracteriza por su afabilidad y cordialidad, sin embargo, como ya hemos adelantado, no siempre el estado anímico de Libra es exaltado, podemos verles de "capa caída", y entonces sus respuestas serán bruscas y pondrá resistencia para llegar al entendimiento.

Otro de los propósitos de este signo es ser justo, y no será extraño el descubrirle defendiendo posturas opuestas. No le resulta fácil tener que tomar decisiones rápidas, pues con el tiempo ha aprendido que es necesario profundizar en todas las posibilidades.

Libra en su afán de equilibrio no podrá ver un cuadro que esté inclinado, ni comprenderá cómo dos personas se enfrascan en un enfrentamiento violento. Su arma es la razón, la lógica, y es este el motivo por el que el Libra hablará para discutirlo todo si es necesario.

Uno de los terrenos donde Libra se mueve con facilidad, es el artístico. Ya hemos visto porque esto es así. La literatura, junto a la pintura y la música, le fascina. No podemos olvidar que al trabajar con la mente, se conecta con el plano de los Arquetipos, donde la armonía de la Música de las Esferas, y el reino de l unidad le inspira las notas, las pinceladas más acordes con esos elevados estados. Sin embargo, la más perfecta de las expresiones el arte lo consigue cuando se convierte en el verdadero reconciliador del Zodíaco.

Entre los conceptos que están en analogía con este signo podemos detallar los siguientes:
El atardecer, los libros, la objetividad, las sociedades, el matrimonio, los enemigos abiertos, los jueces, la estética, la letra Teith, el número 7, la paz, las reconciliaciones, las combinaciones, los sindicatos, las agencias matrimoniales, las agencias de viajes, etc.

Como resumen de las cualidades positivas y negativas del signo, enumeramos las siguientes:
Equilibrio, sociables, reconciliadores, afables, cordiales, inteligentes, empatía, inquietos, inestables, justos, pacifistas, indecisos, discusiones, concentración, armonía, arte, socios, cónyuge, psicología, diplomacia, compromisos, amistosos, entusiastas, depresivos, estética, abnegación, sacrificio, etc.

martes, 14 de febrero de 2012

Astrología Cabalística: "Tercer Día de la Creación"


TERCER DIA DE LA CREACIÓN: "EL AIRE-LO SECO"

LIBRA-ACUARIO-GEMINIS

Hemos dejado al alma humana "enfrentada" a la más dura de las pruebas que a lo largo de la senda evolutiva deberá afrontar. El Elemento Agua y su integración armoniosa en el proceso creativo es uno de los retos que el hombre ha de vivir a lo largo de su travesía espiritual, y sin embargo, los efectos generados por ese Elemento rebelde, la oscuridad, no puede ser considerado una creación de Dios, sino una disposición dada por los Grandes Seres –los Zodiacales-. Debemos entender pues, que la asignatura que debía dar paso a Elohim a adquirir la condición de Zodiacales, no era otra, que la de combinar los diferentes Elementos entre sí, de tal modo que de su fusión surgiera un estado de creación perfecta, sin olvidar la evolución de la propia perfección.

Ya hemos explicado en un punto anterior, el conflicto que dio lugar el Elemento Agua, pero la Obra debía continuar, y tras haber realizado una ardua labor sobre el líquido elemento, se alcanzó su dominio, lo cual significa en términos psicológicos que se consiguió un método para lograr dominar las emociones y los deseos.
El Alma humana estaba preparada para recibir un nuevo Elemento, y fue entonces cuando dieron comienzo los trabajos del Tercer Día de la Creación. Veamos cómo nos narra este proceso los traductores del Texto Sagrado, y como lo hace Fabre d´olivet.

Dijo luego: "Haga brotar la hierba verde, hierba con semilla, y árboles frutales cada uno con su fruto, según su especie, y con su simiente, sobre la tierra. Y así fue. Y produjo la tierra con semilla cada uno. Vio Dios ser bueno, y hubo tarde y mañana, día tercero".

He aquí la traducción de Fabre d´olivet tal y como nos lo describe Kabaleb en su obra "El Génesis".

"Dijo aún El-los Dioses, las ondas inferiores y gravitantes de los cielos tenderán irresistiblemente juntas hacia un lugar determinado, único; y la aridez aparecerá y esto se hizo así. Y designó la aridez bajo el nombre de tierra elemento terminante y final y el lugar hacia el cual debían tender las aguas lo llamó mares, inmensidad acuosa y considerando las cosas, El, el Ser de Seres, vio que serían buenas. Prosiguiendo en declarar su voluntad, dijo, El-los Dioses: la tierra hará vegetar una hierba vegetante y germinando de un germen innato, una substancia fructuosa llevando su propio fruto, según su especie y poseyendo en sí misma su poder semencial, y esto se hizo así. La tierra hizo crecer de su seno una hierba vegetante y germinando de un germen innato, según su especie, una substancia fructuosa, poseyendo en sí misma su potencial semencial propio, y El, los Dioses, considerando tales cosas, vio que serían buenas. Y tal fue el Occidente y tal fue el Oriente, el Objetivo y el Medio, el término y el arranque de la tercera manifestación fenoménica."

Tendremos que hacer uso de las claves herméticas y de la ley de analogía si queremos alcanzar a comprender lo que la traducción de este Tercer Día quiere enseñarnos. Una primera lectura, puede confundirnos, ya que podemos pensar que en ese Día aparece el Elemento tangible, la tierra tal y como hoy la conocemos. Sin embargo, esto no sucederá hasta la fase 2º He-Yod, es decir, hasta el 4º Día de la creación. El estudiante se preguntará, ¿entonces a qué tierra se refiere el inspirado escritor Fabre d´olivet y a qué hierbas y frutos hacen mención los traductores de la Biblia?.

En verdad ambas traducciones nos están dando importantes claves herméticas. Pongamos un ejemplo donde la ley de analogía nos permita penetrar en un campo donde la verdad se haga evidente.
Imaginemos que encargamos a un arquitecto –profesión que sin duda está estrechamente ligada a la del Gran Arquitecto Cósmico, Elohim-, la construcción-creación de un edificio. Veamos las fases que sigue este profesional.

En primer lugar, en la fase Yod-emanativa, recibe la inspiración que le moviliza a través de un impulso inconsciente para llevar a cabo su propósito. En este momento está en la fase del Fuego; tiene una misión, un designio y moviliza su poder volitivo. Pero no es suficiente tener una misión, pues puede ocurrir que sus emociones –fase He, Agua-, no se sientan interesadas en llevar a cabo el propósito, lo cual hará que no acepte el encargo, o tal vez que entre en lucha consigo mismo, estableciéndose un duro enfrentamiento entre su conciencia y sus deseos. Si consigue amar el propósito, entonces afrontará la tercera fase, la cual le llevará a plasmar organizadamente en un plano todos sus conocimientos creadores. Dotará cada espacio con las medidas y acondicionamientos necesarios; sopesará los materiales que le serán útiles y calculará todas y cada una de las necesidades que debe satisfacer el edificio. Podemos decir que cuando el proyecto está terminado, el edificio es una realidad, es decir, es una tierra con capacidad de dar frutos, pero no es el fruto mismo.

Tal vez hayamos intuido ya, que el verdadero trabajo que Elohim realizó en este Tercer Día fue el mismo que realizó en el ejemplo nuestro arquitecto, es decir, organizar, ordenar. Este atributo es la huella de Binah, el Gran Legislador, el que estableció las Reglas y las Normas por las que el Mundo debería regirse. Elohim-Binah, a través de su rostro creador llamado Jehová (Yod-He-Vav-2º He), procede a su manifestación en la fase Vav-Tercer Día-Exteriorización. Esta fase es el negativo de lo que será la Obra una vez alcanzado el 4º Día.

Binah impone en letra pequeña el manual de funcionamiento por el que se ha de regir la Obra. Lo es Todo en estado de teoría; es el anticipo de lo que vendrá, pero antes de que llegue ese momento, se debe proceder a la ordenación definitiva de todos los pormenores. Todo debe estar en su sitio y ocupar su lugar exacto en el engranaje. Es la instalación previa para que cuando el inquilino contrate la energía-luz, ésta se pueda manifestar en la Obra.

Por lo tanto, esa tierra, esos árboles y ese mar están siendo "colocados" en su lugar respectivo. Curiosamente, cada uno de ellos hace referencia a uno de los Elementos. El mar es el Agua-emoción, que en este Tercer Día deberá ocupar su lugar determinado, el Mundo de Deseo y el Cuerpo Emocional; el árbol con semilla de fruto, junto a esa tierra que debe gestarlo, hace referencia al Elemento Fuego, que en su primera etapa es semilla-germen y que encontrará su crecimiento a través de un Cuerpo Vital y Físico (recordemos que el Primer Día de la Creación, cuando el Fuego ejercía su hegemonía, el hombre adquirió en estado potencial, el Germen del Cuerpo Físico).

Binah tiene dominio sobre el Tercero de los Elementos manifestados por los Zodiacales, el Aire. En los días precedentes, el Primero y Segundo, se manifestó la Luz-Fuego y se separaron las Aguas. Si en este Tercer Día aparece el Aire, tenemos que el último de los Elementos, la Tierra, se pone de manifiesto, es decir, cuando el arquitecto tenía la obra en su fase Yod-Fuego, nada se percibía desde el exterior, sin embargo, cuando alcanza la fase Vav, la última fase ya se puede suponer, pues se hace evidente en el plano.

Podríamos decir, que cuando la Obra alcanza su fase Vav, la realidad a la que dará lugar será tan tangible como la propia construcción material. Los rasgos que se hayan adquirido en las fases previas difícilmente los podremos cambiar. El estudiante podrá plantearse qué sentido tiene el que haya un Cuarto Día, si ya en el Tercero se establece la tangibilidad de la Obra. La respuesta a esta cuestión viene a explicar uno de los grandes misterios de la existencia, ya que nos permite comprender el porqué es necesario que el hombre renazca una y otra vez en el mundo físico.

Es cierto que en la fase Vav-Tercer Día, la criatura está formada, completa, sin embargo, será en el Cuarto Día, cuando comprobaremos si la obra en la fase previa, la teórica, contenía fallos. Es decir, la fase 2º He, nos indicará que estamos adquiriendo sabiduría por la vía de la experiencia, que desarrollaremos nuestras virtudes gracias a la puesta en práctica de nuestros pensamientos y sentimientos. Fue necesario que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, en su aprendizaje como entidad divina, actuase en el mundo de las formas, de modo que viese los resultados de sus propios actos. El mundo físico, el de los frutos y resultados, funciona de feedback, de interactividad, ya que, en la medida en que ejecutamos nuestras energías interna a través de acciones, recibiremos como respuesta los efectos positivos o negativos de nuestros actos. Así poco a poco el hombre, irá aprendiendo a construir, y llegará un momento en ese proceso de aprendizaje que no necesitará llegar a la fase 2º He para alcanzar la sabiduría de las cosas, entonces el plano físico desaparecerá. Pero cuando esto ocurra, la humanidad se encontrará en los albores de un nuevo Día, el Quinto.

En el Tercer Día Cósmico, y bajo la tutela de los Ángeles Tronos, Entidades Espirituales al servicio de Binah, la humanidad recibió un nuevo vehículo, el germen del Cuerpo Mental. Fíjense bien, que decimos germen, debiendo entenderse con ello que el simple hecho de recibir un cuerpo, no indica que se alcance su dominio. Así vemos a título de ejemplo, que el recién nacido cuenta en estado potencial con todos los vehículos disponibles, un Cuerpo Físico-Vital, un Cuerpo de Deseos y un Cuerpo Mental. Pero será en años sucesivos que irá despertando cada uno de ellos convenientemente. Siguiendo esta idea, tenemos que decir que todo vehículo se encuentra en su fase de madurez cuando alcanza la etapa Vav. Si el Cuerpo Mental se adquirió en el Tercer Día, no alcanzará su total perfección hasta el Sexto Día de la Creación, y no es extraño que las Enseñanzas bíblicas sitúe en el Génesis la aparición del Hombre en ese Día, pues en verdad no se está refiriendo al Cuerpo Material del hombre sino a su máxima capacidad espiritual, la de pensar.

Con el Cuerpo Mental, el hombre recibió igualmente la capacidad de conectar con el plano espiritual donde se encuentra el Espíritu Humano. A partir de ese momento, el Ser estaba completo, contaba con un triple cuerpo y con un triple espíritu. Tan sólo quedaba que se produjera la integración de ambos, y este trabajo lo realiza el Ego o Yo Espiritual, pero este tema es demasiado extenso para tratarlo en este capítulo.

La Cosmogénesis de Max Heindel nos describe, que en el Tercer Día de la Creación aparece una nueva Oleada de Vida, la Vegetal, y de esta información extraemos un punto de meditación que quisiera compartir con el estudiante. ¿Qué relación existe entre esta Oleada de Vida con la aparición en el Tercer Día de los Vegetales?.
Sin duda mucha, puesto que simbólicamente habrá que relacionar el trabajo en el Cuerpo Mental con la naturaleza vegetal y su capacidad inseminadora.

Otro de los factores que nos hace evidente esta relación, es la disposición de aquellos que trabajan con el vehículo superior –la mente- a alimentarse tan sólo de vegetales. Sin duda, el mundo vegetal estimulará el desarrollo del cuerpo mental más allá de lo que ahora la ciencia imagina.
Los trabajos del Elemento Aire, lo veremos expresados a nivel psicológico con el estudio de los signos: Libra, Acuario y Géminis.